Los bancos de EU van en ‘picada’

BofA, JPMorgan y Goldman registraron grandes pérdidas por el alto desempleo y la caída del mercado; con un negocio doméstico débil y tasas de interés extremadamente bajas, el sector tiene problemas.
bofa  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Bank of America y otras grandes instituciones financieras han sido castigadas por los inversionistas en días recientes. Y pese al repunte registrado este martes, es posible que el panorama no mejore pronto. 

Las acciones de Bank of America (BofA) han perdido casi 43% este año, un 20% tan sólo la semana pasada (incluso con la recuperación de 17% del martes). Y la aseguradora AIG puso la cereza al pastel cuando el pasado lunes demandó a BofA por "daños por miles de millones de dólares" asociados con la venta de hipotecas fraudulentas por filiales de BofA. 

Las acciones de otros bancos también han sufrido desplomes. Los papeles de JPMorgan Chase, Citigroup, Goldman Sachs, Wells Fargo y Morgan Stanley registraron grandes pérdidas en los últimos cinco días.

¿Pero cuán mala es la situación para los bancos? Varios expertos aseguran que este trance no se asemeja al otoño de 2008, pero es razonable preocuparse por el futuro próximo del sector financiero. La buena noticia es que muchas de estas instituciones aprendieron la lección de 2008, han reducido los préstamos de alto riesgo y han reunido más capital para evitar futuras crisis crediticias. 

Prácticamente todos los grandes bancos tienen ahora una proporción de capital básico (Tier 1) más alta comparada con la que tenían en el tercer trimestre de 2008. Y eso es también cierto en el caso de BofA. 

"La mayoría de los bancos reportó en el segundo trimestre que tienen un nivel inusualmente alto de capital acumulado. La calidad de los activos también ha mejorado, que es lo opuesto a lo que ocurrió en 2008", comenta Frank Barkocy, director de investigación en la gestora de dinero Mendon Capital Advisors. "Compararlo con 2008 es injusto", abunda. 

Esperemos que eso signifique que BofA -u otros bancos- no requerirán más ‘ayuda excepcional' del Gobierno. Es difícil imaginar que haya alguien en Washington dispuesto a emprender la segunda versión de un programa de ayuda para activos tóxicos en un momento en que lo que se busca es reducir el déficit.

Pero incluso si el sector bancario no provoca turbulencias en la economía en su conjunto, podría suceder lo opuesto: que la economía en general sea la que cause otro estacazo a los bancos.

Antes de que Standard & Poor's provocara la caída del mercado accionario al degradar la calificación crediticia de Estados Unidos, nadie en su sano juicio afirmaba que la economía o los mercados financieros gozaban de plena salud. 

La combinación del desempleo crónico y la terrible situación del mercado de la vivienda podrían ser malas noticias para los bancos. Como mínimo, se traducirán en una menor demanda de préstamos. Asimismo, podrían afectar su cartera existente de préstamos. Si la economía se debilita aún más, ¿nos sorprendería que se incremente la morosidad en los pagos hipotecarios mensuales, en las tarjetas de crédito o los préstamos automotrices?

La Reserva Federal (Fed) estadounidense tampoco ayuda. Si bien las tasas de interés bajas suelen ser beneficiosas para los bancos, ese no es el caso cuando llevamos tres años con tasas casi a cero. Esa situación dificulta que los bancos obtengan un beneficio de sus operaciones de préstamo. 

"El negocio doméstico para los grandes bancos es débil y puede debilitarse más, así que debemos evitarlo. Las tasas de interés extremadamente bajas son malas también para los bancos", advierte Kent Gasaway, co-gerente del fondo Buffalo Growth Fund. Gasaway, por lo demás, concede que las operaciones internacionales de algunos de estos bancos pueden ayudar a compensar los problemas que padezcan en Estados Unidos. 

Hay otro factor que también puede afectar a los grandes bancos además de una economía en recesión: los problemas de deuda soberana en Europa, agrega Terry Morris, gerente de fondos de inversión en la firma National Penn Investors Trust Company. 

Con todo, la caída en picada de BofA parece una situación extraordinaria que no debería perjudicar a sus rivales. BofA enfrenta numerosas batallas legales asociadas al escándalo de las ‘firmas robotizadas' para aprobar embargos y a las pésimas inversiones hipotecarias que heredó cuando compró a la compañía de créditos Countrywide Financial. A pesar de que algunos inversionistas han accedido a pactar un acuerdo extrajudicial con BofA en el tema de los títulos hipotecarios tóxicos, permanecen las preocupaciones en torno a si BofA tendría que reunir más capital para afrontar las múltiples demandas interpuestas en su contra. El banco, por su parte, ha afirmado en repetidas ocasiones que eso no será necesario. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Frank Barkocy coincide en que BofA es un caso "único" y que, por el momento, sólo los inversionistas que tienen paciencia deberían considerar sus acciones, dados los riesgos. No obstante, el experto afirma que otros grandes bancos podrían ser buenas oportunidades ahora porque sus acciones se han sobrevendido. Cita como ejemplos de bancos atractivos a Wells, U.S. Bancorp, Fifth Third y PNC.

Morris, de National Penn, no está tan seguro de eso. Afirma que el único banco en el que tiene participaciones es Cullen/Frost Bankers, un banco regional de San Antonio que rechazó dinero del rescate en 2008. "No cabe duda de que las acciones de muchos bancos son baratas. Pero lo barato no siempre es sinónimo de valor. Si la situación continúa deteriorándose y la economía sigue ralentizándose, los bancos corren un gran riesgo", advierte.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×