Grecia rechaza ‘default’… otra vez

El Gobierno aseguró que no se ha discutido un cese de pagos de la deuda helena; agregó puede esperar hasta mediados de noviembre para recibir más ayuda.
grecia  (Foto: AP)

Los ministros de Finanzas europeos están evaluando exigir que los bancos asuman mayores pérdidas por la deuda griega y postergaron el pago de ayuda vital para Atenas hasta mediados de noviembre, estableciendo un momento decisivo para la crisis de deuda soberana de la zona euro.

La postergación en el desembolso de una ayuda de 8,000 millones de euros, que Grecia ha dicho que necesita con urgencia para pagar los salarios y pensiones de octubre, y la revisión del acuerdo con el sector privado, elevan la probabilidad de un cese de pagos griega tan pronto como la zona euro disponga de nuevas herramientas para sofocar una crisis, dijeron analistas.

"El mercado está cada vez más preocupado sobre el potencial de la crisis griega y la calamidad que podría generarse si hay una declaración de moratoria desordenada", dijo Jane Foley, estratega de monedas de Rabobank.

Pero el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, volvió el martes a asegurar que no se ha discutido sobre la probabilidad de una cesación de pagos griega.

"No hay discusión de default", afirmó Venizelos en una rueda de prensa.

Además, comentó que Grecia podía esperar hasta mediados de noviembre para recibir el siguiente tramo de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, tal como fue anunciado el lunes en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro.

La confianza de los inversionistas también fue impactada por la profundización de los problemas del grupo financiero franco-belga Dexia.

Los ministros de Finanzas de Francia y Bélgica dijeron en una declaración conjunta que París y Bruselas, y sus bancos centrales, tomarán todas las medidas necesarias para salvaguardar a los acreedores y ahorristas de Dexia.

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo de los 17 países de la zona euro, dijo que los ministros estaban reevaluando la extensión de la participación del sector privado en el planeado segundo paquete de rescate a Grecia por 109,000 millones de euros, que ahora podría ser insuficiente después que Atenas admitió que incumplirá sus metas de déficit.

Según el acuerdo de julio, los acreedores privados asumirán un descuento del 21% en sus tenencias de deuda griega mediante un plan para aligerar y extender la carga de deuda, mientras que los gobiernos de la zona euro financiarían las mejoras crediticias para atraer la participación voluntaria.

Ahora que la situación de crecimiento económico y déficit de Grecia ha empeorado, Juncker afirmó que ese acuerdo debía ser revisado.

"Dado que la participación del sector privado es una preocupación, tenemos que tomar en cuenta los hechos que hemos experimentado desde las decisiones que tomamos el 21 de julio, por lo que estamos considerando revisiones técnicas", afirmó Juncker a la prensa, aunque no especificó.

Francia, cuyos bancos podrían estar entre los que más pierden con una moratoria griega, instó a todas las partes a ceñirse al acuerdo original.

"Tenemos el acuerdo del 21 de julio. Tenemos que implementarlo, tenemos que seguir trabajando con él. Hoy Grecia necesita hacer un esfuerzo, necesita seguir moviéndose", dijo la portavoz del Gobierno galo Valerie Pecresse en i>Tele.

Juncker también decepcionó a los analistas al decir que el Banco Central Europeo (BCE) no era la principal vía que se exploraba para incrementar la capacidad del fondo de rescate de la zona euro.

Su comentario, reflejando la sólida oposición alemana a usar al BCE para apalancar al Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF por su sigla en inglés), elevó las dudas de que el fondo de rescate pueda ser suficiente como para calmar a los mercados.

En Atenas, trabajadores del sector público en huelga bloquearon la entrada de varios ministerios en el segundo aniversario de la victoria electoral del gobernante Partido Socialista, interrumpiendo las negociaciones con los inspectores de la UE y el FMI sobre el próximo tramo de ayuda.

"Tiempo para decidir"

Pese a las más de seis horas de conversaciones, la reunión de la zona euro produjo pocos resultados concretos para frenar la crisis, elevando las expectativas de queGrecia acabe declarando la moratoria para sus 357,000 millones de euros en deudas.

Ahora todos los caminos apuntan a mediados de noviembre.

El único avance menor fue un acuerdo para resolver una disputa sobre la exigencia de Finlandia de garantías de Grecia a cambio de nuevos créditos. Las condiciones fueron complejas y apuntaron a desalentar a otros países de que planteen condiciones especiales.

La eventual reunión de ministros planeada para el 13 de octubre, donde se suscribiría el nuevo tramo de ayuda a Grecia, fue suspendida, dándole más tiempo a la misión de la UE y el FMI para elaborar un reporte sobre el avance de las medidas de austeridad y reformas económicas que debe llevar a cabo Atenas.

"Grecia nos dijo que los fondos tendrán que estar disponibles durante la segunda semana de noviembre", dijo el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders.

"Revisamos el plan griego y ahora esperamos el informe final de la troika por lo que tenemos tiempo para decidir", agregó.

Ahora ve
Los bomberos de California logran frenar la propagación del fuego
No te pierdas
×