Banxico dejará que el peso opere libre

El gobernador, Agustín Carstens, descarta intervenciones para fijar un valor de la divisa mexicana; la fortaleza de los fundamentos económicos es lo que anclará a la moneda, subrayó el funcionario.
PESO MEXICANO  (Foto: Karina Hernández)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El Banco de México (Banxico) no intervendrá en el mercado cambiario para fijar una determinada cotización de la moneda mexicana, afirmó este miércoles Agustín Carstens, gobernador de la entidad.

"Nuestra creencia es que el peso no tiene que estar anclado por la intervención del Banco de México y dejaremos que sea el mercado el que funcione y sí insistiremos mucho en preservar los fundamentos de la economía nacional", señaló.

El régimen cambiario de flotación ha funcionando bien y ha servido a México. "Es un mercado que ha gozado de un gran volumen y no ha habido brechas en el proceso de determinación de los precios", dijo el gobernador del banco central mexicano.

"Lo que debe anclar el valor de la moneda nacional es la fortaleza en nuestros fundamentos y no la intervención del Banxico. En términos generales, creemos que México tiene fundamentos (económicos) sanos y fuertes y eventualmente se tendrá que reflejar dentro de la cotización del peso", puntualizó Carstens.

Sobre la línea de crédito flexible que otorgó el Fondo Internacional (FMI) a México a inicios del presente año, el gobernador del Banxico indicó que esto le da al país acceso irrestricto a casi 73,000 millones de dólares, los cuales se deberían utilizar "si realmente estamos viendo una limitación, por ejemplo, de acceso a los mercados internacionales o si estamos viendo dificultades en la capacidad de financiamiento de la economía, lo cual no ha sido así".

No se ha visto un indicador que refleje un debilitamiento. Por el contrario, esta semana la emisión de bonos en el mercado mexicano tuvo una importante con participación de inversionistas extranjeros y hoy el gobierno está reabriendo la emisión de bonos a 100 años en los mercados internacionales que ha sido un proceso muy exitoso.

"No hay indicio que México esté sufriendo por acceder a los mercados financieros y veo sumamente remoto que en este momento México tenga que utilizar, en un momento dado, la línea de crédito flexible", puntualizó el gobernador.

Respecto a si está crisis es un simple catarro, con referencia al comentario que hizo tras la crisis en 2008 que desató la quiebra de Lehman Brothers, el gobernador del Banxico aseguró que "aprendí que debo limitarme, en mi carácter de doctor economía, a hacer comentarios sobre economía y no (de) catarros".

Comentó que dado el grado de incertidumbre que existe actualmente en el mercado "no nos pronunciamos a dar un pronóstico puntual del crecimiento. Por eso anunciamos rangos y no me gustaría aventurarme en dar una estimación puntual, pero lo que ha venido diciendo el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero,  es congruente con nuestras perspectivas. En los pronósticos de hacienda y Banco de México hay una coincidencia importante".

Al comentar sobre la actuación de la agencia calificadora Standard and Poors, que el viernes 5 de agosto rebajó la nota de la deuda estadounidense, Carstens comentó que la evidencia reciente indica que el mercado y la comunidad financiera internacional le sigue otorgan un alto grado de credibilidad a la capacidad de pago del gobierno de EU.

"De tres calificadoras importantes, sólo una le bajó la calificación. Por tanto, las acciones que ha tomado S&P se tienen que interpretar en ese contexto; la gran parte del mundo no coincide con lo que S&P ha determinado y en este proceso de turbulencia es muy sintomático que los inversionistas se refugien, entre otros activos, en los bonos del Tesoro de EU, la evidencia es clara y es información que se debe tomar en cuenta".

Por otra parte, hizo hincapié en que el entorno externo incierto que enfrenta México confirma la necesidad de continuar con el fortalecimiento macroeconómico del país y el avance en su cambio estructural.

Para lograr un ritmo de crecimiento económico que conduzca a alcanzar un mayor nivel de desarrollo, sin presiones inflacionarias, es necesario incrementar  la tasa de crecimiento del PIB potencial del país, para lo cual es indispensable  llevar a cabo las reformas estructurales aludidas.

Este es el momento propicio de impulsar dichas reformas dado nuestro fuerte marco macroeconómico, afirmó, logrado gracias a una política fiscal prudente y una política monetaria comprometida con la estabilidad de precios.

La conducción de la política monetaria, en conjunción con una política fiscal prudente, un régimen de tipo de cambio flexible y una regulación y supervisión adecuada del sistema financiero han sido elementos determinantes para lograr una disminución importante en el nivel, volatilidad y persistencia de la inflación en los últimos años, así como para seguir avanzando en el proceso de convergencia hacia la meta de inflación de 3%.

Ahora ve
Protección Civil afirma que no hay demoliciones donde pueda haber sobrevivientes
No te pierdas
×