El futuro de la UE divide opiniones

Mantener la unidad frente a los problemas de algunos países es tema de debate entre especialistas; la opción de expulsar miembros es evaluada, pero aplicarla sería un golpe al orgullo europeo, dicen.
euro moneda billete eurozona  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La ‘tragedia griega' asola a Europa, que no sólo enfrenta una crisis de deuda soberana, sino que su unión empieza a ser cuestionada y, en opinión de especialistas, ha sido motivo de volatilidad en los mercados financieros.

Las opiniones son encontradas. Mientras unos favorecen la expulsión de países en problemas, otros aseguran que el retiro de Grecia, Irlanda y Portugal de la Eurozona no sólo quitaría peso a esta región, sino que beneficiaría a las economías en problemas.

"Europa sabe bien cuál es la solución inmediata a su crisis, pero no la toma porque representa un golpe a su orgullo y una derrota a su inflexibilidad; es esta actitud europea la que ha sumido a la región en una crisis prolongada que amenaza con desestabilizar a la economía mundial", advierte Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics.

En su opinión, para que Grecia pueda acceder a este tipo de ajuste de precios, necesita abrir la posibilidad de una devaluación cambiaria, y la única manera de hacerlo es "saliéndose de la unión monetaria" y restableciendo su propia moneda a una paridad suficientemente competitiva que promueva las exportaciones pero que también genere inflación.

En el punto de vista contrario, si Grecia, Irlanda y Portugal salieran de la Eurozona, sentaría un mal precedente, destaca Manuel Valencia, director de los programas académicos de Licenciatura en Negocios Internacionales y Bachelor in International Bussiness (BIB) en el Tecnológico de Monterrey.

"Además, con lo nerviosos que están ahora los inversionistas, reduciría la credibilidad tanto del trabajo del Fondo Monetario Internacional (FMI), como del Banco Central Europeo (BCE). Hay mucha especulación y la salida de Grecia Irlanda y Portugal crearía un efecto dominó, una caída drástica en todo el sistema monetario europeo".

Lejos de ser una solución, perjudicaría al resto de la Unión Europea, sobre todo cuando parece ser que va rumbo a una recesión que amenaza con ser global, indica el académico.

Los debates en torno a las soluciones de largo plazo en Europa continuarán en los meses por venir, asegura Análisis Santander.

Esta semana se reunió el Consejo para el Futuro de Europa, en el que participan exlíderes europeos y autoridades económicas (Tony Blair, Joseph Stiglitz, Nouriel Roubini, entre otros) para buscar la manera de impulsar una figura Federal Europea que incluya una autoridad fiscal centralizada que en principio evitaría crisis soberanas como la actual y limitaría la probabilidad de una ruptura de la Eurozona.

Después de un inicio muy negativo en las primeras jornadas de septiembre, el desánimo se detuvo ante la negativa de la Corte Constitucional Federal de Alemania para condenar la participación de este país en el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera, además de que se percibe un menor deterioro económico global después de los mejores datos de perspectivas del sector servicios en Estados Unidos y de crecimiento económico en Alemania y Australia.

Lo que se trata en este momento es generar certidumbre en los mercados y una salida de esos países de la Eurozona daría el efecto inverso. "Lo que se necesita es que cumplan sus compromisos lo más pronto posible, pero al mismo tiempo el resto de la Unión Europea tiene que generar estrategias para estimular el crecimiento económico", resalta Manuel Valencia.

La enfermedad europea es la misma que la latinoamericana o asiática del pasado, por lo que la solución efectiva es bien conocida: un ajuste económico que sea suficiente para corregir los desequilibrios generados y debe venir tanto por el lado del gasto como por el de los precios, indica Coutiño.

"Hasta ahora los países europeos fiscalmente desarreglados, especialmente Grecia, solo han aplicado el primero de los dos componentes del ajuste: una reducción parcial del gasto, ya que al tener una moneda común se cierran el acceso al segundo componente, lo cual limita la efectividad del medicamento".

Como Grecia, Irlanda y Portugal no tienen la opción de devaluación cambiaria, todo el ajuste debe venir por el lado del gasto. "Ni siquiera tienen la opción de pulverizar la deuda a través de generar inflación, por lo que es entendible la resistencia social en Grecia, ya que todo el peso del ajuste debe llevarse a través del empobrecimiento de la sociedad vía reducción del gasto, de los salarios y las transferencias públicas".

Considera que la salida de Grecia tendría que ser fina y delicadamente negociada y anunciada por los propios europeos y, "en vez de presentarlo como un fracaso a los esfuerzos de integración, tendría que manejarse como un proceso de depuración, en donde la Eurozona se queda solo con los miembros que realmente cumplen con los requisitos de membresía".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es muy aventurado dar una postura, porque entonces entraremos en un tema en donde se generaría un club de ricos, en donde se quedan solo los que pueden y, entonces, ¿qué se estaría haciendo con el resto de Europa?", subraya el catedrático del Tec.

Más bien, "lo que debe buscarse es cómo centralizar la administración de las finanzas, independientemente de los gobiernos. Un ministro de finanzas europeo que es más complicado y con una visión de mediano y largo plazo", por lo que se anticipa que la volatilidad continuará en los mercados, dice Valencia.

Ahora ve
Comisión Europea impuso a Google una multa récord por prácticas anticompetitivas
No te pierdas
ç
×