A 3 años de Lehman, el mundo empeora

Rescates billonarios para levantar la economía mundial no dieron resultados, critican economistas; la crisis se fortalece por los elevados déficit fiscales y las deudas de los países desarrollados.
dolar euro  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El mundo parece no haber aprendido la lección a tres años de haber iniciado la peor crisis económica de la historia moderna, por el contrario, el legado parece ser el que ahora se asume que quien se ‘porte mal' será rescatado, dicen economistas.  La bancarrota del emblemático banco de inversión estadounidense, Lehman Brothers, no solo puso fin a una institución de 158 años de antigüedad, que había sobrevivido a guerras mundiales y al colapso de la administración de capital a largo plazo, sino que fue el inicio de una radical transformación en la estructura económica mundial.

"Estamos viendo la continuación de una crisis que nunca se solucionó. Se dio una aspirina para una enfermedad que era mucho más grande", asegura el economista en jefe de BCP Securities, Walter Molano.

A 36 meses el problema no se ha resuelto, a pesar de los rescates a bancos, a diversas economías, a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, inyecciones de liquidez, bajas tasas de interés.

Por el contrario, los intentos por llevar a la economía mundial a una senda de crecimiento sostenido, tras enfrentar una severa recesión, no dieron resultados, y hoy el mundo vive la continuación de una crisis que durante 2008 y 2009 dejó en el desempleo a más de 8.5 millones de trabajadores y que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2011 alrededor de 205 millones de personas no encuentran trabajo.

En el primer trimestre de 2009, los estadounidenses vieron 1.3 trillones de dólares de riqueza evaporarse, conforme el mercado de valores y el valor de las casas continuaron bajando, de acuerdo con un reporte de la Fed.

La riqueza de las familias cayó a 50.4 trillones, de acuerdo con el flujo de fondos reportado por el banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal. La posesión de acciones de los estadounidenses se desplomó 5.8% a 5.2 trillones y la tenencia de fondos de inversión se redujo 4.1% a 3.3 trillones, mientras que el valor de sus casas cayó 2.4% a 17.9 trillones.

El 29 de septiembre de 2009, el Índice Dow Jones se hundió 7%, el peor dato diario en su historia; el Standard and Poor´s 500 cayó 8.23%, el más fuerte en 21 años; y ese día, la Bolsa Mexicana de Valores bajó 6.40%, el desplome más pronunciado desde 2000.

Rescates billonarios

Tras la crisis de 2009, se canalizaron alrededor de 3 billones de dólares entre rescates a diversas instituciones, programas de estímulos  y otras iniciativas financieras, de acuerdo con datos de la Reserva Federal, la Casa Blanca y el Tesoro de los Estados Unidos.

Esta cifra es equivalente al Producto Interno Bruto (PIB) de México y Brasil, sumado (de alrededor de 1 y 2 billones de dólares, respectivamente).

La Fed ha mantenido la tasa de interés de referencia en Estados Unidos en un rango variable de 0% a 0.25% desde diciembre de 2008, con objeto de abaratar el costo del dinero. Ha adquirido 1.7 billones de dólares en bonos del Tesoro de Estados Unidos con el fin de inyectar liquidez a la economía y el QE2, un programa de alivio cuantitativo llevó a la Fed a comprar bonos del tesoro por 600,000 millones de dólares.

Europa tampoco se ha quedado atrás en esta ronda de salvamentos a bancos y economías. Estimados de la Entidad Europea de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés), indican que el rescate a diversas economías y otras entidades asciende a 864,800 millones de euros, con cifras a abril pasado.

Molano ve el mundo exactamente igual. Nada ha cambiado en tres años y esta es una continuación de la crisis de 2008, pero en forma mucho peor. "La situación  de los Gobiernos es ahora más complicada de lo que estaba hace tres años por temas de rescates, expansión monetaria, y especialmente en el mundo desarrollado muchos gobiernos han aumentado su nivel de endeudamiento de forma importante".

Las economías están un poco más desgastadas, dice, y por tanta expansión monetaria que se ha dado ya hay presiones inflacionarias en el ámbito global. En el sector financiero, especialmente Wall Street, los banqueros, se malacostumbraron al hecho que podían ser rescatados por los Gobiernos cuando tomaban malas decisiones.

Las malas costumbres

Hoy todavía está presente el mismo abuso que había antes en lo que es pago, salarios de ejecutivos de Wall Street, hay el mismo mal manejo tomando riesgos y sigue el apalancamiento en el sistema financiero, utilizando derivados que fueron los instrumentos que causaron los problemas".

El problema que enfrentan las dos locomotoras mundiales -Europa y Estados Unidos- es que entraron en un desequilibrio fiscal muy fuerte, que los ha llevado a endeudamientos que parecen imparables, con todo el dinero que se gastó en los rescates tanto de bancos, economías y empresas.

"No se han arreglado la falla estructural de las economías, que implica ajustar las cuentas fiscales, y sólo se ha tratado de ganar tiempo y se han ido posponiendo los ajustes fiscales, los cambios estructurales y las reformas que realmente necesitan estas dos regiones, lo cual hace que ante la debilidad de los fundamentos económicos, y al retirarse los estímulos, la recuperación no haya tomado una trayectoria ni sostenida ni saludable".

El mundo no está viviendo una nueva crisis, sino una fase agravada de la crisis original que "Ya está dando señales de ser crónica y puede ser más fuerte que la primera porque ahora hay dos focos de insurrección muy importantes: Europa y a EU".

INFOGRAFÍA: A tres años de la caída de Lehman Brothers

La economía mundial está sumergida en un problema más grande que el anterior, y ahora no ha sido causado por los mercados emergentes que tradicionalmente eran señalados en el pasado. "Son ahora las economías desarrolladas, las que antes exigían a los emergentes ser disciplinados, las que cometieron el mismo error y quedaron entrampados en el mismo problema que ellos intentaban solucionar con los emergentes", resalta Coutiño.

Los desequilibrios financieros en los que se incurrió a raíz de 2008 para tratar de reactivar a las economías desarrolladas no han funcionado y ya tienen que corregirse, agrega Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Desde su punto de vista, el mundo vive las secuelas de la crisis de 2008 y los desequilibrios no se han resuelto y en algunos casos se han ampliado en varias de las economías desarrolladas como EU y Europa.

"El crecimiento que se ha tenido en la deuda pública de muchos de estos países, es un desequilibrio muy importante en esas economía que tarde o temprano tiene que corregirse. A raíz de la crisis de 2008, se utilizaron recursos de generaciones futuras para tratar de mantener en estos años un nivel de gasto a costa de un menor nivel de gasto en el futuro".

La apuesta fue generar un mayor crecimiento que hiciera más fácil pagar ese préstamo que tomaste de generaciones futuras. "El problema es que la economía no está creciendo y hoy en día se tiene ese desequilibrio, lo cual implica menor nivel de gasto para esta generación y las siguientes".

Ahora ve
Autoridades de España confirman 13 muertos por ataque en La Rambla
No te pierdas
×