El debate por un gasto 2012 austero

A causa de la elección en México, los actores políticos buscarán más recursos, prevén fiscalistas; sin embargo, advierten que poco más de 90% del presupuesto programable ya está comprometido.
balance  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aunque la propuesta de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para 2012 -que enviará el Ejecutivo a la Cámara de Diputados el próximo 8 de septiembre- se espera inercial y sin sorpresas en materia de nuevos impuestos, la negociación se anticipa difícil y complicada advierten expertos fiscales.

Al día de hoy no hay indicios que permitan prever que la Secretaría de Hacienda propondrá cambios fiscales trascendentes que incrementen el nivel de recaudación que hoy registra México, coinciden expertos en impuestos de las firmas KPMG, Ernst & Young y PwC y aclaran que -como sucede cada año- probablemente vuelvan a utilizar el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) para obtener más ingresos.

Sin embargo, aseguran que la discusión se complicará por el lado de los Egresos. En un año electoral todos buscarán "jalar la cobija" para llevarse más recursos, indican los expertos. Alrededor de 90% del gasto no se puede tocar, ya está comprometido, dice Ricardo Villalobos socio del área legal de la firma de consultoría Ernst & Young.

"No hay mucho de dónde jalar, porque no hay tanto dinero y mientras no hagamos una reforma fiscal seria que incremente la recaudación tributaria tanto de impuestos federales como de impuestos locales, lo único que estamos haciendo es dividir en más el mismo pastel, pero no lo estamos haciendo crecer y deberíamos estar preocupados por hacerlo crecer", resalta.

De hecho, el margen de maniobra que le queda al Gobierno federal es muy bajo y cualquier política anticíclica que quisiera poner en marcha -a través de mayor gasto en infraestructura o una política social en serio-, se verá muy limitado.

"Un Presupuesto socialmente responsable requeriría, o un recorte fuerte del gasto para poder transferirlo hacia áreas productivas, o bien un incremento de los ingresos para levantar los niveles de inversión pública que puedan suplir un poco la caída en inversión privada", indica.

Seguramente las discusiones del paquete económico para 2012 serán a nivel del reparto de los recursos y  no necesariamente a nivel recaudatorio, agrega Alejandro Aceves, Socio de la Práctica de Impuestos Corporativos de KPMG.

Sí se ve un poco complicado, puntualiza. No obstante, "hasta hoy no se tiene alguna señal que establezca, o que nos dé claridad, que habrá cambios al interior de las leyes; por tanto, en este momento no creemos que pueda surgir algún impuesto y podrían obtener algo por el lado del IEPS, pero ya se les está agotando".

En su opinión, "hay que ser realistas, soportar la recaudación y la necesidad de crecimiento económico de un país a partir del consumo de este tipo de productos sería una política fiscal errónea".

Sin embargo, asegura que no hay expectativas de una reforma fiscal importante en términos de cambios a las leyes que existen o bien, la publicación o el surgimiento de nuevos impuestos. "En realidad, lo que esperamos es un marco fiscal similar al que hoy en día tenemos".

Aunque resalta que la necesidad que tiene México para incorporar nuevos impuestos o llevar a cabo la famosa reforma fiscal integral no es nueva, "nos parece que seguirla postergando retrasa lo que pudiera ser el resurgimiento, o no en términos de economía, para el país sobre todo en un entorno global que se antoja muy complicado, con un escenario económico muy difícil para 2012".

Pedro Carreón socio de Impuestos de PwC también anticipa que no habrá nuevos impuestos. "A lo mejor adecuaciones en algunos que ya existen, pero que no representen un costo o reducción importante para las empresas".

Por el lado del gasto "ya todo está destinado para algunos rubros; habrá que ver nada cuánto van a dar para propaganda (por las elecciones de 2012) y es ahí en donde se estará repartiendo el dinero, pero en lo general el Presupuesto será muy similar al de años pasados y vería mayores gastos en difusión tanto a partidos políticos como a las mismas instituciones para dar mayor difusión a sus programas".

Si hay alguna sorpresa, puede ser por el IEPS. "Casinos ya tiene un impuesto sobre IEPS y probablemente le quieran dar otra pellizcadita a la base".

Bajo este escenario no hay mucho que hacer, puntualiza Alejandro Aceves de KPMG, pero si se busca un impacto inmediato en términos de recaudación claramente estos tendrían que venir directamente del consumo, vía impuestos indirectos.

"No hay otro escenario más que aumentos, ya sea a las tasas del impuesto que hoy en día existen o bien la creación de nuevos impuestos, pero este último escenario ha sido señalado que no va a existir y tampoco se habla de aumento en tasas por tanto cuesta trabajo anticipar que pudiera darse".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ricardo Villalobos, de Ernst & Young, dice que desde hace muchos años México siempre está enfrentando un problema de baja captación tributaria y aun cuando se tienen pocos ingresos tributarios, el nivel de gasto público es bajo, no es el deseado y "también tenemos años en donde la presión de los estados es ir a tomar más dinero federal, y tampoco se vislumbra que el Ejecutivo presente una reforma fiscal importante, ni que los gobiernos estatales estén pensando en reformas fiscales locales que les permitan mejorar su posición recaudatoria y con ello incrementar el gasto".

Una de las grandes reformas que necesita el país es la fiscal, pero políticamente no es el mejor momento. "Realmente hacerla sería un acto de extrema valentía, proponer una reforma sería un acto de extrema responsabilidad por quien lo haga, pero se ve complicado porque el año que viene es un año político".

Ahora ve
Latinoamérica tiene mucho por hacer para frenar el acoso sexual, dice la CEPAL
No te pierdas
×