Nueva recesión, amenaza para emergentes

Lideraron el crecimiento tras la crisis de 2008, pero las condiciones para estos países cambiaron; China, la nación con mayor peso en este grupo, enfrentará dificultades si cae la economía de EU.
brics  (Foto: AP)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los países emergentes lideraron el crecimiento tras la crisis financiera internacional de 2008, pero en el actual entorno de incertidumbre su suerte podría cambiar, señalan economistas. Cabe recordar que mientras la economía mundial caía a un ritmo de 0.8 % en 2009, China e India reportaban crecimientos de 9.2 y 6.8%, respectivamente.

"Los países emergentes siguen en una posición mucho mejor que los desarrollados, y liderarán el crecimiento, aunque lo harán a tasas más bajas dado que enfrentan nuevos retos", afirma Sergio Martín Moreno, economista en jefe para México de HSBC, en entrevista con CNNExpansion. 

Con excepción de Rusia  -que registró una caída de más de 7% en 2009-, la fortaleza del bloque BRIC -Brasil, China, Rusia e India- demostró que los emergentes tenían ‘cartas bajo la manga' para enfrentar la crisis, lo que marcó una clara diferencia con los países desarrollados. La diversificación del comercio y el saneamiento de los rubros fiscal y financiero resultaron defensas naturales contra el choque en el sistema financiero.

Sin embargo, a casi tres años de que la quiebra de Lehman Brothers anunciara la entrada de una de las mayores debacles financieras de todos los tiempos, y en medio de una posible recesión en Estados Unidos, la posición de los países emergentes ha cambiado.

En general, el mayor reto de los emergentes es la prima adicional de riesgo asociada a las políticas económicas, pues a diferencia de los países desarrollados, donde existen lineamientos claros de lo que el Gobierno debería hacer, las economías en vías de desarrollo tienen movimientos altamente influenciados por cuestiones políticas, explica Martín Moreno.

El ejemplo más claro es China, donde la transición del régimen político en 2012 determinará el rumbo económico. La situación, señala el experto, puede agravarse ante la tensión que se deriva de que esta nación sea el principal acreedor de la deuda de Estados Unidos, una economía con un panorama fiscal difícil.

"Es muy incierto el pronóstico en términos del sector bancario y el desarrollo del mercado interno ante la inflación generada por el aumento de salarios", señala.

Además, pueden verse tensiones económicas en su relación comercial con otros países, y el reto se vuelve global dado que esta nación asiática se ha convertido parte del motor económico de otras potencias emergentes".

A este respecto, Nouriel Roubini -el primer economista en predecir la crisis financiera- explica que China puede conducir la recuperación en caso de una recesión en Estados Unidos, pero para ello deberá usar sus reservas para la compra de importaciones y la inversión productiva en el exterior.

Ésta, dice, sería una vía para restablecer a la economía global, que daría a los países deficitarios la oportunidad de reducir su deuda, aumentar el poder adquisitivo y el nivel de medio de vida de los ciudadanos chinos. Sin embargo, el panorama que luce más probable es que China se convierta en acreedor de otras economías en problemas.

"China puede conducir una recuperación global, pero no usando su montaña de reservas de divisas para rescatar a las economías desarrolladas. No tiene mucho sentido  que se apriete el cinturón para prestar los dólares lo que gana para que los consumidores de países mucho más ricos sigan comprando lo que produce", señala el economista en un análisis titulado 'Crisis financiera global 2.0: Cómo rescatar al capitalismo'.

El resto del bloque, con crecimiento moderado

Rusia enfrenta presiones para la adquisición de energéticos. De acuerdo con el FMI, las mayores inversiones se concentran en el sector del petróleo y gas. Sin embargo, agrega, las mayores áreas de oportunidad están en la mejora del transporte, la construcción, las comunicaciones y el comercio.

Para Brasil e India, que cuentan con una demanda amplia por parte del mercado interno, el reto es diferente.

Marco Garcia, profesor de la Pontificia Universidad Católica de Rio de Janeiro en Brasil, señala en un análisis para Roubini Global Economics Project que las medidas que impliquen reducciones de impuestos, mayor gasto público, o proteccionismo encubierto tendrán un impacto inflacionario, por lo que la disciplina fiscal será la clave para la economía sobrelleve una nueva crisis.

"Muchas de las medidas a corto plazo harán más difícil reducir las tasas de interés, y eso indispensable para frenar la expansión fiscal a fin de no agravar la situación. El discurso ha comenzado a enfatizar la necesidad de limitar los aumentos en el gasto público, pero falta ver cuál será la medida de corrección."

Para el caso de India, la misión podría parecer más sencilla pues ha tratado de reducir su dependencia comercial del exterior. Sin embargo, el reto más grande radica en mantener el control de la inflación.

La principal ventaja es que los inversionistas están buscando mercados sanos, y Estados Unidos y Europa tienen los vientos en contra. Así, cuando se voltea a ver a India, aún con los problemas de inflación el panorama es más amable, consideró Bhanu Baweja, jefe de estrategia de investigación en mercados emergentes de UBS en una entrevista para el canal CNBC en India.

"Los mercados como India, China y Brasil, están en mejor posición para tener un desempeño mejor que el del resto de los países emergentes y, por supuesto, mejor que el de los desarrollados."

¿Dónde queda México?

A finales de 2010, Jim O'Neill -gerente de análisis de Goldman Sachs que hizo referencia por primera vez al grupo BRIC-  insistió en la posibilidad de tener un nuevo grupo de potencias emergentes bajo el término N11 (Next Eleven) que comprendería, entre otras naciones, a México, Corea, Turquía, Filipinas e Indonesia, sumadas al bloque BRIC.

El criterio era meramente el tamaño de las economías, sin embargo, en cuanto a la resistencia que México tendría a un nuevo choque en Estados Unidos, el panorama no luce tan favorable.

Luego de que el viernes el INEGI diera a conocer la desaceleración en el crecimiento del segundo trimestre, JP Morgan anticipó que México podría crecer alrededor de 4% este año, inferior a su proyección previa de 4.2%.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México creció 3.3% en el segundo trimestre de 2011 en comparación con el mismo periodo del año anterior, dato que también contrastó con la expansión de 4.6% presentada entre enero y marzo pasados, según datos del INEGI.

La institución también advirtió que el pronóstico tendría un "corte significativo" para 2012 a un 2.5% anual de un estimado anterior de 3.2%.

Ahora ve
Barack Obama regresa a la arena política para apoyar a los demócratas
No te pierdas
×