EU, 9 días para elevar el tope de deuda

Los legisladores aún trabajan para elevar el límite de endeudamiento y evitar un cese de pagos; una moratoria podría generar una crisis económica y la degradación de la calificación estadounidense
obama barack estados unidos crisis deuda  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

Los congresistas de Estados Unidos no lograron el domingo un acuerdo presupuestario, aunque seguían trabajando para romper un estancamiento político que ha intensificado la expectativa de una inminente y catastrófica cese de pagos de la deuda del país. Con el tiempo en contra, los legisladores republicanos y demócratas se dividieron hacia sus respectivos campos para sostener conversaciones con sus propias colectividades. Pero no aparecieron señales de que surja un acuerdo que evite una moratoria en los nueve días que restan para el plazo fatal.

Declarar la cesación de pagos podría generar una tragedia económica mundial y degradar la calificación crediticia "AAA" de la deuda estadounidense.

Tras semanas de odiosas negociaciones, con acusaciones y emplazamientos mutuos, ambas partes parecen estar más lejos que nunca para un acuerdo de reducción del déficit que despeje el camino para que el Congreso eleve el tope de endeudamiento del Gobierno desde los 14.3 billones de dólares actuales.

El techo de la deuda que fija el Congreso define cuánto puede pedir prestado Estados Unidos. El Tesoro estadounidense dice que quedará sin fondos para pagar las cuentas del país el próximo 2 de agosto.

Se han propuesto una serie de planes para reducir la deuda en cientos de miles de millones de dólares, pero han sido descartados rápidamente, en un debate que ha degenerado en una guerra ideológica en que ambas partes se han afincado en sus posiciones.

Los republicanos, liderados por el movimiento conservador Tea Party que les ayudó a lograr la mayoría de la Cámara de Representantes en noviembre, se oponen terminantemente a las alzas de impuestos, mientras que los demócratas no quieren reducir los programas sociales.

Los legisladores incumplieron el plazo autoimpuesto de llegar a un acuerdo para reducir el déficit cuando abrieran los mercados asiáticos el domingo, pero pretendían seguir diseñando propuestas para el lunes.

Los tensos mercados respondieron al estancamiento, pero no tan dramáticamente.

Aunque algunos preveían que los mercados globales se desplomarían sin un acuerdo antes de la apertura asiática, la reacción fue relativamente modesta, aunque los inversionistas se retiraron de sus inversiones de riesgo como acciones y se trasladaron a activos más seguros como el oro, que tocó un nuevo récord máximo.

Los futuros accionarios de Wall Street bajaban más del 1%, en un anticipo de la apertura del lunes que demostraba que los inversionistas están cada vez más preocupados por la falta de acuerdo.

Las transacciones de divisas sugerían un alejamiento del dólar, donde la mayor caída del billete verde se daba contra el franco suizo.

"El hecho de que ellos parecen estar saltando de un tipo de propuesta a otra y no llegar a acuerdo sobre nada, está empezando a preocupar a los mercados", dijo Steven Englander, jefe de estrategia cambiaria de Citigroup.

"También creo que el daño se está haciendo al fijar plazos que no se van a cumplir", agregó.

Trabajo de parto

"Esto es como un trabajo de parto, con el papá en la sala de espera, aguardando para saber si es niño o niña, y el doctor sale y dice 'no puedo decirle todavía", dijo a Reuters el representante republicano Jack Kingston.

Un plan que el líder demócrata del Senado, Harry Reid, llevó a la Casa Blanca a una reunión con el presidente Barack Obama ofreció una salida a la crisis.

Se reducirían 2.5 billones de dólares de gasto gubernamental en una década para permitir una votación que eleve el techo de la deuda pública antes de la fecha fatal del 2 de agosto y extender la autoridad de endeudamiento gubernamental hasta el 2012, cuando Obama y otros congresistas irán a la reelección.

Resulta destacable que su plan no eleva la recaudación tributaria, lo que está en línea con las exigencias republicanas de no incrementar los impuestos.

No incluir los ingresos tributarios, sin embargo, violaría el principio de Obama de que todo acuerdo debe equilibrar recortes y mayores impuestos.

Aunque dejaría la mayor parte de los "programas sociales" como Medicare, Medicaid y Seguridad Social sin cambios, el plan de Reid, de acuerdo a un asesor, sacaría ahorros de algunos programas de beneficios como para los agricultores.

Reid espera enviar la iniciativa a la sala del Senado para que se apruebe a principios de esta semana, dijo el asesor.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que después de que Obama se reunió con Reid y la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el trío reiteró su oposición a un incremento del límite de la deuda de corto plazo, en el que insisten los republicanos.

El presidente de la Cámara de Representantes estadounidense, John Boehner, dio a sus camaradas republicanos un informe del avance de sus esfuerzos por sellar un plan, pero sin signos de que hubiese llegado a un acuerdo.

Boehner quiere una estrategia de dos etapas que permitiría que el Tesoro se endeudara solo en cerca de un billón de dólares adicionales, lo que obligaría a otra batalla similar a principios del próximo año.

El líder de la Cámara sostuvo que un obstáculo clave es que Obama quiere un incremento del límite de deuda de 2.4 billones de dólares, de una vez, para llegar a las elecciones del 2012, "sin ninguna garantía de que vamos a reducir más de 2.4 billones de dólares el gasto".

El dirigente republicano dijo que creía que ambos partidos estaban de acuerdo en lo necesario de hacer recortes significativos de gasto y llamó a la unidad de su colectividad.

"Esto va a requerir de que algunos de ustedes hagan algunos sacrificios. Si permanecemos juntos como equipo, nuestra influencia se maximiza, y ellos tendrán que llegar a un acuerdo con nosotros. Si estamos divididos, nuestra influencia se minimiza", agregó, según una fuente cercana a la conferencia telefónica que realizó Boehner.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Bill Daley, advirtió que habría "días estresantes" para los mercados financieros, ya que la fecha límite para elevar el tope de la deuda está cada vez más cerca.

En un programa de televisión matinal, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, aseguró que Estados Unidos no caerá en cesación de pagos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×