El temor a una recesión ‘noquea’ al peso

El tipo de cambio a 48 horas cerró la jornada en 13.84 unidades por dólar, una pérdida de 3.3%; en cuatro meses la divisa mexicana se depreció 20%, de acuerdo con datos del Banco de México.
Mexicanos en los Panama Papers  Algunos vinculados con compañías offshore en paraísos fiscales responden.  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En poco más de 4 meses, el tipo de cambio frente al dólar se ha depreciado en más de 20%, debido a un recrudecimiento en la problemática que viven Estados Unidos y Europa, y se acerca peligrosamente a cotizaciones similares a las observadas en los momentos más álgidos de la crisis de 2009, advierten economistas.

Este jueves, la cotización a 48 horas cerró la jornada en 13.84 unidades por dólar, una pérdida de 3.3% frente al dato del miércoles, cuando se ubicó en 13.39 pesos, según el Banco de México (Banxico).

El secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, dijo el jueves que no es conveniente defender un nivel particular para un tipo de cambio. En ventanillas de bancos y casas de cambio, el peso operaba en 13.60 unidades por dólar a la compra y en 14.10 a la venta.

"Hemos aprendido que no conviene defender el tipo de cambio por cuanto al nivel, pero sí conviene en cambio, asegurarnos de que el mercado preserve liquidez para que su movimiento deveras (...) mande señales", dijo en una entrevista radial.

Analistas descartan que en este momento los mercados financieros internacionales estén descontando una caída en la actividad económica de EU y Europa, pero "sí un aumento en la probabilidad de una recesión y de una turbulencia financiera mayor en los próximos meses, y hay una gran incertidumbre que genera nerviosismo y volatilidad", puntualizó Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank. La nueva medida anunciada este miércoles por la Reserva Federal (Fed) para impulsar a la mayor economía del mundo quedó opacada por las perspectivas de un crecimiento más débil.

Este jueves, los mercados muestran su temor a una posible recesión con bajas pronunciadas, mientras los líderes que se dieron cita a la junta de las 20 economías más grandes (G20) piden acciones conjuntas para evitar una debacle.

Dese el nivel más bajo que ha alcanzado el peso después de la crisis de 2009, logrado el 5 de mayo pasado en 11.49 pesos por dólar, y hasta el cierre de hoy, en 13.84, la depreciación es de 20.45%, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

En este periodo, las posiciones del peso en el mercado de futuros de Chicago también han registrado un cambio de tendencia, agregó Mario Copca, director de Análisis Económico de Vanguardia Casa de Bolsa.

El 10 de mayo pasado, las posiciones del peso en Chicago jugaban a favor de la moneda mexicana al registrarse un monto de 5,104 millones de dólares largos, lo que significa que los especuladores apostaban por una mayor apreciación del peso.

Para el 12 de julio bajaron a 4,171 millones de dólares largos, y en ese momento el tipo de cambio se colocaba en 11.80 pesos por dólar. Hoy están en 47 millones de dólares cortos y se espera que este saldo siga en aumento, lo que significa que los especuladores esperan que la moneda mexicana se deprecie más.

"No vemos que la depreciación del peso sea duradera; de ser así podría generar presiones inflacionarias, pero esperamos que si rebasa los 14 pesos sea un movimiento rápido y temporal. Los mercados esperan que en cualquier momento Japón ponga un piso en la apreciación del yen, lo cual ayudará a que los flujos y las operaciones de carry trade vuelvan a los mercados emergentes", indicó.

No es sobrecontrolando la economía como las autoridades pueden permitir a ésta que tome su propio camino, muy a pesar de destacados economistas y políticos, (como Larry Summers, Paul Krugman y Ben Bernanke), que claman por estímulos, gasto y deuda adicionales, dijo Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities.

"La realidad es que el cuerpo político en Europa y EU no tiene otra opción que permitir que sus economías tomen sus cursos naturales, y esta es una de las razones por las que ahora estamos entrando en una nueva recesión", señaló.

Sin embargo, una recesión ayudará a eliminar algunos de los excesos de capacidad, permitiendo que demanda y oferta vuelvan al equilibrio. Una de las políticas que ayudarían a acelerar la recuperación es un programa patrocinado por el gobierno para ayudar a reestructurar las hipotecas.

Mientras el panorama siga poco claro, la volatilidad en los mercados financieros será elevada, agrega Correa. Por ello, si se mantiene la tensión "no debería extrañar que el peso en algún momento se coloque por arriba de 14 unidades por dólar", dijo.

"Desde mi personal punto de vista, con una cotización en 13.90 pesos por dólar estaríamos en un nivel de subvaluación de la moneda, que bajo condiciones normales difícilmente se mantendría; lo que quiere decir es que la economía mexicana está apta para tener un valor considerablemente menor a los 13 pesos, debería estar más abajo inclusive cercano a 12 pesos".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El problema es que el entorno internacional está realmente complicado y en la medida en que la volatilidad vaya cediendo, el peso debería regresar a niveles menores, pero esto puede tardar dos semanas o seis meses. El plazo dependerá de cómo se presenten los acontecimientos en el entorno global, destacó Correa.

Con información de Reuters

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×