EU, ante horas cruciales por deuda

El presidente Barack Obama enfatiza que las diferencias entre los dos partidos no son tan grandes; pide que se evite un impacto negativo a veteranos de guerra, afiliados al Seguro Social y otros.
Obama RE 30  (Foto: CNN)
WASHINGTON (Agencias) -

El presidente Barack Obama exhortó este sábado a los legisladores demócratas y republicanos a obtener pronto un acuerdo para evitar que el Gobierno deje de pagarle a los veteranos de guerra, los afiliados al Seguro Social y otros. "Queda muy poco tiempo", advirtió el mandatario durante su discurso semanal por radio e Internet, e hizo énfasis en que las diferencias entre los dos partidos en torno a la deuda no son tan grandes.

La Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, aprobó el viernes una legislación para evitar el impago de la deuda del Gobierno. La votación fue de 218-210, con la mayoría de los republicanos sufragando a favor y los demócratas en contra.

El proyecto de ley combina un incremento inmediato de 900,000 millones de dólares a la capacidad del Gobierno para endeudarse, necesario para que pueda seguir pagando sus obligaciones, con un recorte de 917,000 millones al gasto federal.

Sin embargo, los demócratas se oponen rotundamente a una cláusula que requiere al Congreso aprobar una enmienda constitucional para un presupuesto equilibrado, así como enviarla a los estados para su ratificación antes que se conceda cualquier aumento adicional en la capacidad gubernamental para pedir préstamos.

El Senado, controlado por los demócratas, rechazó de inmediato ese proyecto de ley el viernes, con la ayuda de algunos republicanos.

Durante el discurso semanal republicano por radio, el senador Jon Kyl dijo que es importante que el país evite una moratoria, pero insistió en que los demócratas necesitan trabajar más de cerca con los republicanos.

"Los republicanos han tratado de trabajar con los demócratas para evitar este resultado y colocar a nuestro país en un mejor camino, pero necesitamos que ellos trabajen con nosotros".

"Desafortunadamente, después de semanas de negociaciones, ha quedado claro que los demócratas en Washington no consideran esta crisis como una oportunidad para controlar el gasto. Al contrario, la vieron como una oportunidad para imponer incrementos de impuestos a las familias norteamericanas y a las pequeñas empresas", agregó Kyl.

Obama insiste en que la autoridad del Gobierno para pedir préstamos sea extendida hasta finales de 2013, más allá de la campaña electoral presidencial el año próximo.

La cámara baja planea emparejar las cosas y rechazar este sábado en votación una medida alternativa propuesta por el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid.

Se prevé que mientras tanto, demócratas, republicanos y la Casa Blanca sostengan negociaciones para tratar el alcanzar una solución negociada.

Los demócratas del Senado redoblan este sábado sus esfuerzos por evitar un devastador cese de pagos e intentan dar un nuevo impulso a su plan para reducir el déficit, a fin de lograr un ansiado compromiso con el dividido Partido Republicano.

Las arraigadas diferencias dificultan un pacto, mientras los líderes demócratas han acusado a sus contrapartes republicanos de "obstruccionismo".

El presidente Barack Obama usó su "púlpito" de mandatario por segunda vez esta semana para instar a los legisladores republicanos a llegar a un acuerdo.

La dramática saga por el límite de deuda se movilizó al Senado el viernes por la noche, después de que la Cámara de Representantes (controlada por los republicanos) aprobara un proyecto de ley sobre recorte del déficit, poniendo fin a semanas de inercia política.

Tal como se esperaba, el Senado de mayoría demócrata rechazó de inmediato el proyecto de ley, pero la veloz aprobación del texto en la Cámara baja aumentó la esperanza de que pueda formar parte de un compromiso final.

Sin embargo, la atmósfera en el Senado se enfrió rápido, luego de que los líderes demócratas acusaron amargamente al jefe de los republicanos en la instancia, Mitch McConnell, de negarse a dialogar con ellos.

El líder demócrata del Senado, Harry Reid, modificó su plan, añadiendo elementos de una propuesta previa de McConnell con la esperanza de reunir más votos entre los republicanos.

No obstante, rechazó la oferta de McConnell de someterlo a votación de inmediato, una señal de que Reid aún no cuenta con el apoyo suficiente para el texto legal.

Ahora se espera que el Senado realice aquella votación a primera hora del domingo, con una aprobación final que estaría prevista para la mañana del lunes, poco antes de la apertura de los mercados financieros de Estados Unidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Cámara de Representantes tiene programada una votación para alrededor de las 14:00 horas del este (1800 GMT) de este sábado sobre la versión de Reid del plan.

Con información de AP y Reuters

Ahora ve
La molestia empresarial contra Donald Trump no ha parado de crecer
No te pierdas
×