El tiempo se acaba para Europa

Líderes europeos se reunirán en los próximos días para armar un ‘plan integral’ contra la crisis; pretenden definir una estrategia para resolver los problemas de deuda y bancarios de la eurozona.
reloj euro  (Foto: Thinkstock)

El reloj está corriendo para Europa.

Los líderes europeos se han dado una semana para dar a conocer un "plan integral" para resolver la crisis de deuda y bancaria del continente.

Y por ahora, los detalles siguen siendo vagos.

Durante el fin de semana, ministros de Finanzas de las mayores economías del mundo se comprometieron a tomar "todas las medidas necesarias" para estabilizar los mercados y mantener a los bancos bien capitalizados.

Los analistas siguen advirtiendo que existen importantes desafíos políticos y logísticos que superar, antes de que la unión monetaria de 12 años de edad pueda superar los males de su deuda.

El siguiente paso es una reunión del Consejo Europeo el domingo, cuando se espera que los líderes europeos escuchen detalles concretos acerca de cómo funcionaría el plan.

Sin embargo, la madrugada del lunes, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, calmó las expectativas, diciendo que es poco probable que una solución definitiva a la crisis de deuda en Europa salga de la próxima reunión.

Necesitan trabajar rápido.

Se espera ampliamente que los jefes de Estado de la Unión Europea finalicen el plan a principios de noviembre en una reunión del grupo de las 20 potencias económicas mundiales (G20).

El objetivo es crear: una respuesta "decisiva" a la crisis de deuda en Grecia; mejores "respaldos" financieros para otros países con problemas de la zona euro; una recapitalización para los bancos europeos; políticas de rápido seguimiento para impulsar el crecimiento económico, y medidas más solidas de gobierno.

El tiempo se acaba

La promesa de un enfoque coordinado y polifacético a esta crisis de larga duración ha elevado la moral de los mercados financieros, donde los inversores han estado pidiendo a los líderes de la UE que permanezcan en una situación favorable.

"Suponiendo que todo va según lo planeado... esto podría marcar el fin del comienzo de la crisis de la deuda soberana", dijo Alastair Newton, estratega de renta fija de Nomura Securities, en Londres.

"Sin embargo, los principales problemas aún tendrán que ser tratados -a menudo a través de medidas impopulares- durante algún tiempo si la eurozona se estabiliza definitivamente", agregó.

En particular, muchos analistas señalan una ruptura entre Francia y Alemania sobre la manera de recapitalizar a los bancos europeos.

Alemania ha insistido en que los distintos estados europeos deberían inyectar capital en los bancos nacionales que carecen de suficientes colchones. Pero los analistas dicen que Francia se opone a esta idea, ya que podría poner en peligro la calificación crediticia de primer nivel de la nación.

Teniendo en cuenta los intereses contrapuestos de los diferentes países, el 'plan integral' podría no ser el gran avance que los inversores están esperando, de acuerdo con Mujtaba Rahman, un analista de la firma de investigación Eurasia Group.

"Después de casi un año y medio, la resolución de la crisis en la eurozona sigue siendo decisiva para salir del paso", dijo Rahman.

Rescate financiero parte dos

Después de un caótico proceso político de tres meses que culminó con la dimisión del primer ministro eslovaco, los 17 países de la zona euro han aprobado un plan para incrementar los poderes de un fondo de rescate para bancos y naciones de la zona del euro en dificultades.

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FFEF) ahora tiene la autoridad para intervenir en los mercados de deuda soberana y ayudar a financiar la recapitalización de bancos al prestar dinero a los gobiernos.

Los nuevos poderes son vistos como un primer paso crucial para hacer frente a la crisis inmediata y restaurar la confianza en los mercados financieros globales. Pero se considera que el fondo necesita un impulso adicional para maximizar el impacto de sus recursos relativamente limitados.

El FEEF de 440,000 millones de euros ya ha comprometido fondos para Irlanda y Portugal. También se espera que respalde un segundo rescate de 109,000 millones de euros para Grecia.

