Nuevo golpe económico acecha a México

Una fuerte desaceleración en la economía de EU golpearía al país como en la recesión del 2008: S&P; para 2012 el menor crecimiento mundial afectará el mercado interno en México, dijo la calificadora.
peso  (Foto: Karina Hernández)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

De ocurrir una desaceleración significativa del crecimiento económico de Estados Unidos, México registraría una caída en las exportaciones del sector manufacturero y una menor demanda interna, como sucedió en 2008 y parte de 2009, alertó Standard & Poor's (S&P).

La calificadora de riesgo crediticio destacó que los ingresos de la industria del turismo y los flujos monetarios extranjeros, incluyendo las remesas, también podrían contraerse.

Si la desaceleración en la Unión Americana persiste y se traduce en menores ventas y mayor restricción crediticia en México, los mayores costos de financiamiento podrían erosionar los menores ingresos operativos y deteriorar los índices de cobertura de intereses de las compañías mexicanas.

Asimismo, S&P consideró que en 2012 el menor crecimiento económico mundial reducirá en cierta medida la demanda y el consumo interno de México para las diferentes industrias, lo que podría debilitar el desempeño operativo y financiero de las empresas.

En su reporte "Empresas en América Latina mantendrán, por ahora, su calidad crediticia pese al lento avance de la economía de Estados Unidos y a los problemas de la deuda de Europa", resaltó que México y Centroamérica podrían resentir el mayor impacto por una desaceleración más pronunciada.

No obstante, señaló que en el corto plazo, el impacto de una débil recuperación económica de Estados Unidos y de la reciente baja de calificación soberana de ese país, aunado a los problemas de la deuda en algunos países de Europa, tienen poca probabilidad de afectar la calidad crediticia de los emisores corporativos de América Latina.

Standard & Poor's indicó que dado que muchos de los emisores en la región cuentan ahora con balances más sólidos y más líquidos en comparación con los que tenían durante la crisis de 2008, están relativamente mejor posicionados para sortear la desaceleración estadounidense.

Sin embargo, dijo, considerando que la capacidad de las economías de América Latina es algo limitada para que se expandan por sí mismas, un deterioro económico prolongado en Estados Unidos presionaría el desempeño de estos emisores más adelante.

Además, aunque el contagio proveniente de los problemas de deuda de Europa no ha alcanzado todavía a la región, la profundización de la crisis podría afectar el crecimiento de los ingresos de las empresas en América Latina y reducir su flexibilidad para refinanciar deuda, abundó.

Comentó que la baja de la calificación soberana de Estados Unidos y la inestabilidad económica mundial afectará de manera diferente a cada país, y el impacto dependerá en gran medida de las políticas con que responda cada gobierno.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Así, agregó, los emisores de México y algunos de Centroamérica y el Caribe podrían resentir el mayor impacto, debido a los históricos estrechos vínculos entre la producción industrial estadounidense y los flujos monetarios y PIB de estos países.

Mientras, para los emisores de Sudamérica es más probable que les afecte el debilitamiento de los precios de las materias primas derivado de la desaceleración económica mundial -más que el anémico crecimiento económico de Estados Unidos.

Ahora ve
“Hay culpa de ambas partes”, dice Trump y se va contra directivos y medios
No te pierdas
×