Déficit: ¿A quién dejaría de pagarle EU?

El Gobierno deberá contar con dólares y centavos a quién pagará si es que caen en una moratoria; garantizar el pago a inversores, médicos, jubilados e incluso funcionarios del Gobierno es incierto.
geithner  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

En vista de que el techo de la deuda no parece conciliar posturas, ¿a quién dejará de pagarle el Gobierno estadounidense?

Esa es la pregunta que inquieta a medida que los días se agotan y el Congreso no muestra señales de alcanzar un acuerdo.  

Si los legisladores no logran pactar un aumento al límite de endeudamiento para el próximo martes, el Departamento del Tesoro ha dicho que no podrá garantizar el pago de todas las facturas del país íntegra y puntualmente. 

Eso se debe a que el Tesoro no ingresará suficientes fondos para cubrir todas las obligaciones que vencen en agosto. Y sin un aumento al límite de la deuda, no podrá pedir prestado dinero en el mercado de bonos para compensar la diferencia. 

La opinión general es que el Tesoro priorizará a quién le paga primero y a quién aplaza. Los primeros en la lista de pagos serán los inversionistas a los que se les adeuda intereses sobre la deuda estadounidense. Si a ellos no se les paga, eso constituiría un ‘default' o impago en toda regla, lo que tendría consecuencias negativas para el país.

Existe la posibilidad, desde luego, de que el Tesoro decida que no tiene la autoridad para priorizar y opte por pagar los intereses adeudados a los inversionistas de bonos, pero también pague otras obligaciones según los plazos de vencimiento, ajustándose al principio "primero en tiempo, primero en derecho", dijo el ex funcionario del Tesoro Jay Powell, quien coescribió un informe del Bipartisan Policy Center sobre las consecuencias de no elevar el techo de la deuda. 

Pero si asumimos que el Tesoro resuelve que tiene autoridad para priorizar, no está claro a quiénes se pagará primero, aparte de los inversionistas. El Tesoro dijo que ofrecerá más información a medida que se acerque el próximo martes. El senador republicano Orrin Hatch ha solicitado que el Departamento entregue su plan de pagos antes de las 17:00 horas del miércoles. 

El plan, sin embargo, no traerá consuelo a nadie. 

Aparte de los inversionistas de bonos, a todos los que se les debe dinero entran en las siguientes categorías: han calificado para recibir prestaciones federales, proporcionaron bienes o servicios al Gobierno, sirven en el ejército o son funcionarios del 'Tío Sam'. A las dependencias gubernamentales también se les debe, pues el Congreso les ha asignado legalmente dinero para ejecutar programas federales. 

Cada mes debe pagársele a los jubilados, los veteranos, los propietarios de negocios, los trabajadores federales, los soldados en activo, los médicos de Medicare y las agencias públicas que necesitan dinero para seguir operando, sólo por mencionar algunos. 

Si bien "no nos convertiremos todos en calabazas a la media noche del 2 de agosto", como dijo Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, el proceso de elegir a quién pagar y a quién postergar será extremadamente difícil.

La insolvencia del Tío Sam: El Bipartisan Policy Center estima que al Tesoro le faltarán unos 134,000 millones de dólares (mdd) para cubrir el mes de agosto. 

Ese déficit de caja se desarrollará a lo largo del mes. Por ejemplo, para el 3 de agosto, se calcula que el Tesoro ingresará 12,000 millones de dólares y tendrá que pagar 32,000 mdd, creándose un déficit de caja de 20,000 mdd. Entre las principales cuentas a pagarse ese día están: 23,000 millones de dólares para pagos a la seguridad social, 2,200 mdd para pagos a Medicare y Medicaid, y 1,800 mdd para pagos a proveedores.

Para el 4 de agosto, el organismo estima que el déficit de caja aumentará a 26,000 millones de dólares. Esos adicionales 6,000 millones de dólares se deben a que ese día sólo ingresará 4,000 mdd y tendrá que pagar cuentas por 10,000 mdd, principalmente a Medicaid y Medicare.

Para el 5 de agosto, el déficit de caja crecerá otros 5,000 millones de dólares hasta totalizar 31,000 mdd. 

Para el 15 de agosto, el Bipartisan Policy Center proyecta que el déficit de caja ascenderá a 74,000 millones de dólares. Ese día el Tesoro ingresará aproximadamente 22,000 millones de dólares y pagará cerca de 41,000 mdd. La cuenta principal por saldar ese día son 30,000 millones de dólares en el pago de intereses.

Esas son las cuentas solamente para mediados del mes.

Lo que aún no está claro es con cuánto efectivo cuenta el Tesoro para hacer frente al mes de agosto. El Bipartisan Policy Center estima que, en teoría, puede tener suficiente para pagar sus cuentas íntegramente hasta el 10 de agosto. Pero incluso si esa estimación es correcta, es posible que el Tesoro tuviera que decidir demorar algunos pagos para contar con efectivo y asegurarse de poder hacer los pagos de intereses a los inversionistas el 10 de agosto. Y también querría tener efectivo en caja para garantizar el pago de capital sobre bonos que vencen después del 10 de agosto. 

Cierto que el Tesoro puede recurrir a subastas de bonos para recaudar lo que necesita para pagar ese capital adeudado, pero si no hay suficiente demanda por los bonos del Tesoro -debido a la incertidumbre que ha provocado la crisis política en Washington-, esas subastas no reunirán lo necesario.

Si eso ocurre, el 'Tío Sam' tendría que echar mano de los dineros que ingresa, y ello significaría menos fondos disponibles para pagar a los jubilados, a los veteranos, a los médicos, a los microempresarios, y a todos aquellos que conforman el alma de la economía de Estados Unidos.

Ahora ve
Vecinos exigen a policías que permitan ingresar a Topos a Álvaro Obregón
No te pierdas
×