Un ‘mundo terrible’ para los mercados

Septiembre tuvo un pésimo inicio con un deprimente reporte laboral para EU, dice Paul R. La Monica; la probabilidad de 5 meses seguidos de pérdidas en las bolsas apunta a una volatilidad indefinida.
bolsa de valores pierde en hong kong  (Foto: AP)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

Quisiera, con disculpas a Louis Armstrong, reescribir su conocida canción ‘What a wonderful world': Veo pocas acciones en verde, el petróleo en rojo también. Veo cómo su valor se encoje. Para mí y para ti. Y pienso: qué mundo tan terrible. Veo cielos oscuros sobre Estados Unidos y Europa. Volamos hacia bonos más seguros. El (el índice de volatilidad) VIX está que arde. Cada día y cada noche. Y pienso: qué mundo tan terrible. 

Ya, no rima, pero es la verdad. La volatilidad, que definió al mercado en el mes de agosto, persiste en septiembre. El mes tuvo un pésimo comienzo la semana pasada con un deprimente reporte laboral (¿no es irónico que el dato difundido antes de celebrar el Día del Trabajo en Estados Unidos fuera que en agosto se crearon cero nuevos empleos?). 

El lunes y el martes pasados las acciones continuaron su caída en Europa y en la Unión Americana en medio de los temores sobre la frágil salud de prácticamente toda economía de mercado desarrollada. 

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó a un mínimo histórico de alrededor de 1.91%, y los precios del oro retrocedieron a 1,900 dólares la onza mientras los inversionistas huían hacia los llamados activos ‘de calidad'. Y no olvidemos el índice VIX. El llamado ‘barómetro del miedo' de Wall Street subió el martes por la tarde casi un 12% para ubicarse apenas por debajo de los 40 puntos. Cuando este indicador está por encima de 30 puntos, es una señal de intensa incertidumbre.

Qué mundo tan terrible, en verdad.

¿Hay pues alguna esperanza de que la turbulencia actual en el mercado, que ahora entra en un potencial quinto mes de pérdidas, finalice? No. 

"Desafortunadamente, no espero que la volatilidad termine pronto", opina Bill Stone, estratega en jefe de PNC Wealth Management. "Esta es una continuación del temor por la economía global. Gran parte proviene de Europa. Súmale el anémico crecimiento que registró Estados Unidos en la primera mitad del año y puedes ver por qué los inversionistas tienen constantes ataques de nervios", agrega. 

También Uri Landesman, presidente del fondo de cobertura Platinum Partners, cree que es posible que la volatilidad del mercado continúe durante septiembre. El experto espera que las fuertes ganancias ayuden a estabilizar el precio de las acciones, pero los reportes trimestrales que traerán esas noticias no llegarán hasta octubre. "No creo que veamos un respiro hasta que los informes sobre ganancias se conozcan en las próximas semanas. A corto plazo puede ser un periodo bastante volátil", anticipa.

Con todo, Landesman no lo ve todo negro. En su opinión, los problemas actuales de deuda en Europa y Estados Unidos son tan malos como los problemas financieros de antaño. "Llevo en esto 25 años, y sobreviví a la crisis de 1987, al estallido de la burbuja tecnológica y a la quiebra de Lehman. ¿Puede ser esta la cuarta mayor crisis? Es posible, pero yo creo que no". 

Stone coincide. El estratega de PNC Wealth Management piensa que Estados Unidos evitará otra recesión. Y si llegara a ocurrir, los inversionistas no pueden seguir ignorando la fortaleza del sector empresarial. Muchos negocios tienen saludables hojas de balance y están utilizando su dinero para incrementar los dividendos.

Landesman agrega que el mercado está demasiado obsesionado con las vicisitudes del euro. "Cuando la gente se centra desmedidamente en lo que sucede en Europa, suelo pensar que es una oportunidad de compra", señala.

Además, tiene la esperanza de que los serios desafíos fiscales que enfrenta Europa sirvan finalmente como una llamada de atención. "La buena noticia de este problema es que debería motivar a los gobiernos y a los bancos centrales a tomar medidas significativas que son necesarias", destaca.  

Esperemos que tenga razón. Sin embargo, Stone advierte que hasta que los líderes europeos demuestren a los inversionistas que pueden idear una solución real para los problemas de deuda que ahogan a los cinco PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), no hay razón para esperar un repunte en las acciones

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para estos momentos inciertos el consejo que ofrece Paul Nolte, director de la firma de inversiones Dearborn Partners, es que los inversionistas no intenten predecir cuándo tocará fondo el mercado para empezar a recuperarse. "¿Cuándo cambiará toda esta volatilidad? Odio decirlo, pero es muy difícil predecir cuándo se revertirá la tendencia. Los inversionistas deben mantenerse a la defensiva".

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney

Ahora ve
Oposición venezolana llama a rebelión contra Nicolás Maduro
No te pierdas
ç
×