Cuba le ‘quita el candado’ a sus autos

Este sábado entró en vigor la reforma a la compra y venta de automotores en la isla; se anula la restricción de que sólo se podían hacer negocios con vehículos anteriores a 1959.
LA HABANA (Notimex) -

La compra y venta de automóviles entre particulares, una de las más esperadas reformas del Gobierno del presidente Raúl Castro, entró este sábado en vigor en Cuba. El diario oficial Granma recordó en edición sabatina que para aplicar la compra-venta de autos entre particulares, prohibida desde hace medio siglo, fue necesario revisar más de 40 prohibiciones y limitaciones existentes.

El Decreto 292 y varias resoluciones ministeriales publicadas en la Gaceta Oficial contemplan la donación y compra-venta de vehículos automotores para cubanos con domicilio en el país y extranjeros residentes permanentes.

A partir de ahora, el año de fabricación deja de determinar el trámite, lo cual anula la restricción de que sólo podían venderse y comprarse los vehículos anteriores a 1959, casi todos de fabricación estadounidense.

"La donación y compraventa de vehículos de motor por parte de personas naturales cubanas o extranjeras con residencia permanente, no requiere de la previa autorización de ninguna autoridad", indica el decreto.

Pero sólo se podrá comprar un auto nuevo una vez cada cinco años, quienes hayan obtenido ingresos en divisas o pesos convertibles "como resultado de su trabajo en funciones asignadas por el Estado o en interés de éste".

El valor de los vehículos será fijado en pesos cubanos, las transacciones se harán ante un notario y se tomarán en cuenta "valores referenciales" según la clase y año de fabricación de los coches para calcular los impuestos.

Quedó eliminada la obligatoriedad de que las personas que compren unidades nuevas en empresas comercializadoras de la isla, tengan que donar al Estado o "dar de baja" su vehículo anterior, en caso de que lo tuvieran.

Los vehículos de quienes abandonen el país, que antes eran confiscados, podrán ahora ser transmitidos a sus cónyuges, hijos o demás familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad.

El vendedor abonará como impuesto el 4.0% por concepto de ingresos y el comprador el mismo porcentaje como Impuesto sobre Transmisión de Bienes y Herencias, según el decreto.

La medida se aplicará menos de seis meses después de haber sido anunciada en uno de los lineamientos del programa del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), celebrado en abril.

Ahora los cubanos esperan que igual decisión se adopte con el tema de las casas, uno de los más sensibles por su alarmante déficit en la isla, y que formaría parte del proyecto de "actualizar" el régimen socialista caribeño.

Otra medida que aguarda con interés la población es la futura flexibilización de la política migratoria, también anunciada por el Gobierno de Castro, que debería eliminar el requisito de solicitar permiso de salida para viajar al exterior.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×