Recesión en EU ‘opacaría’ a la anterior

Las probabilidades de una segunda crisis han aumentado de 25% a 33% en 10 días, según Mark Zandi; varios economistas piensan que el Gobierno de EU ha mostrado poca voluntad de estimular la economía.
stock NY  (Foto: CNN)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

El riesgo de una doble recesión crece cada día. Y mientras los economistas discrepan sobre cuán probable es que la economía estadounidense entre en otra crisis, por lo general coinciden en una cosa: una nueva recesión sería peor a la anterior y muy difícil de superar.

"Caer otra vez en recesión sería aterrador, porque no tenemos los medios o la voluntad para responder, nuestro punto de partida inicial es muy débil. No se sentirá como una nueva recesión, posiblemente se sienta como una depresión", sostiene Mark Zandi, economista en jefe de Moody's Analytics. Zandi agrega que, debido a la reciente caída del mercado accionario, en su opinión las probabilidades de que ocurra una nueva recesión han aumentado de 25% a 33% en sólo 10 días.

Otros economistas sondeados por CNNMoney también han elevado sus estimaciones sobre el riesgo de una recesión. El sondeo encontró que la probabilidad promedio de una recesión es de 25%, frente al 15% calculado hace tres meses. 

De los 21 economistas que respondieron a la encuesta, seis coinciden con Zandi en aumentar sus estimaciones en cuestión de días. La razón principal: el gran desplome en el mercado bursátil, aunque la rebaja de Standard & Poor's a la calificación crediticia de Estados Unidos también es otro factor. 

"La corrección en los mercados de valores aumenta el riesgo de recesión debido al impacto negativo en la riqueza y en la confianza", advierte Sal Guatieri, economista de BMO Capital Markets. 

No obstante, una caída en las acciones no significa necesariamente una nueva recesión. La economía evitó una recesión luego de que la bolsa se desplomara en 1987. 

"Un descenso en los precios de las acciones suele ser un indicador engañoso de futuras recesiones", anota David Berson, economista en jefe de BMI Group. 

Sin embargo, estando la economía tan débil, el golpe de otra caída en el mercado accionario y la resultante pérdida de riqueza podrían ser el punto de inflexión. 

"Realmente no importa en qué estado está la economía cuando es golpeada por el mercado accionario. Si todos reducimos el gasto, es una receta para una larga y dolorosa recesión", abunda Zandi. 

Para la mayoría de los economistas, la degradación aplicada por S&P a la deuda de Estados Unidos no aumenta las probabilidades de una recesión, pero hay algunos que piensan que en este momento cualquier mala noticia incrementa el riesgo. "La degradación tiene un impacto psicológico en términos de afectar la confianza del consumidor", resume Lawrence Yun, economista en jefe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios. 

La gravedad 

Una nueva recesión podría ser peor que la última por diversas razones: para empezar, la economía es hoy más vulnerable que en el 2007, cuando inició la Gran Recesión. De hecho, la economía estadounidense entraría a la nueva recesión en un estado más débil a ninguno que haya tenido antes a las puertas de una crisis desde fines de la Segunda Guerra Mundial. En noviembre de 2007, la tasa de desempleo se ubicaba en 4.7%; actualmente es de 9.1%. 

Además, varios sectores de la economía todavía tienen que recuperarse de la última recesión, y correrían el peligro de sufrir un daño irreversible si se da una nueva crisis.

El valor de las viviendas continúa cayendo y se prevé que siga esa tendencia. Y si bien el sector manufactura se ha recuperado en los últimos dos años, la producción industrial aún está 18% por debajo de los niveles previos a la recesión. 

Hoy por hoy, hay cerca de 900 bancos en la lista de instituciones con problemas de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos de EU, la mayor cifra desde 1993. Cuando la Gran Recesión de 2007 comenzó, solamente 76 bancos estaban en riesgo. 

Pero lo que preocupa particularmente a los economistas es que las herramientas usadas para intentar estimular a una economía que está al borde de una recesión no están disponibles en esta ocasión. "La razón por la cual no entramos en una depresión hace tres años fue la respuesta política del Congreso y de la Reserva Federal. Esta vez no contamos con eso", señala Dan Seiver, profesor de finanzas en la universidad estatal de San Diego.

Entre 2008 y 2010, el Congreso aprobó en tres ocasiones gastos masivos o recortes impositivos temporales con el objeto de estimular la economía. Pero dada la reciente batalla sobre el techo de la deuda, sumada a la degradación de la calificación crediticia, más la proximidad de las elecciones presidenciales, el Gobierno federal ha mostrado poca inclinación a moverse en esa dirección.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Así las cosas, es muy posible que esta nueva recesión no cuente con ningún esfuerzo político para contrarrestarla.

Muchos economistas coinciden en que una nueva recesión en EU sería peor a la anterior... y muy difícil de superar.

Ahora ve
Naufragio en la represa de Guatapé, en Colombia, ha dejado seis muertos
No te pierdas
ç
×