Acciones ‘jugosas’ en un mercado árido

Wall Street ha tenido un año difícil, pero aún así hay firmas con títulos alcistas en el índice S&P; el mercado refleja que la gente modera su gasto en Costco, pero se da el lujo de un café Starbucks.
wall street  (Foto: AP)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

Éste no ha sido un buen año para las acciones bursátiles, pero como cualquier inversionista profesional te lo diría, siempre hay un mercado alcista en algún lugar. Y en efecto: a pesar de las caídas del índice S&P 500, hay una selección de títulos que han prosperado durante la confusión de los mercados. Hay 61 compañías en el S&P 500 que, al día del viernes, habían registrado alzas en el mes pasado, en el trimestre pasado y en todo el año.

Las cuatro más grandes son nombres conocidos en el mundo tecnológico: Apple, IBM, Intel y Amazon. Todas ellas son auténticas líderes en sus respectivas categorías.

El mundo del smartphone y de la tablet comienza y termina con Apple. Intel, a pesar de estar enganchada al vagón de lento crecimiento de las PC, todavía domina ese mercado. Amazon es el indiscutible rey del comercio en Internet.  Y el éxito de IBM se debe, en gran medida, a HP, que no pudo replicar el modelo de software, servidores y servicios de IBM.

"La gente considera que Apple es el nuevo oro. Es un refugio seguro, tiene una montaña de efectivo y sus títulos se valoran a niveles atractivos. IBM es la mejor en lo que hace y sus acciones son baratas. Amazon está a la cabeza del mercado minorista. Es como la Wal-Mart del 2011", comenta Dave Rovelli, director de transacciones de valores en la firma neoyorquina Canaccord Genuity.

Curiosamente, no hay otras tecnológicas que figuren en la lista de los líderes de mercado. Las únicas parecidas a los cuatro gigantes mencionados -potencias en sus respectivos negocios- son dos: eBay y Priceline.

Hay igualmente otras acciones de mayor riesgo que están desempeñándose sorpresivamente bien. Varias compañías de consumo se mantienen en territorio positivo en 2011 a pesar de la epidemia de desempleo y los crecientes temores de una doble recesión.

Las cadenas de restaurantes Starbucks y Chipotle no han salido de la buena racha. Asimismo, minoristas más populares como Costco y Family Dollar, y las más exclusivas Whole Foods y Nordstrom, van bien en la Bolsa. También las tiendas de ropa como Ralph Lauren, Limited Brands y TJX.

Esta dinámica es fascinante. Por un lado, el éxito de una compañía como Costco claramente refleja que los consumidores todavía sienten la necesidad de moderar su gasto. Pero, al mismo tiempo, algunos se sienten cómodos pagando por pequeños lujos, como un café en Starbucks o una bolsa de quinua orgánica en Whole Foods.

"Muchos de los ganadores en el sector minorista han sido compañías que pueden elevar sus precios y dominar su nicho. Los consumidores están gastando con cautela, pero están gastando. Algunos minoristas están desempeñándose muy bien, tienen el inventario correcto y pueden tener buenos resultados incluso en una economía empobrecida", explica Andrew Fitzpatrick, director de inversiones en Hinsdale Associates.

El resto de los ganadores está conformado por una combinación de compañías provenientes de los llamados 'sectores defensivos': salud, servicios y productos básicos. Allergan, Bristol-Myers Squibb, Duke Energy, Southern Company, Kimberly-Clark, Colgate-Palmolive y General Mills, todos están superando bien el año.

Las acciones de farmacéuticas, compañías eléctricas y empresas que fabrican productos de consumo diario como pasta de dientes, papel higiénico y cereal, tienden a registrar ganancias estables, si no espectaculares, y sus ingresos crecen incluso en medio de periodos de debilidad económica.

Este tipo de compañías también suele ofrecer sólidos dividendos. En un momento en que el bono del Tesoro a 10 años reporta un rendimiento menor al 2%, ¿quién no querría algo que genere más ingresos? Bristol-Myers Squibb, Southern y Kimberly-Clark, cada una tiene un dividendo con un rendimiento superior al 4%, por ejemplo.

Sumemos el hecho de que la mayoría de estas acciones se cotizan a una valoración decente, y tenemos la ecuación más atractiva.

Con todo, un factor común detrás de los ganadores de este año parece ser la calidad. Es un lugar común decir que hay que saber elegir las inversiones, pero es cierto. "Allí afuera hay algunas compañías estupendas, bien dirigidas y con grandes marcas, fundamentales limpios y sin mucha deuda. La gente está dispuesta a asumir el riesgo con ellas", señala John Norris, director gerente en Oakworth Capital Bank.

Los títulos que este año se han desempeñado pobremente lo han hecho por una buena razón: sus ganancias o sus ventas han disminuido, tienen terribles hojas de balance o están expuestos a los factores más arriesgados de la economía, o todo ello junto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los bancos son el ejemplo perfecto. Sus acciones se han rezagado en el mercado debido a las preocupaciones en torno a la crisis de deuda europea, los persistentes efectos de la debacle de las hipotecas subprime y los temores sobre el rumbo que tomará la economía estadounidense.

"Estamos evitando, como mucha gente lo hace, las compañías que cargan mucha deuda. Los inversionistas están volviendo a hacer su tarea", señala Norris.

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×