La economía, vulnerable pese a blindaje

La volatilidad es manejable en el plano financiero, el riesgo está en el mercado interno: analistas; aún con reservas internacionales y la línea de crédito del FMI, la incertidumbre puede imponerse.
crisis economía finanzas sombrilla temor mercados  (Foto: Photos To Go)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El blindaje financiero de México podría ser insuficiente para impedir una desaceleración en sectores clave y, aún si se incrementan los programas de apoyo, se corre el riesgo de sufrir un doble impacto en la actividad económica, advierten especialistas. Las políticas fiscal y monetaria en el país vigilan la estabilidad macro como una prioridad, de tal modo que ante una nueva recesión de la economía estadounidense, México quedaría expuesto al impacto en las exportaciones por la debilidad en el consumo y los efectos de una contracción del gasto público, señala Alfredo Coutiño, director de Moody's Analytics para América Latina.

"La relación con Estados Unidos es tan fuerte que si la economía estadounidense cae, aunque sea en un 1%, en México el impacto puede ser mayor por dos motivos: por un lado baja el ritmo de crecimiento por factores externos, y por el otro, una menor actividad económica se traduce en menos ingresos vía impuestos y  el Gobierno inicia restricciones en gasto para no incurrir en deuda, eso incrementa la presión", explica.

Por otro lado, el analista advierte que si bien la línea de crédito flexible del FMI y los niveles de reservas internacionales ayudan a minimizar el impacto de la volatilidad en los mercados, se trata de una protección que queda en el marco financiero y no implica un blindaje a la economía real.

Aún con estos apoyos, el jueves el temor se volvió a apoderar de los mercados. En México, el IPC, principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, se desplomó 2.36% y el peso perdió cerca de 13 centavos frente al dólar, mientras que el promedio industrial del Dow Jones cayó 419.63 puntos para colocarse en 10,990.58 unidades -una disminución de 3.68%- y el índice Standard & Poor's tuvo un retroceso de 4.46%.

La razón de la caída estuvo asociada a que los indicadores económicos en Estados Unidos no brindan una señal de que habrá un crecimiento sostenido en el mediano plazo.

Así, la debilidad estadounidense ha generado correcciones en las previsiones para 2011 y 2012, de manera que JP Morgan señala en un comentario de análisis para México que las perspectivas apuntan todavía a un crecimiento de alrededor de 4.5% al cierre del año. Sin embargo, una reducción más notable en la producción industrial estadounidense podría generar un impacto en 2012.

"Se esperan importantes modificaciones en los estimados de producción en Estados Unidos, particularmente para el año 2012. Esto nos da pautas para pensar en una reducción de nuestras estimaciones para 2011 y 2012 en México, particularmente en la actividad manufacturera, que es el principal vínculo económico", explica el análisis.

Economía sin salida

En las últimas semanas, la Secretaría de Hacienda ha lanzado una serie de apoyos para reforzar sectores como infraestructura, campo y pequeñas y medianas empresas (Pymes), pero esa protección podría ser un paliativo de corto plazo.

"Las medidas que el Gobierno tiene a la mano pueden calmar a los mercados y, de cierto modo, a la economía real, pero son sólo subsidios temporales que no inmunizan a la economía del choque externo; para lograrlo, es necesario fortalecer al mercado interno, y eso no sucede con medidas de corto plazo. Requiere cambios estructurales que no se han realizado", advierte Coutiño.

Por otro lado, si bien las elecciones presidenciales de 2012 pueden representar un mayor gasto para completar programas de infraestructura en México, también se debe tomar en cuenta que aún cuando el gasto e inversiones gubernamentales han contribuido al crecimiento del PIB en años electorales, en la última elección presidencial de 2006, no sucedió así, debido principalmente a la promulgación de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

"Esta ley impide que el Gobierno federal incurra en presupuestos desequilibrados. Como resultado, creemos que este también será el caso en el año 2012", explica JP Morgan.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×