Estímulos, la apuesta de Obama para EU

En un discurso la noche del próximo jueves, el presidente propondrá formas de estimular el empleo; pero los legisladores podrían no ser capaces de unirse en torno a cualquier proyecto del mandatario.
obama saludando  (Foto: CNN)
Charles Riley
NUEVA YORK -

Ahora es el momento de actuar.

Ese es el mensaje que la Casa Blanca llevará al Congreso cuando los legisladores regresen a trabajar esta semana.

En un discurso la noche del próximo jueves, se espera que el presidente Obama argumente que el Gobierno debe hacer más para estimular el crecimiento del empleo, la inversión y la expansión económica.

"Voy a proponer formas de poner a Estados Unidos de vuelta al trabajo en las que ambas partes puedan estar de acuerdo, porque todavía creo que ambas partes pueden trabajar juntas para resolver nuestros problemas", dijo el presidente Obama en un discurso el Día del Trabajo.

¿Por qué ahora? Después de años de crecimiento modesto, la economía está flotando justo por encima de la velocidad mínima de sustento, y el riesgo de que el país caiga en recesión va en aumento. Las contrataciones se han paralizado, la tasa de desempleo se mantiene por las nubes y los problemas sistémicos continúan inmovilizando al mercado de viviendas.

Pero incluso con la desaceleración de la economía, los legisladores podrían no ser capaces de unirse en torno a cualquier propuesta que Obama exprese. Después de todo, ahora hay muy poco compromiso y bipartidismo en Washington.

"No creo que las medidas de impulso a la economía estén sobre la mesa si requieren de nuevos gastos", dijo Craig Jennings, director de política fiscal federal en OMB Watch, un grupo que vigila el gasto federal.

Sin embargo, la Casa Blanca espera algo de acción. Los detalles del plan se mantienen bajo llave, pero aquí están algunas ideas que Obama probablemente esté considerando:

Banco de infraestructura: Los demócratas -y Obama, en particular- adoran hablar acerca de inversiones en infraestructura. Una prioridad máxima: Un 'banco de infraestructura' nacional.

Así es como funcionaría: después de una primera ronda de financiamiento -tal vez apenas unos 10,000 millones de dólares- el banco ofrecería préstamos para dar a los proyectos del sector privado una sacudida de dinero. Con el tiempo, los intereses pagados sobre los préstamos harían autosuficiente al banco.

Crédito fiscal por nuevas contrataciones: Ofrecer a las empresas un crédito fiscal si contratan a trabajadores sin empleo. Esa era la idea detrás de la ley HIRE, una pieza de legislación de 13,000 millones de dólares que estuvo vigente durante la mayor parte de 2010, pero ya ha caducado.

Algo similar podría estar en proceso ahora, con un conjunto modificado de incentivos destinados a fomentar la contratación.

Ampliar los apoyos por desempleo: Esta ayuda fue extendida al actual máximo de 99 semanas en 2009 y reautorizados en cinco ocasiones desde entonces, más recientemente a finales del año pasado. Esa extensión de 13 meses costó a los contribuyentes 56,500 millones de dólares.

La fecha límite para solicitar beneficios federales extendidos vence la primera semana de enero. La administración podría pedir al Congreso una nueva prórroga. La idea es dar a la gente más dinero para gastar, lo que alentará a las empresas a contratar trabajadores extra para satisfacer la demanda.

Acuerdos de libre comercio: Los políticos de ambos 'bandos' concuerdan en que aprobar acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Colombia y Panamá sería bueno para la economía.

Los acuerdos ya han sido negociados y cuentan con un significativo apoyo bipartidista, pero han permanecido atrapados en el limbo durante varios años mientras el Congreso se estancaba con otros temas. Los legisladores podrían aprobar finalmente los acuerdos pronto, con un poco de insistencia extra por parte de la administración de Obama.

Reforma de patentes: Antes de escapar a su receso de verano, el Congreso estaba a punto de aprobar un proyecto de ley que cambiaría radicalmente la forma en que el Gobierno maneja la propiedad intelectual.

La idea es que, aliviar la acumulación masiva de patentes pendientes, proporcionaría un estímulo económico a medida que el proceso comienza a trabajar con mayor eficacia. Pero los escépticos abundan, y muchos de ellos afirman que el proyecto de ley no reduciría los litigios.

Recortes a impuestos de nómina: Gracias al acuerdo fiscal que se logró a finales de 2010, los trabajadores estadounidenses disfrutan de cheques más grandes este año, una medida de estímulo que costó 112,000 millones de dólares.

Los empleados normalmente pagan 6.2% por sus primeros 106,800 dólares de salario a Seguridad Social, pero ahora están pagando sólo 4.2%. La rebaja de impuestos se vence al final de este año, y a los demócratas les gustaría extenderla.

Programa de entrenamiento laboral subvencionado: El Gobierno podría proponer un programa inspirado en la iniciativa 'Georgia Works' que permitiría a aquellos que reciben seguro de desempleo ser colocados en una empresa local por un máximo de ocho semanas de entrenamiento.

A los participantes no se les paga, pero consiguen mantener sus beneficios por desempleo y reciben un apoyo de hasta 240 dólares para transporte y otros gastos.

Ayudar a municipios a emitir bonos: El ahora expirado programa Build America Bonds podría estar de regreso.

Una popular iniciativa de la Ley de Recuperación llamada Build America Bonds permitió a las agencias estatales y municipales emitir bonos gravables, y el Gobierno federal subsidiaba el 35% de los pagos de intereses.

El programa podría ser revivido. Y el dinero que las agencias recaudaran podría ser utilizado para reconstruir carreteras, reforzar puentes y mejorar los sistemas ferroviarios.

Feria de repatriación de impuestos : Las corporaciones estadounidenses tienen actualmente más de un billón de dólares escondido en el extranjero, con el fin de evitar el pago de la tasa de 35% del impuesto sobre sociedades.

Si los legisladores aprueban la llamada feria de repatriación, a las empresas se les permitirá traer ese dinero de regreso a Estados Unidos, pagando una tasa impositiva reducida. En teoría, las empresas podrían optar por contratar a más trabajadores con ese dinero.

Esa medida debería significar un impulso para las arcas federales. Si un billón de dólares fueran traídos de vuelta a, digamos, una tasa de impuesto de 5%, el Tesoro recibiría 50,000 millones de dólares netos.

Ahora ve
Guerrero está bajo el asedio de 10 cárteles y más de 50 bandas criminales
No te pierdas
×