Los expertos fallan sobre la recesión

Los economistas podrían errar en sus pronósticos de una caída doble del PIB en Estados Unidos; los especialistas indican que la posibilidad es de 30%-40% aunque el país ya puede estar en crisis.
crisis confundido  (Foto: Photos to Go)
NUEVA YORK -

Ahora que las acciones tuvieron una caída general esta semana, los economistas de Wall Street se esforzaron por reajustar sus predicciones de la probabilidad de que la economía se dirija hacia otra recesión. En cuestión de días surgió el consenso: la mayoría de los estrategas calcula las probabilidades de una doble recesión en 30%-40%.

El economista en jefe de Goldman Sachs anunció recientemente que había una posibilidad en tres de que hubiera otra recesión en los próximos nueve meses. Los economistas de Standard & Poor's (que trabajan de forma separada de la división de calificaciones) y Bank of America Merrill Lynch movieron sus métricas de recesión a 35%. Deutsche Bank tuvo una predicción un poco más alta, de 40%.

Bob Doll, estratega de valores en jefe en BlackRock, anunció el miércoles pasado que el gigante de administración de activos prevé una posibilidad de 30% de que haya una recesión. "No predecimos un ciclo económico vigoroso, pero tampoco estamos defendiendo una recesión", dijo.

Debido a la locura actual en los mercados, estos pronósticos -aunque no son nada alegres- aún son reconfortantes: los estrategas alegan que quizás la economía no se someterá a una recesión doble, pero ahora que los pronosticadores están ofreciendo su punto de vista, es importante recordar que la última vez no tuvieron completamente la razón.

La última recesión comenzó oficialmente en diciembre de 2007, según la Oficina Nacional de Investigación Económica. En enero de 2008, los economistas sondeados por Bloomberg colocaron la probabilidad de una recesión en 40%. En febrero, elevaron las posibilidades a 50%, y las dejaron así durante tres meses (hubo una pequeña alza en abril de ese año, después de la caída de Bear Stearns). A principios de septiembre, días antes del colapso de Lehman Brothers y de la implosión del mercado accionario, los economistas aún estimaron que las probabilidades de una recesión eran de sólo 51%.

La reacción

Lo increíble sobre estas probabilidades es la velocidad a la que cambian. En octubre de 2008, los economistas declararon una posibilidad de 90% de que se acercara una recesión; para ese entonces, hubiera sido absurdo pensar distinto. 

Las últimas revisiones son similarmente drásticas. En junio de 2011, los pronosticadores vieron apenas una posibilidad de 15% de una recesión; en julio de este año, esa cantidad bajó a 13.8%. A medida que cada vez más economistas publican sus cálculos similares en el rango de 30%-40%, es muy probable que el sondeo de agosto muestre un incremento pronunciado.

Tanto en 2008 como este año, los economistas modificaron sus cálculos de forma reaccionaria: ambas revisiones ocurrieron después de que el mercado accionario ya se hubiera sumergido. En cada caso, el mercado tomó a los estrategas por sorpresa, y éstos ajustaron sus predicciones en respuesta a las caídas.

¿Esto significa que los patos -es decir, el mercado- le tiran a las escopetas? Las revisiones mismas están justificadas; las caídas del mercado, que pueden destruir miles de millones de dólares en bienestar corporativo y personal, pueden aumentar los factores de la recesión.

"Uno de los problemas con muchas recesiones es que son desencadenadas por eventos inesperados", dice Gustavo Grullon, profesor en la Facultad de Negocios de la Universidad Rice. Grullon dice que la crisis petrolera de los 70 y la crisis financiera en 2008 tomaron a muchos pronosticadores por sorpresa. "Los economistas están teniendo problemas porque la mayoría de dichos eventos son realmente impredecibles", dice.

Pero la magnitud y la velocidad a la que los estrategas ajustan sus cálculos después de que las acciones caen, nos hace dudar de las prácticas de predicción. Los economistas reaccionan fuertemente al mercado, pero Doll señaló que ha habido 30 caídas en el mercado de 15% o más desde la Gran Depresión, y solamente dos generaron una recesión.

De hecho, gran parte de los eventos que precipitaron la última caída (la degradación de la deuda estadounidense, la paralización política en Washington y la crisis de deuda nacional en Europa) llevan meses desencadenándose. Los indicadores económicos también han sido motivo de temor. Tanto las contrataciones como el gasto del consumidor presentaron una caída este verano, al igual que la actividad manufacturera.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) tampoco se ha vuelto negativo (cuando dos cuartas partes del crecimiento son negativas implican una recesión), pero la economía creció el trimestre pasado en apenas 1.3%.

Mientras tanto, los inversionistas se apresuraron para comprar bonos del Departamento del Tesoro y abandonaron la deuda especulativa. La propagación de bonos basura ahora apunta hacia una posibilidad de 48% de una recesión, según Martin Fridson, estratega crediticio global en BNP Paribas Investment Partners. Fridson agregó que esta propagación significaba que los instrumentos de alto rendimiento quizás habían caído demasiado.

La mayoría de los pronosticadores aún sostiene que las probabilidades de una segunda recesión son bajas. Doll, de BlackRock, escribió que sería poco probable que una recesión comenzara, mientras que el desempleo inicial afirma que estamos cayendo.

Contrastó el ambiente actual con la situación en 2008, cuando incluso el precio del oro iba a la baja, lo que significa un "problema de deuda deflacionario". El aumento de los precios del oro hoy, indica que los inversionistas esperan otro estímulo, dice. Doll recomienda a los inversionistas colocar su dinero para que trabaje en el mercado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No todos los economistas están de acuerdo. Un estratega que se ha alejado de la opinión general es David Rosenberg, de Gluskin Sheff, el pronosticador del mercado que, en enero de 2008, dijo que la economía ya estaba en una recesión. En una nota reciente, Rosenberg se burló del nuevo consenso. "Ya no puedes estar ‘medio embarazada', o quizás, en un estado de recesión", dijo.

"El mercado de bonos también tiene, claramente, una recesión a la vista", agregó Rosenberg, quien dijo a Fortune en junio pasado que había una posibilidad de 99% de una recesión doble. "Dejémonos de esta tibieza de probabilidades de 35% en Wall Street".   

Ahora ve
Peña Nieto niega relación de su gobierno con espionaje
No te pierdas
ç
×