EU votará plan republicano de deuda

El Congreso estadounidense decidirá sobre el proyecto de elevar el techo de deuda en 900,000 mdd; los demócratas en el Senado y el presidente Barack Obama amenazaron con bloquear la propuesta.
capitol hill  (Foto: AP)
WASHINGTON (CNN) -

Un proyecto de ley para reducir el déficit estadounidense enfrentará una estrecha votación en el Congreso este jueves, dado que el líder republicano de la Cámara baja debe aplacar una disputa interna de su partido para lograr que su plan avance y evite una desastrosa moratoria. La Cámara de Representantes tiene previsto tentativamente que la votación sea entre las 17.45 y 18.15 de la tarde hora EDT (2145-2215 GMT) del jueves para la propuesta que pretende reducir el déficit y elevar el límite de la deuda en 900,000 millones de dólares, dijo un asesor del Congreso.

La aprobación del plan presentado por el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, rompería la inercia de Washington sobre una crisis de deuda estadounidense que ha asustado a los mercados y que elevó la perspectiva de que el Gobierno de la mayor economía del mundo se quede sin fondos para pagar sus cuentas en menos de una semana.

El mandatario Barack Obama ha amenazado con vetar el proyecto de ley y una mayoría del Senado, controlado por los demócratas, prometió votar en contra.

No obstante, una aprobación en la Cámara le daría legitimidad al proyecto y lo volvería un elemento crucial de la partida de ajedrez legislativa en que se ha convertido este tema, que probablemente se extenderá hasta el 2 de agosto.

Esa fecha es cuando el Gobierno de Obama dice que se quedará sin dinero para pagar las cuentas del país, a menos que se eleve el límite de deuda desde sus actuales 14.3 billones de dólares.

Si el proyecto es rechazado, la crisis podría empeorar y la mirada se centraría en el plan confeccionado por los demócratas en el Senado, que tampoco tendría asegurado su paso debido a la fuerte oposición de la conservadora facción republicana Tea Party en la Cámara.

Probablemente, la arriesgada disputa política se extenderá hasta el fin de semana, con los inversores y estadounidenses comunes cada vez más nerviosos por una, a estas alturas, inminente y antes impensada moratoria de pagos en Estados Unidos, que podría desatar una nueva crisis financiera.

El Tesoro dice que se quedará sin dinero el próximo martes, a menos que el Congreso acuerde elevar el límite de deuda. Incluso si se llega a un pacto de última hora, Estados Unidos podría perder su máxima nota crediticia AAA si no convence a las agencias calificadoras de que tomó suficientes medidas respecto a su tremenda deuda.

La Casa Blanca advirtió de consecuencias "catastróficas" si no se llega a un acuerdo para el 2 de agosto, rechazando la idea de que Obama podría invocar a una cláusula constitucional para elevar el techo del endeudamiento.

Varios representantes demócratas planean realizar una conferencia de prensa el jueves para exhortar a Obama a tomar esa opción si es necesario.

"La única opción aquí es que el Congreso haga su trabajo", dijo David Plouffe, asesor de la Casa Blanca, al programa 'NewsHour' de la cadena de televisión PBS.

"Nos quedamos sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo", agregó.

Tras semanas de reyertas y reveses, han emergido algunos acuerdos entre los planes rivales de republicanos y demócratas para reducir el déficit y elevar el límite de deuda.

Un proyecto de ley promovido por el demócrata más importante del Senado, Harry Reid, y apoyado por la Casa Blanca recortaría el déficit en 2.2 billones de dólares en 10 años sin elevar los impuestos.

Reid ha dicho que el plan de Boehner que se pretende votar más tarde "nació muerto", pero indicó que podría incorporar elementos de él de forma que se logre apoyo de ambos partidos.

El plan en dos fases de Boehner contiene un punto polémico, ya que sólo extiende la autoridad de endeudamiento del Tesoro por algunos meses, algo que Obama no acepta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El mandatario enfrenta una gran prueba a su liderazgo con la crisis de deuda, ya que debe eliminar la amenaza que representa el tema para la débil economía antes de las elecciones presidenciales de noviembre del 2012, cuando buscará la reelección.

El proyecto de Boehner necesita 217 votos y al parecer la votación será demasiado estrecha, incluso después de que llamó abiertamente a sus colegas republicanos a alinearse tras su plan. 

Ahora ve
Float, un prototipo de vehículo flotante, nos acerca al auto del futuro
No te pierdas
×