Mercados piden ‘bailar twist’ con la Fed

Analistas prevén que el banco central de EU anuncie el plan nombrado así para estimular la economía; el programa, aplicado en 1961, mantendría bajas las tasas de largo plazo para alentar el consumo.
dólares  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El consenso en los mercados financieros anticipa que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos anunciará este miércoles un nuevo programa que impulse a la debilitada economía estadounidense.

No será una extensión del QE2 (la segunda ronda de alivio cuantitativo, concluida en junio anterior), ni un QE3, sino que las apuestas se inclinan hacia la ya conocida 'Operación Twist' que se aplicó en 1961. El temor es que la Fed no anuncie nada, con lo que los mercados reaccionarían negativamente en un entorno mundial que se ha deteriorado por la crisis en diversos países de la Eurozona.

El efecto que busca es reducir o mantener las tasas de interés de largo plazo y que la gente obtenga créditos hipotecarios y ciertos préstamos con esas tasas, lo que apoyaría a los consumidores estadounidenses, dicen analistas de Santander, Banorte-Ixe y de la Consultoría de Análisis Prognosis.

La operación consiste en que la Fed salga a vender bonos de corto plazo y recoja liquidez, misma que devuelve al sistema a través de la compra de bonos de largo plazo, en papeles de 10, 20 y 30 años, sin modificar su hoja de balance.

Un análisis de Titan Alon y Eric Swanson, especialistas del Departamento de Investigación Económica del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, encuentra que cuatro de los seis posibles anuncios de ese plan para mover el mercado tuvieron efectos estadísticamente importantes y que el programa causó acumuladamente una reducción importante, pero moderada, de 0.15 puntos porcentuales en los rendimientos del Tesoro a largo plazo.

Una caída en las tasas de interés de esta magnitud podría ser relevante, indican. Por ejemplo, 0.15 puntos porcentuales es la respuesta típica al rendimiento del Tesoro a un recorte no anticipado de 100 puntos base en la meta de tasas de fondos federales.

"No hay una fórmula mágica, sino que la medida que tome se suma a una de las muchas acciones, iniciativas y decisiones que hemos visto en los últimos tres años y el gran reto es hacer que la confianza al final renazca en EU y se traduzca en mayor consumo", dice Carlos Ponce Bustos, director general Adjunto de Análisis de Banorte-Ixe.

Considera complicado anticipar el tamaño de una baja en las tasas de interés con esta medida, pero lo importante es que a partir de esto se puede generar una mayor iniciativa o un mayor estímulo para que otras economías también recorten su tasa en general.

Si con esto puede finalmente construirse un tema de mayor confianza, "no estaría tan seguro que (el problema que enfrenta EU) se estuviera resolviendo, pero a lo mejor da un poco más de tiempo", aunque considera lamentable que exista un enfrentamiento político en EU, que también el tema de confianza y "no solo en EU, sino también repercute en el ámbito internacional".

El consenso de los analistas en EU anticipa que la Fed decidirá reemplazar bonos de corto plazo por otros de largo plazo (Operation Twist) en su portafolio de 1.65 trillones de Treasuries, agrega Análisis Santander.

Aunque dicha medida puede inducir una baja marginal en el rendimiento de los bonos a 10 años, es poco probable que tenga un impacto significativo en la economía. En el pasado las acciones estadounidenses han reaccionado favorablemente ante los programas de compra de bonos en gran escala por parte de la Fed, pero es poco probable que esta medida tenga un efecto similar, agrega Salvador Orozco.

El subdirector de Estrategia de Renta Fija de Análisis Santander estima que la baja en las tasas de largo plazo sería marginal, quizás unos 0.10 puntos porcentuales. "Lo que se busca con esta medida es mantener la tasa de largo plazo baja, la del bono a 10 años se ubica en 2% y podría mantenerse alrededor de ese nivel" y tener un impacto sobre el tema de crédito, consumo.

Descarta un QE3, porque en EU la inflación sigue siendo alta y subiría más con un mayor estímulo monetario. "Si lo que buscan es tener la tasa del bono de largo plazo abajo, no lo van a lograr de esa forma. La Operación Twist es para mantener baja la tasa de largo plazo y alentar consumo, es un tema de crédito que es realmente la parte complicada en este momento".

Para el economista en jefe de la consultoría Prognosis, Erick Urtuzuástegui, la Fed estaría anunciando la aplicación de la 'Operación Twist'. "Hay poco que pueda hacer la política monetaria. El margen de acción está bastante acotado y lo que puede hacer sin ampliar su balance es volverse un poco más agresivo y tratar de mantener las tasas bajas y buscar animar a los consumidores a buscar créditos".

No obstante, reconoce que la ayuda de una medida así será marginal. "Es difícil cuantificar cuánto ayudó la política monetaria, pero ya hubo dos QE que dieron más confianza, que coincidió con una expansión en el gasto del consumo y también hubo incentivos fiscales fuertes, pero de aquí hacia el futuro si la parte fiscal está atada de manos, poco puede hacer la Fed para el crecimiento económico".

Tampoco espera que la tasa de largo plazo baje más allá de 2%. "Es difícil saber cuánto y hacia qué nivel" y considera que el problema político que se vive en EU también está afectando el no poder tener un programa fiscal agresivo y la parte política obstaculiza la recuperación".

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×