Fed debe evitar ‘salvar’ a Wall Street

Expertos dicen que lo peor que puede hacer la Reserva ahora es lanzar otra ronda de compra de bonos; un nuevo alivio monetario o inyección de dinero no evitarán la corrección de los mercados.
federal reserve bernanke qe3  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

¿Saben los operadores bursátiles que la Reserva Federal estadounidense no tiene como misión apaciguar a Wall Street?

Sí, las acciones continúan hundiéndose. El Dow perdió ayer jueves más de 400 puntos, y la economía parece estar perdiendo fuerza. Con todo, varios expertos opinan que la peor cosa que la Reserva Federal (Fed) puede hacer es reaccionar desproporcionadamente y lanzar una tercera ronda de compra de bonos, la llamada QE3.  

Un programa de flexibilización cuantitativa ayudará poco a sanar los males que aquejan a los mercados y a la economía. E incluso podría empeorarlos.

Los estrategas de mercado han señalado que la última ronda de QE2 (aplicada de noviembre de 2010 a junio de 2011) fue un factor que contribuyó a elevar los precios del petróleo y el gas este año. Ello se debe a que, siempre que se imprime dinero para comprar deuda, devalúas tu moneda.

"Las tasas de interés ya se encuentran en niveles bajos. Podría haber consecuencias no previstas si la Fed implementa más estímulos. Tras la QE2 la gente huyó del dólar y eso ayudó a alimentar la inflación en los energéticos", señala Stephen Cucchiaro, director de inversiones en Windhaven Investment Management.

La Fed, pues, no debería presionar el botón de pánico. Sin embargo, es posible que escuchemos a más y más gente pedir al Banco Central una nueva ronda de flexibilización monetaria.

Los oficiales de la Fed se reunirán el próximo 9 de agosto. Hace unas semanas, esa asamblea no tenía ninguna importancia (no se programó ninguna conferencia de prensa del presidente del órgano, Ben Bernanke, ni se publicaron nuevas proyecciones económicas), pero ahora constituye innegablemente un evento trascendental para Wall Street.

¿Qué podrá hacer la Fed para cumplir sus dos mandatos, reducir el desempleo y mantener la estabilidad de los precios? Muy poco, lamentablemente.

Como ya lo he explicado, recurrir a más compra de bonos podría ser contraproducente desde un punto de vista inflacionario. Y aunque Bernanke es reconocido como un 'halcón' de la deflación, es prematuro comenzar a luchar esa batalla sólo porque el mercado bursátil está atravesando una corrección.

Desde el punto de vista del empleo, el bajo rendimiento del bono del Tesoro a 10 años no ha ayudado a inspirar confianza. Las empresas no comienzan a contratar personal sólo porque las tasas de interés son bajas.

¿En qué ayudaría entonces una QE3? Por desgracia, con comprar más bonos del Tesoro no se logra nada. El mercado de bonos, después de todo, ya ha emprendido su propia versión de la QE3. ¿Recuerdan cuán preocupados estaban los inversionistas de que las tasas se dispararan porque EU aún no había elevado el techo de la deuda? Qué diferentes son las cosas al cabo de una semana.

La amenaza de una suspensión de pagos o default se ha disipado. ¿Y adivinen qué? ¡La gente no se cansa de comprar nuestra deuda! El rendimiento de la nota estadounidense a 10 años cayó el jueves por debajo del 2.5%. Está a menos de medio punto porcentual por encima del mínimo de 2.04% registrado en la crisis de 2008.

Además, parece que muchas naciones desarrolladas están implementando cierto tipo de flexibilización monetaria coordinada. Suiza y Japón han intervenido para frenar sus fuertes divisas. El Banco Central Europeo ha mantenido las tasas sin cambios (a 1.5%) y ha prometido comprar más deuda de la zona euro. Intentan detener la hemorragia en Italia, España, Portugal, Irlanda y Grecia.

Cucchiaro agrega que la Fed todavía está reinvirtiendo los beneficios derivados de títulos de próximo vencimiento, por lo que aún no está fuera del mercado de bonos.

Todo ello debería mantener las tasas en Estados Unidos "excepcionalmente bajas por un largo periodo de tiempo", por usar la frase favorita de la Fed. Es decir, el crédito barato no es problema.

"La economía no sufre una falta de liquidez, por lo que agregar más liquidez no es la forma correcta de resolver el problema", explica -cuestionando una QE3- Bob Gelfond, CEO del fondo de cobertura MQS Asset Management. "La Fed no debería hacer nada al respecto, pero están presionándola para que haga lo contrario".

Es lamentable que la Fed se sienta obligada a actuar por culpa de la incapacidad de los legisladores. Cada vez es más claro que la obsesión por el déficit significa que Washington hará muy poco para ayudar a la economía en estos momentos.

Aplicar un estímulo no sólo está descartado, ni siquiera hay una mesa para negociar un estímulo, el Congreso le prendió fuego. Además, no es trabajo de la Fed garantizar que la economía crezca a un ritmo de 4% por siempre.

Quizás se me critique por decir esto, pero asustarse por la caída en la Bolsa y los débiles datos económicos es una necedad. Las acciones tenían que sufrir una corrección tras duplicar su valor respecto a los mínimos registrados en marzo de 2009.

En cuanto a la recesión económica, si bien no es agradable, difícilmente es una novedad. Nos tomó décadas de excesos llegar a la crisis de deuda en la que estamos. ¿Por qué cualquier persona razonable pensaría que la economía experimentaría una recuperación milagrosa a pocos años de padecer la peor crisis desde la Gran Recesión?

Sé que es complicado entenderlo ahora, pero la Fed podría mostrar su fuerza si se mantiene inmóvil en lugar de someterse a los veleidosos caprichos del mercado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si la Fed implementara una QE3 ahora, tendríamos que preguntarnos por qué lo hace. ¿Está tan mal la situación? Con esta liquidación accionaria, los títulos han bajado ligeramente en relación a su valor este año", indica Rob Stein, gerente de portafolio en Astor Asset Management.

"Hay que permitir que las acciones tengan un año malo. Me preocuparía que la Fed interviniera por eso. Olvídate del ‘demasiado grande para caer'. La gente entró en pánico porque piensan que quizá somos ‘demasiado grandes para ir despacio", agrega Stein.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×