La crisis europea enciende las alarmas

Siete países, entre ellos México, piden a Europa tomar medidas para frenar la crisis de deuda; el reclamo se suma al del Tesoro estadounidense y del Banco Central Europeo.
euro crisis  (Foto: AP)
FRÁNCFORT / OTTAWA (CNN) -

Siete líderes mundiales exigieron este jueves que Europa tome acciones más decisivas para frenar su crisis de deuda luego que un estudio del Banco Central Europeo advirtió que todo el proyecto monetario del euro estaba en peligro. Mientras autoridades se reunían en Washington para encuentros del Grupo de los 20 y del Fondo Monetario Internacional, una carta abierta de los líderes de Australia, Canadá, Indonesia, Gran Bretaña, México, Sudáfrica y Corea del Sur a la presidencia del G20 que recae en Francia, destacó que la amenaza de la crisis en la zona euro se estaba extendiendo por todo el mundo.

"Los gobiernos e instituciones de la zona euro deben actuar con rapidez para resolver la crisis del euro y todas las economías europeas deben enfrentar el exceso de deuda para evitar el contagio al resto de la economía global", escribieron los siete líderes.

"La zona euro debe revisar todas las opciones posibles para asegurar la estabilidad a largo plazo de la segunda mayor divisa internacional del mundo", agregaron.

Al tiempo que las Bolsas del mundo se desplomaban por temores a una nueva recesión mundial, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, también reiteró sus advertencias a Europa, al afirmar que la contención de la crisis es más importante que los esfuerzos por impulsar el crecimiento europeo.

Esto, agregó, es esencial para brindar suficientes recursos que eviten un cese de pagos de Grecia. Pero expresó confianza en que Europa va a actuar.

"Ellos reconocen que si se deja, como lo hizo Estados Unidos en la parte inicial del 2008, que el impulso de estas preocupaciones aumente, les será muy difícil detenerlo, mucho más caro detenerlo", dijo Geithner en un foro en Washington.

"Por lo tanto, los verán actuar con más fuerza en las próximas semanas y meses", agregó.

Los ministros de Finanzas del Grupo de las 20 mayores economías desarrolladas y emergentes se reunirán a cenar en Washington el jueves para discutir sobre la crisis, pero no tienen planes de emitir una declaración con una reacción.

Esto podría decepcionar a los inversores, ya alarmados por la incapacidad de las autoridades de atacar en conjunto los problemas de la economía mundial como lo hicieron en la crisis financiera del 2007-09.

Las acciones del mundo se desplomaban este jueves dados los temores de los inversionistas por el sombrío panorama de crecimiento global, incluyendo un dato que apuntó a la desaceleración de China, uno de los motores clave del mundo.

Las acciones europeas cayeron 4.5% y en Wall Street, el Dow Jones se hundía 4%.

Inversores se abalanzaron sobre los activos de refugio como la deuda del Tesoro estadounidense, llevando sus rendimientos a nuevos mínimos al día siguiente que la Reserva Federal anunció un plan para inclinar su balance a papeles de deuda de largo plazo, para mantener las tasas de interés bajas y reactivar la economía.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Olli Rehn, prometió que los líderes de la región no permitirán un cese de pagos descontrolado de Grecia ni que el país deje la zona euro.

Rehn no descartó la posibilidad de una reestructuración de la deuda griega, pero dijo que esto sería difícil hacerlo de una manera "ordenada".

En Atenas, el primer ministro heleno, George Papandreou, dijo que eran vitales más medidas de austeridad para Grecia, mientras el país vivía una jornada de huelga que detuvo el sistema de transporte.

"No hay otro camino. El otro camino es la quiebra, que tendría duras consecuencias para todas las familias", dijo tras una reunión en el Parlamento con diputados de su partido Socialista.

BCE advierte riesgo del euro

El estudio del BCE, quizás la advertencia más fuerte sobre el futuro del euro entregada por una autoridad monetaria, fue la despedida del economista jefe del BCE, Juergen Stark, quien renunció este mes tras oponerse a la política del banco de comprar bonos de países en dificultades.

"El enorme incremento de los desequilibrios fiscales en la zona euro en general y la nefasta situación en países miembros individuales arriesgan con socavar la estabilidad, crecimiento y empleo, así como la sostenibilidad de la propia zona euro", dijo el estudio, publicado por el BCE pero no respaldado por la entidad.

El estudio, del que Stark es coautor, recomendó que los países de la zona euro enfrenten nuevas y severas reglas respecto a la deuda, sus déficits sean aprobados a nivel europeo y si ellos no se cumplen, conlleven multas automáticas.

Más urgente es la necesidad de apoyar a los bancos europeos y darle nuevos poderes al fondo de rescate de la zona euro, ya que muchos economistas creen que Grecia no será capaz de evitar indefinidamente la moratoria.

El nuevo organismo de supervigilancia de la Unión Europea, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB por su sigla en inglés), advirtió que las repercusiones de la crisis de deuda que partió en Grecia en el 2009 han llevado a riesgos considerablemente más altos de inestabilidad financiera en Europa.

"La alta interconexión en el sistema financiero de la UE ha llevado a un rápido riesgo de contagio cada vez más significativo. Esto amenaza la estabilidad financiera de la UE en general e impacta negativamente sobre la economía real en Europa y fuera de ella", agregó.

El panel encabezado por el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, exhortó a las autoridades a tomar "acciones rápidas y decisivas". Existe una amplia percepción de que los líderes han actuado con lentitud en la lucha por contener la crisis.

El panel sostuvo que los supervisores "deberían coordinar los esfuerzos para fortalecer el capital bancario, incluyendo tener recursos para servicios de liquidez de respaldo, tomando en cuenta también la necesidad de valuaciones transparentes y consistentes de las exposiciones soberanas".

El FMI ha presionado por una recapitalización de la banca europea, lo que ha enfrentado la oposición de ejecutivos bancarios y de los gobiernos de la UE, que argumentan que los balances financieros en la región son sólidos.

Bancos en el foco

La crisis ha elevado la presión sobre los bancos europeos, especialmente los franceses, que están muy expuestos a Grecia y a otros países de la zona euro en problemas.

El mayor banco de Francia, BNP Paribas negó un reporte de Reuters de que estaba en negociaciones con el estado de Qatar para que tome una participación en la entidad.

El ministro de Finanzas de Francia, Francois Baroin, dijo a la prensa en Washington que los problemas de liquidez de los bancos de la zona euro fueron abordados por los esfuerzos de los bancos centrales del mundo de establecer facilidades de liquidez la semana pasada.

Agregó que la primera prioridad de la zona euro es "reducir déficits tan pronto como sea posible". El financiamiento del fondo de rescate de Europa podría alcanzarse en una fecha posterior a "darle más poder de fuego sistémico".

 

Ahora ve
Al cierre del año, la Fed sube su tasa de interés y el pronóstico de crecimiento
No te pierdas
×