Impuesto a telecomunicaciones sobrevive

La secretaría de Hacienda espera recaudar 7,478 mdp, aunque no ha cumplido las metas del gravamen; es erróneo pensar que estos servicios son de lujo, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit.
Impuesto a telecomunicaciones es nocivo  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aunque la industria y especialistas del ramo advierten de los efectos nocivos del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a las Telecomunicaciones, legisladores reconocen que es prácticamente nula la posibilidad de derogarlo.

"Dado que se ha ido reduciendo la cantidad que puede recaudar el Estado de este impuesto a las Telecomunicaciones, es muy difícil que se llegue a eliminar; no obstante, varios diputados haremos la lucha para que se siga poniendo en la palestra y en la discusión pública este impuesto y que, en su caso, se derogue", aseguró el diputado del Partido Verde, Rodrigo Pérez-Alonso.

El también presidente de la Comisión Especial de Acceso Digital dijo que existe mucho descontento sobre este impuesto entre industriales del ramo, quienes han solicitado expresamente que se derogue por los efectos nocivos que ha causado al crecimiento del sector.

De acuerdo con la iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación 2012, el Gobierno federal contempla recaudar 48,402.5 millones de pesos por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), de los cuales 7,478.5 millones corresponden al rubro denominado Redes públicas de telecomunicaciones.

Pérez-Alonso puntualizó que, en la Ley de Ingresos 2011, aprobada por el Congreso, se proyectó un monto de 7,206.8 millones de pesos. "A junio pasado, la estimación que se hizo de recaudación de este impuesto fue de 3,500.2 millones de pesos, pero el monto que se obtuvo ascendió a 3,437.3 millones de pesos, lo cual implicó una disminución de 62.9 millones de pesos con relación a lo estimado", indicó el diputado.

Una visión errónea es pensar que las telecomunicaciones son un bien de lujo, destaca un estudio de The Competitive Intelligence Unit, el cual menciona que, a pesar de que su nivel registra una caída sostenida y generalizada, el Impuesto Especial de 3% a Productos y Servicios más el incremento del IVA de 15% al 16% afectan directamente al consumidor final, lo que se traduce en una aumento generalizado en los precios de 19.5% al tomar en cuenta el total de estas cargas impositivas.

La evidencia muestra que el alto costo impositivo lo termina pagando el usuario final, ya que se le transfieren todos los gastos del servicio, lo cual disminuye la competitividad nacional respecto a nuestros principales socios y competidores.

Tomando en cuenta el nivel socioeconómico predominante en el país (niveles D y E), de los cuales 85% cuenta con un plan de prepago y cuyo consumo es menor al resto, es posible decir que con una recarga promedio de 100 pesos al mes se les castiga con 5.2% de su consumo con estos impuestos.

El estudio también considera que los impuestos que entraron en vigor en enero de 2010 han afectado el crecimiento de la industria, ocasionando una pérdida de 3,194 millones de pesos.

Esta disminución en los ingresos se traduce en una merma de 3.23% de los ingresos de las telecomunicaciones en su conjunto, lo que no solamente representa un impacto negativo al aparato productivo nacional, sino que además ha reflejado una recaudación 40.5% menor a la esperada por este concepto.

Según Judith Mariscal, de Telecom-CIDE, un estudio cuantitativo realizado por ese organismo muestra que por cada dólar de reducción de impuestos en el sector de telecomunicaciones (fijo y móvil) se crearían de 18 a 120 dólares adicionales en PIB durante el periodo de 2009 a 2014.

Para el caso de telefonía móvil, al disminuir impuestos el aumento en la penetración del sector sería del orden de 0.9 % a 1.5%, lo cual significa un aumento de 900 a 1,800 de suscriptores adicionales.

La creación de riqueza en el PIB acumulado sería desde 1.8 a 7.2 mil millones de dólares. (0.03 a 0.09% de PIB adicional para 2014). La disminución en recaudación en impuestos sería -en el caso conservador- de 126 millones de dólares y si éste se compensa con el incremento en el PIB, la ganancia sería de 465 millones de dólares.

El diputado Rodrigo Pérez-Alonso puntualizó que el IEPS a Telecomunicaciones "desde nuestro punto de vista es regresivo y no ha cumplido las metas recaudatorias por las que se instituyó. Para nosotros, es un impuesto que afecta la calidad y cantidad de servicios que pueden ofrecer o que pueden consumir los mexicanos, porque eleva el costo significativamente".

Precisó que actualmente lo único que no está gravado es el servicio a Internet, "pero si se está aplicando un impuesto a un servicio, por ejemplo, de triple play, hay que desagregar Internet y gravar los otros dos, pero con la convergencia ya cada vez es menos la posibilidad de separar estos servicios", indicó.

El legislador puntualizó que la demanda de los diputados y diferentes Cámaras empresariales es que se derogue este impuesto porque su única meta es la recaudación, "que no es mucha".

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×