Acuerdo sobre deuda de EU requiere QE3

El PIB creció 1.3% el segundo trimestre, dificultando un repunte económico para el resto de 2011; acordado el techo de deuda, la Fed podría verse obligada a tomar medidas que impulsen la economía.
presidente obama  (Foto: Cortesía Fortune)
Nin-Hai Tseng

Los mercados han recibido positivamente los primeros borradores del tan esperado acuerdo para elevar el límite de la deuda del Gobierno estadounidense, no obstante, la forma en que responda la frágil recuperación económica del país dependerá de los detalles finales del plan y su ejecución. 

Luego de semanas de enfrentamientos políticos, el presidente Barack Obama y los líderes del Congreso alcanzaron un acuerdo el domingo por la noche. El Senado y la cámara baja deberán someter el plan a votación, pero el drama aún no termina. 

El plan de reducción del déficit prepara el terreno para meses de debates sobre cómo Washington debe gastar y recaudar. Y aún no se sabe cómo un plan centrado en recortes al gasto, que no incluye un aumento en los impuestos, impactará al crecimiento del PIB, vacilante desde el verano de 2010. La pregunta ahora es cuánto más puede debilitarse la economía y si los recortes al gasto prolongarán el bache que atraviesa el país. 

El primer bosquejo del acuerdo propone elevar el límite de la deuda en 2.4 billones de dólares en dos fases: primero recortaría el gasto en 917,000 millones de dólares en el lapso de una década. Luego, un comité especial se encargaría de proponer otro ahorro adicional de 1.5 billones de dólares, que podría conseguirse a través de alzas en los impuestos y cambios en los programas sociales. 

Si dicho comité no logra encontrar un modo de ahorrar por lo menos 1.2 billones de dólares o el Congreso no aprueba sus propuestas, se activará una serie de recortes preestablecidos, que podrían incluir recortes al gasto militar y los pagos de Medicare a proveedores de atención sanitaria.

Aunque bien intencionado, el plan no aborda en qué medida se verá impactada la recuperación económica. La mayor parte de los recortes al gasto serán implementados hasta 2013 y no afectarán los programas destinados a las familias de bajos ingresos, a la seguridad social ni a Medicaid. Esto le dará tiempo a la economía para sanar antes de que se reduzca el gasto gubernamental, que actualmente representa el 20% del PIB y es, junto al consumo, la mayor parte de la economía de Estados Unidos.  

Sin embargo, a juzgar por los últimos reportes del crecimiento del PIB, es cada vez más incierto saber cuándo repuntará la economía. Durante el segundo trimestre, ésta solamente creció 1.3% y las revisiones a los trimestres anteriores reflejan una recesión más profunda y una recuperación más débil que la que previamente se esperaba, de acuerdo con la firma Global IHS Insight. En los últimos seis meses, el PIB de EU creció a una tasa anual de 0.8%. La posibilidad de un repunte económico para la segunda mitad del año se desvanece.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Así, mientras el Congreso respirará aliviado una vez que se eleve el techo de la deuda, esto posiblemente añada presión sobre la Reserva Federal para implementar medidas que impulsen la economía. Quizá el Congreso necesite acompañar el acuerdo de la deuda con un plan de apoyo... ¿una tercera ronda de flexibilización cuantitativa?

 

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×