El G7 falla en acuerdo anticrisis

El Grupo de los Siete no logró concretar medidas específicas sobre cómo combatir la desaceleración; además mostraron sus diferencias sobre el uso de la política fiscal entre Estados Unidos y Europa.
bernanke g7  (Foto: AP)
MARSELLA (CNN) -

Vagas promesas y una falta de acción de los países del G7 subrayaron las diferencias entre Europa y Estados Unidos y su falta de margen de maniobra ante la peor pérdida de confianza desde la crisis crediticia.

Tras semanas de turbulencias en el mercado, los ministros de Finanzas y banqueros centrales del grupo de las Siete Naciones más Industrializadas prometieron el viernes pasado  una respuesta coordinada a la desaceleración mundial, pero no ofrecieron medidas específicas y discreparon en su actitud sobre la crisis de deuda europea.

Mientras que Estados Unidos pidió a las grandes economías europeas que ofrezcan un apoyo "inequívoco" a los Estados periféricos en problemas para superar una crisis de deuda que está dificultando la recuperación mundial, el gran financista de la zona euro, Alemania, dijo que la prioridad es recortar los déficits.

"No hay sentido de dirección, algo totalmente esperado dado que no hay acuerdo sobre el camino de la política fiscal entre Estados Unidos y Europa, y no hay acuerdo sobre el camino de la política monetaria tampoco", dijo Gilles Moec, economista de Deutsche Bank en Londres.

"En cierto modo, es un comunicado que es una lista de limitaciones a las que se enfrentan los legisladores", dijo sobre el comunicado conjunto final que Francia, anfitriona de la cumbre, insistió en redactar pese a los reparos de otros miembros, luego de casi dos horas de conversaciones.

Aunque en un principio dijo que no hacía falta un comunicado, Francia cambió su parecer para enviar una señal de unidad a los mercados después de que Wall Street cayera casi 3% el viernes pasado.

"El comunicado fue a insistencia de los franceses, pero en la práctica no significa nada. Ni siquiera podemos ponernos de acuerdo en los problemas para poder ponernos de acuerdo en un análisis", dijo un funcionario del G7.

Los ya maltrechos mercados se vieron golpeados por la dimisión el viernes paado del representante alemán en el Banco Central Europeo (BCE) en protesta por el programa de compra de bonos del banco, mostrando divisiones en las esferas políticas europeas, al igual que el G7 mostró las diferencias a nivel global.

Sin palabras sobre estímulos coordinados

El texto de "términos de referencia" mundial, menos vinculante que una declaración formal del G7, reconoció tensiones en los mercados y claros signos de desaceleración en el crecimiento económico.

"Estamos comprometidos con una respuesta internacional fuerte y coordinada a estos desafíos", indicó el documento, sin ofrecer más detalles más allá de instar a los ajustes fiscales favorables al crecimiento.

El comunicado respaldó el plan de empleo de 447,000 millones de dólares del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, así como a la decisión tomada el 21 de julio por la Unión Europea de reforzar los poderes del mecanismo de rescate de la zona euro (EFSF, en sus siglas en inglés), pero disimuló las divisiones políticas.

Había circulado algo de especulación respecto a que los banqueros centrales del G7 podrían crear un estímulo monetario coordinado que implicara facilidades cuantitativas, pero un segundo delegado del grupo dijo que la posibilidad ni siquiera se había discutido.

"No es realista que el mercado espere que pongamos miles de millones sobre la mesa cada vez que nos reunimos", indicó.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dijo en la reunión del viernes pasado que confía en que Washington logre aprobar al menos una parte sustancial del paquete de empleo de Obama en el Congreso pese a la resistencia republicana, apuntó otro delegado.

Pero las autoridades estadounidenses señalaron que la mayoría de la reunión se dedicó a la crisis de deuda europea y la amenaza a sus bancos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Intentando suavizar los temores por la financiación de la banca europea, el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, dijo a la cumbre que los bancos europeos tienen unos 5 billones de dólares en garantías requeridas para acceder a fondos del Banco Central.

Aunque Japón dijo haber recibido la bendición del G7 para medidas unilaterales de cambio extranjero, los delegados dijeron que el tema ni siquiera se había tratado en profundidad en la reunión, y que el comunicado se había limitado a utilizar las palabras de declaraciones anteriores.

Ahora ve
Elefantes adultos salvan a bebé elefante que cayó al agua
No te pierdas
ç
×