¿Cómo puede EU recuperar la triple A?

Elegir un objetivo fiscal y un plan multianual son algunas de las sugerencias de Maya MacGuineas; se puede recuperar la calificación a finales del año, dice la integrante de New America Foundation.
Bolsa EU  (Foto: AP)
Maya MacGuineas*

Ah, calificación crediticia AAA, bien dice el refrán que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. ¡Dale a EU una segunda oportunidad! Fue como romper con un novio: las señales estaban allí. Comenzó a ser más puntilloso y a quejarse más. Cuando el romance comenzó, todo estaba bien. Cumplía todos los lujos y caprichos que le exigías, aún cuando no podía pagarlos.

¿Qué son unas pocas tarjetas de crédito sobrecargadas si lo pasábamos bien? Y luego, empezaron las advertencias. Pero nunca creíste que te abandonaría. Y lo hizo, incluso tuvo la desfachatez de compararte desfavorablemente con chicas de Alemania, Canadá, Inglaterra y Francia (todas ellas aún mantienen la calificación AAA en su lista). ¡Qué ofensa!

Sin duda, el final de esa luna de miel duele. Pero podemos hacer algo para recuperar al señor triple A:

Elige un objetivo fiscal: Sabemos hacia dónde tenemos que ir. Las agencias calificadoras lo han dejado claro, como también otros grupos externos (incluida la Comisión Peterson-Pew sobre la Reforma Presupuestaria, para la cual trabajé).

Necesitamos generar suficiente ahorro para estabilizar la deuda federal de modo que ésta no crezca más rápido que la economía. Ojalá pudiera decir que el objetivo es "equilibrar el presupuesto", un eslogan mejor al de "estabilizar la deuda". Pero la verdad es que estamos tan lejos del equilibrio que posiblemente nos tome décadas lograrlo. Así las cosas, quedémonos con "estabilizar la deuda".

Para conseguirlo, lo mejor es reducir la deuda hasta que represente el 60% del PIB (históricamente ha estado por debajo del 40%). Pero como eso será muy difícil, dejémoslo en 65% del PIB, para lo cual se requerirán ahorros de al menos 4 a 5 billones de dólares en la próxima década. Cualquier cifra inferior no bastará. 

Esboza un plan multianual: Este año el Congreso debe aprobar, y el presidente Barack Obama debe firmar, un plan que genere esos billones de dólares en ahorros. No debemos esperar al año próximo, pues corremos el riesgo de recibir más degradaciones crediticias. Ni tampoco hacerlo después de las elecciones presidenciales, cuando los políticos están más ocupados en cumplir sus promesas inviables. Debe hacerse este año, antes de que explote una crisis de mercado.

Un plan de esas características ayudará a la economía. Contribuirá a dar estabilidad y transparencia a las familias y a los negocios, tranquilizando también a los mercados, pero sin amenazar los años por venir.

Aborda los puntos más críticos del presupuesto: Las negociaciones para elevar el límite de la deuda ayudaron, pero no solucionaron los grandes problemas. De allí que hayan rebajado nuestra calificación crediticia.

Hay que resolver el tema de la Seguridad Social de una vez por todas. Empecemos por lo obvio: aumentar la edad de jubilación, corregir los ajustes por costo de la vida y añadir a los cálculos de las prestaciones sociales un 'examen de ingresos', para que los beneficios se distribuyan mejor de acuerdo con la necesidad de cada persona.

Necesitamos reformas sanitarias de múltiples capas, comenzando con un estricto presupuesto para gastos y la disposición de intentar diferentes reformas estructurales, incluyendo la reestructuración del programa de Medicare.

Es indispensable recortar el gasto discrecional, pero hay que aumentar la inversión en las principales áreas de inversión pública. Debemos adoptar también medidas según el desempeño, para que los programas que no funcionen puedan cancelarse rápidamente.

También tenemos que considerar la recaudación. La reforma fiscal no es cosa de genios, eliminar miles de millones de dólares en desgravaciones fiscales regresivas nos permitirá disminuir las tasas impositivas y generar más ingresos para reducir el déficit.

Establece topes de gasto reales: Diseñar un plan presupuestario multianual que elimine prestaciones y realizar una reforma fiscal no serán suficientes. Necesitamos también topes al gasto y mecanismos correctivos.

Hasta ahora, la Enmienda de Presupuesto Equilibrado o la propuesta 'Recortar, Limitar y Balancear' que circulan entre los legisladores se han sugerido como opciones que sustituyen reformas políticas específicas, permiten a los congresistas sonar muy estrictos pero no contemplan un marco de aplicación efectivo.

En su lugar, esos límites al presupuesto deberían ser usados para hacer cumplir el acuerdo y asegurarse de que no se desvíe: amenazar con recortes generalizados si los ahorros establecidos no se materializan y construir un mecanismo para que los nuevos ingresos sólo se incluyan si se aprueban reformas a las prestaciones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si hacemos todo esto, volveremos a ganar el corazón del 'señor AAA' a fines de este año. Si no lo hacemos, pagaremos un precio muy alto. Si logramos recuperar la calificación, hay que asegurarnos de nunca volverla a perder.

* Maya MacGuineas es directora del programa de política fiscal en la New America Foundation.

Ahora ve
Los mexicanos prolongan la búsqueda de sobrevivientes bajo los escombros
No te pierdas
×