EU: su escenario más probable es el peor

El análisis de Standard & Poor’s que desalienta es el llamado ‘escenario pesimista revisado’; el país crecería 2.5% hasta 2020, en lugar de la media de 3%, y su deuda representaría 100% del PIB.
dólar carita  (Foto: Photos to Go)
*Shawn Tully

En el reporte emitido el viernes pasado por Standard and Poor's, donde anunciaba una rebaja a la calificación crediticia de la deuda soberana estadounidense, la agencia evaluó lo que consideraba los tres escenarios más probables para el presupuesto y la economía del país. El escenario "de base" -que no sólo llevó a Estados Unidos a la nueva calificación 'AA+' sino que mantiene la "perspectiva negativa" para su deuda- ya es aterrador, pero la previsión que realmente desalienta es lo que S&P denomina "escenario pesimista revisado".

Lo peor es que ese escenario "pesimista" quizá sea el más probable de los tres. Si llegara a ocurrir, los estadounidenses deben prepararse para más degradaciones a la calificación de la deuda.

La hipótesis pesimista elaborada por S&P parte del "Escenario Fiscal Alternativo" de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés).

En lugar de asumir que la legislación efectivamente promulgará alzas impositivas y recortes al gasto, la CBO elimina esa suposición en su presupuesto alternativo, con el objetivo de ofrecer una imagen más clara de lo que podría suceder.

El "Escenario Fiscal Alternativo" proyecta que el impuesto mínimo alternativo será ajustado para que no perjudique a más contribuyentes de clase media, los pagos a los proveedores de Medicare no serán recortados en dos dígitos y los beneficios fiscales implementados por Bush en 2001 y 2003 se prorrogarán, si bien esa predicción dista de ser cierta.

Aparte de lo contemplado en ese "escenario alternativo" de la CBO, S&P añade otra suposición: que no se lograrán los ahorros por 1.5 billones de dólares, responsabilidad del Comité legislativo bipartidista.

Por otro lado, S&P hace dos modificaciones al escenario alternativo de la CBO: Primero, proyecta que el PIB de Estados Unidos crecerá a una tasa de 2.5% hasta 2020, en lugar de la media de 3% que pronostica la CBO. Y en efecto, las revisiones a la baja del PIB para la primera mitad de 2011 hacen que sea más probable que estemos entrando a un periodo de penoso crecimiento, por debajo del promedio.

Segundo, S&P prevé que en el futuro las tasas de interés serán significativamente más altas de lo que cree la CBO, la cual estima que las tasas a 10 años subirán gradualmente a 5.5% para 2015.

S&P, en cambio, cree que las tasas podrían fácilmente subir otros tres cuartos de punto porcentual y llegar a 6.25%. Eso refleja una tasa 'real' mucho más alta, en cuanto que el Gobierno tiene que competir con las empresas por la captación del ahorro, un fenómeno que se conoce como crowding out (la expulsión del sector privado de la economía por parte del sector público), un  problema que la CBO no considera seriamente.

S&P no ofrece las cifras anuales para cada uno de sus escenarios, pero si partimos de la situación alternativa de la CBO, podemos tener una idea de lo que sucedería si la hipótesis negativa de S&P se materializa.

Para 2020, la deuda representaría el 100% del PIB, es decir, ascendería a 21 billones de dólares. Por consiguiente, los intereses de la deuda rondarían el billón de dólares, quintuplicando la cifra actual. Esos intereses equivalen al 19% de todo el gasto público y al 27% de todo el ingreso público. El pago de los intereses rivalizaría entonces con los gastos de la Seguridad Social y de Medicare, las principales erogaciones del país.

Si dicho escenario pesimista ocurre, S&P señala que será acorde "una posterior degradación a 'AA' a largo plazo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Cuán malo es eso? Pongámoslo así: el alguna vez poderoso Estados Unidos se encontrará en la misma categoría que ocupa hoy un símbolo del exceso, una de las naciones más debilitadas de Europa: España.

*Shawn Tully escribe artículos de fondo para Fortune desde 1980. Se especializa en el sector bancario, presupuesto federal y el gasto

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×