AL protegerá su comercio del extranjero

Mientras evita caer en el proteccionismo, la región recibe importaciones baratas que la afectan; Brasil dijo que defenderá su industria y empleo del tipo de cambio que reduce sus exportaciones.
EXPORTACION BARCO  (Foto: Photos to Go)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

América Latina podría lanzar una ola de proteccionismo contra productos extranjeros para cuidar la competitividad de sus industrias, luego de varios intentos fallidos por domar la fortaleza de sus monedas que ha disparado los costos de producir en casa.

La región está recibiendo importaciones baratas de naciones industrializadas, que aplican inmensos estímulos para reactivar sus economías, mientras espera que la demanda del mundo desarrollado por sus productos decaiga arrastrada por la crisis en Estados Unidos y Europa.

Después de obtener modestos resultados en su pelea por controlar la catarata de dólares que recibe con medidas cambiarias, subsidios, créditos preferenciales, exenciones tributarias a industrias y hasta impuestos a las inversiones financieras externas, Latinoamérica mira al comercio.

"Es imperativo defender a la industria brasileña y nuestros empleos de la competencia desleal, de la guerra cambiaria que reduce nuestras exportaciones", dijo la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, a principios de agosto durante el lanzamiento de un plan para proteger a la industria.

"Nuestro desafío es hacer todo eso sin recurrir al mismo tiempo al proteccionismo ilegal que tanto nos perjudica y que tanto criticamos", agregó.

Pero dentro de la legalidad no faltan las alternativas.

Desde Chile hasta México, capitales especulativos que llegan en busca de mejores rendimientos que en las economías centrales crean presiones similares, de distinto grado, y los precios altos de las materias primas que exporta la región no ayudan.

"Las monedas se están apreciando mucho y están perdiendo mucha competitividad, con lo cual si quieren preservar el mercado interno van a tener que complementar con medidas que traben las importaciones", explicó Ricardo Rozemberg, economista y consultor especializado en comercio internacional.

Por ahora, Latinoamérica como región impone menos medidas comerciales discriminatorias que el promedio mundial y también ha enfrentado menores restricciones, de acuerdo a un estudio elaborado por Rozemberg.

Pero la cosa cambia cuando se mira cada país: en el ranking mundial de Global Trade Alert, Argentina es el que más medidas usa detrás de Rusia, con esquemas antidumping, salvaguardas y derechos compensatorios, precios de referencia y licencias de importación no automáticas sobre cientos de productos.

Brasil se encuentra en sexto lugar del ranking. China, Estados Unidos, Alemania, Francia son los más afectados por las medidas adoptadas en la región.

China lleva las de perder

Los productos de China, que han desplazado en algunos países sudamericanos a Estados Unidos como principal socio comercial y exporta a la región desde electrónicos hasta tabaco, son los primeros en la fila para recibir un eventual golpe.

Las exportaciones estadounidenses y de naciones europeas también podrían chocar frente a un muro de nuevas medidas comerciales discriminatorias, que ayudarían a las industrias locales a resistir los mayores costos por las monedas fuertes.

"Siguiendo el debate en Brasil y de alguna forma viendo Argentina, probablemente sean los productos chinos los que están ocupando el primer lugar de eventual castigo", dijo Osvaldo Rosales, director de Comercio Internacional e Integración de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) de Naciones Unidas.

Sólo en el 2010 las importaciones de Latinoamérica y el Caribe desde China treparon 42% frente al año anterior, desde la Unión Europea 28% y desde Estados Unidos 26%, según datos del International Trade Centre de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio.

Durante el mismo lapso, las importaciones de Latinoamérica y el Caribe provenientes de sus propios vecinos solo subieron 5%.

"Es bastante obvio que la región tiene que fortalecer su mercado regional, sea por mecanismos de precaución frente a una eventual crisis en el norte o sea porque tenemos activos que estamos subutilizando", sostuvo Rosales.

Ya los gobiernos sudamericanos acordaron la semana pasada en un encuentro del bloque Unasur en Buenos Aires estudiar la posibilidad de formar cadenas productivas regionales y redirigir el comercio hacia adentro de la región latinoamericana.

Un mayor comercio dentro de la misma región con barreras o restricciones arancelarias a países no latinoamericanos podría frenar la catarata de productos baratos de otras partes del mundo y ser un colchón para la balanza ante la posible caída en la demanda de sus socios industrializados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"En una situación en la cual Estados Unidos y la Unión Europea están ralentizando sus economías y van a ser socios comerciales más débiles, aumentar el comercio intrarregional sí que hace sentido", dijo Natalia Saltalamacchia, directora del Centro de Estudios y Programas Interamericanos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Pero la desventaja es que estas medidas son complicadas de revertir con rapidez: una vez que un sector industrial se adapta a producir con esquemas artificiales de protección es difícil en términos económicos y políticos quitarle la ayuda.

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×