La Fed se quedó sin ‘balas’, por ahora

Expertos señalan que EU requiere de cambios fiscales para poder reactivar la recuperación; afirman que la incertidumbre generará problemas a las empresas para definir sus planes de inversión.
crisis  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El discurso del presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, confirmó lo que más temían los mercados: el Banco Central estadounidense ya llegó al límite de sus recursos en política monetaria y no tiene mucho qué hacer, coinciden economistas.

En medio de una elevada incertidumbre, los inversionistas buscarán alguna señal que les ofrezca una idea clara de hacia dónde se dirige la hasta ahora mayor economía del mundo. No hay muchas esperanzas, el riesgo de recesión se ha incrementado y el pesimismo seguirá rondando el comportamiento de los mercados financieros mundiales, advierten los especialistas.

Este viernes, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, negó que vaya a haber una nueva ronda de estímulo monetario similar al QE2, tal como algunos analistas lo habían previsto.

El titular de la dependencia dijo que el Banco Central de EU hará todo lo que pueda para apoyar a la debilitada economía estadounidense, pero resaltó los límites que la Fed tiene para operar en favor de una mayor estabilidad.

"Gran parte de las políticas económicas que funcionan como soporte del crecimiento a largo plazo están fuera del alcance del Banco Central", indicó Bernanke.

No hay estímulo monetario, porque la Fed ya llegó al límite en el uso de su política monetaria, y más allá de eso podría ponerse en riesgo la estabilidad macroeconómica de EU, puntualiza Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank. 

Para las perspectivas de largo plazo de la economía estadounidense sería negativo (aplicar más estímulos monetarios) y "la Fed está consciente de ello y percibe que se encuentra en una situación aún insostenible, pero que tiene que cambiar en la parte fiscal, que es especialmente donde se tienen que tomar decisiones difíciles".

La realidad es que la economía de EU y la Eurozona siguen bajo fuerte presión ante los desequilibrios tan importantes que enfrentan en la parte fiscal, por un lado, y la deuda de varias economías europeas.

"Mientras no tengamos una solución clara y convincente a la vista, especialmente en la parte y del lado del Congreso de EU, el potencial de estancamiento prolongado existe y el nerviosismo en los mercados financieros seguirá con elevados niveles de volatilidad", advierte Correa.

En opinión del subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, Eduardo Ávila, el mercado se hizo muchas ilusiones sobre los comentarios que este viernes dio el presidente de la Fed; sin embargo, considera que si la economía de EU muestra un deterioro más profundo "veremos un Banco Central tratando de hacer algo con las herramientas que le quedan".

Sin embargo, aclara que el problema ya no está en la política monetaria, sino en la fiscal. "Primero hay que tratar de bajar la incertidumbre, que finalmente es lo que necesitan las compañías para poder invertir y, segundo, la medicina va a ser lenta porque EU tiene que sanear sus finanzas y hacer cambios estructurales y una reforma fiscal de fondo".

En los próximos días los mercados financieros mantendrán este ánimo de incertidumbre por el temor a una recesión y tienen miedo de una Fed que pueda actuar tarde, por lo que a los inversionistas les costará mucho definir tendencias, sobre todo porque los datos económicos malos pegarán.

Dice que en estos momentos los mercados se encuentran asimilando el discurso del presidente del Banco Central y la revisión a la baja hacia 1% en el PIB de EU del segundo trimestre.

"La Fed ya no puede hacer nada. Todavía vamos a ver bastante incertidumbre, no solo por el curso de la economía sino por el de las políticas que se apliquen -fiscal y monetaria-; hay gran incertidumbre de qué puedan hacer dado el estrecho margen que tienen".

El mensaje del presidente de la Fed, Ben Bernanke, fue claro: no más estímulos a una economía que por sí sola no puede sostenerse, agrega Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody´s Analytics.

"El presidente del Banco Central de EU está consciente de dos cosas: por un lado, después de todo el arsenal monetario utilizado, no hay mucho más que hacer en términos monetarios; por otro, la Fed no está para darle gusto o atender las exigencias de los mercados, sino para enfocarse a dar las soluciones de raíz a la debilidad económica y fortalecer las fuentes fundamentales del crecimiento permanente de la economía estadounidense".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En este sentido, al parecer Bernanke está regresando un poco a la ortodoxia monetarista en la cual el Banco Central hace lo que puede por la economía, pero no por los mercados; de tal manera, que el sistema por sí mismo tiene que empezar a limpiar sus propias distorsiones.

De hecho, Coutiño asegura que el mensaje del presidente de la Fed enfatiza que lo importante es el crecimiento de largo plazo, el cual depende de los fundamentos económicos que, según él, no se han visto dañados de manera significativa durante los 3 años de bajo crecimiento y recuperación.

Ahora ve
Así han ayudado los eclipses a la humanidad a lo largo de la historia
No te pierdas
×