Un sexenio de pobreza en México

Hay 57.7 millones de mexicanos que enfrentan pobreza patrimonial, revelan cifras del Coneval; el modelo económico no otorga bienestar a la gente y eso alimenta la violencia: catedrático del Tec.
pobreza  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El aumento en el número de pobres en México refleja las deficiencias del modelo económico que ha sido incapaz de generar mejores condiciones de vida para los mexicanos, las cuales han empeorado en el último sexenio.

Si bien la población en pobreza multidimensional pasó de 48.8 millones de personas en 2008 a 52 millones en 2010, la pobreza por ingresos registró un crecimiento más dramático de 52.3 millones a 57.7 millones de habitantes en el mismo periodo, revelan cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Es decir, 5 millones 414,000 mexicanos se sumaron a la pobreza por patrimonio y si bien podría explicarse por la reciente crisis económica, el crecimiento económico de 5.5% en 2010 no fue capaz de generar ingresos suficientes para la población.

Sin embargo, en lo que va de la actual administración, 12 millones 205,356 mexicanos se han adherido a la pobreza por patrimonio, la cual pasó de 45.5 millones de personas en 2006 a 57.7 en 2010, un aumento de 27%. Aunque el pico se alcanzó después de la crisis de 1994, con casi 64 millones en pobreza patrimonial.

Este tipo de pobreza es la insuficiencia del ingreso disponible para adquirir la canasta alimentaria y efectuar los gastos necesarios, aun si se hiciera uso de todo el ingreso disponible en el hogar exclusivamente para la adquisición de estos bienes y servicios, de acuerdo con la definición del Coneval.

Las cifras reflejan la gravedad del rezago que tiene el bienestar de los mexicanos y la incapacidad del modelo económico para atender este problema en México y es necesario modificarlo para que tenga una orientación social y permita crear empresas que generen empleo, crezcan los salarios y a partir de ello el bienestar, resalta  en entrevista José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

Consecuencias

El aumento en la pobreza también se ha traducido en una mayor violencia. De la Cruz agrega que junto con el desempleo se ha generado un círculo vicioso; conforme más pobreza exista habrá más delincuencia, que a su vez desincentiva la inversión, baja la posibilidad de encontrar empleo formal y aumenta la pobreza.

La violencia no es uno de los elementos que se integran  a la medición de la pobreza que hace el Coneval, afirma su secretario ejecutivo, Gonzalo Hernández Licona, pero reconoce que seguramente hay nexos entre una y otra.

"Seguramente las situaciones de violencia afectan el entorno de las localidades, de las ciudades que la sufren y en diferentes grados podría afectar la dinámica económica, pero el Coneval no tiene el análisis  directo entre una y otra realidad, ambas bien importantes para el país", dijo el viernes pasado al presentar los último resultados de la medición de la pobreza en México.

De la Cruz menciona que hay ineficiencias en la economía, que impiden generar los ingresos suficientes en los hogares de los mexicanos. "La debilidad del mercado laboral es una sustancial, que limita la posibilidad de que las remuneraciones por trabajo sean suficientes para que la gente de menores ingresos pueda subsistir".

El empleo precario, -bajas prestaciones y salarios paupérrimos-, explican el aumento en la pobreza medida por los ingresos, algo que la política y los recursos públicos no pueden atender.

La caída en los ingresos es uno de los factores que explican el crecimiento en la pobreza, resalta el vocero del Coneval, Hernández Licona, por lo que se debe tener un crecimiento económico más acelerado.

"El pico de la crisis terminó en el último trimestre de 2009 y a partir de entonces el ingreso se estabilizó, pero no queremos que se estabilice, sino que haya cambios estructurales para que la economía crezca por arriba de 5%".

John Scott, investigador académico del CIDE y Consejero del Coneval, asegura que el aumento de la pobreza en México, "no lo vería como un problema de modelo económico, sino de implementar el modelo económico".

"Hay ciertas cosas que impiden el crecimiento económico y no porque el modelo esté mal, sino que no se han implementado las reformas estructurales (fiscal, laboral, energética, calidad educativa)", dijo el viernes pasado.

Con la nueva dimensión de pobreza patrimonial se evidencia la incapacidad que tiene el 51.3% de la población para tener alimentos, educación, salud, transporte y una vivienda digna; población que, de constituir un país, ocuparía el lugar 24 a nivel mundial por tamaño demográfico, agrega el catedrático del Tec.

"La magnitud del retroceso social apunta cerca de dos décadas perdidas en términos de bienestar. De manera particular, es evidente que en los últimos 10 años han existido dos historias. El avance registrado en la lucha contra el flagelo de la pobreza hasta 2006, fue anulado por una nueva etapa de precariedad económica y social que aflige al país desde ese año. Con esto es evidente que el sexenio actual está marcado por un aumento de la pobreza".

Las políticas públicas han sido consideradas como factor de solución al problema, a pesar de que en todos los niveles de gobierno se ejerza un gasto público altamente ineficiente y que casi no genera valor agregado, indica.

 

Ahora ve
Una ballena muerta obliga a cerrar la playa de Ipanema, en Río de Janeiro
No te pierdas
×