Grecia, Irlanda y Portugal garantizan 30,000 millones de euros de los recursos del fondo. Esas garantías probablemente carecen de valor y no pueden ser contadas como parte de los 440,000 millones de euros, señala Carl Weinberg, economista en jefe de High Frequency Economics.

Weinberg calcula que el fondo tiene 250,000 millones de euros en recursos no comprometidos para funcionar. "Aunque esto es mejor que nada, es insuficiente bajo todas las medidas", dijo.

El FMI ha estimado que los bancos europeos tienen un riesgo crediticio global de al menos 200,000 millones de euros provenientes de los bonos públicos emitidos por Grecia, Portugal, Irlanda, Italia, España y Bélgica.

Los bancos en Europa han estado luchando por recaudar capital en un entorno donde los inversionistas están escondiéndose y evitando todo riesgo. La preocupación es que una cadena de impagos gubernamentales podría causar que el sistema bancario europeo se colapse.

Los líderes europeos han reconocido el problema, diciendo que los bancos deben primero tomar medidas para obtener capital en el sector privado. Si eso no funciona, el plan es que los estados europeos individuales inyecten capital a los bancos antes de tocar los préstamos del fondo de rescate del FEEF.

Los analistas esperan que surjan más detalles sobre el plan de recapitalización de los bancos después de la reunión del 23 de octubre.

"Como siempre, los detalles pueden arruinar todo, y puede que los responsables políticos no tengan más oportunidades para 'hacerlo bien'", escribió Michael Gapen, economista de Barclays Capital, en una nota a clientes.

Además de ayudar a fortalecer el sistema bancario, el recientemente empoderado FEEF es visto como un potencial comprador de último recurso en el mercado de deuda soberana.

El Banco Central Europeo ha estado comprando renuentemente miles de millones de euros en bonos emitidos por Italia y España, entre otros, en un esfuerzo por asegurar que los gobiernos tengan acceso a una financiación asequible.

Pero muchos economistas advierten que, considerando todos sus demás compromisos, el FEEF se quedaría sin dinero en cuestión de meses si tratara de comprar bonos a la misma tasa que el Banco Central lo ha hecho en los últimos meses.

Los políticos de la Unión Europea han estado discutiendo la manera de 'apalancar' el fondo, incluyendo usarlo para garantizar parcialmente una nueva emisión de bonos del gobierno, en un esfuerzo por atraer a los compradores. Pero los funcionarios han descartado incrementar la cantidad de dinero que controla el fondo.

Mientras tanto, funcionarios de la Unión Europea han propuesto acelerar la aprobación del Mecanismo Europeo de Estabilidad como un reemplazo permanente para el FEEF, que expira en junio de 2013.

¿Italia es la nueva Grecia?

Después de obsesionarse durante meses por un posible impago por parte de Grecia, los inversores y economistas están convencidos de que la carga de deuda de la nación finalmente deberá ser reestructurada.

Esto ha llevado a la especulación generalizada de que los bancos e inversionistas en última instancia se verán obligados a amortizar el valor de los bonos griegos por mucho más que lo previamente acordado de 21%.

A pesar de ello, parece probable que Grecia reciba una muy necesaria entrega de dinero de 8,000 millones de euros del dinero del rescate, el próximo mes. Se espera que el debate sobre un segundo rescate para Grecia de 109,000 millones de euros repunte en diciembre, cuando la próxima revisión de las finanzas de la nación esté en la agenda.

En cualquier caso, las pláticas acerca de un llamado 'impago controlado' en Grecia han aumentado los temores de que Italia pueda sufrir un destino similar.

Italia está luchando para pagar una cantidad insostenible de deuda de alrededor de 1.9 billones de euros. Eso sería una carga pesada de llevar en sus mejores tiempos, pero el anémico crecimiento económico de Italia hace que sea aún más difícil de pagar.

Pero a diferencia de Grecia, Italia tiene un déficit presupuestario relativamente pequeño y sus ciudadanos son buenos ahorradores. Esto podría facilitar al país salir de la deuda si el gobierno italiano -a menudo disfuncional- puede diseñar una recuperación económica.

Sin embargo, algunos expertos dicen que permitir a Grecia caer en incumplimiento alejará a los inversionistas del mercado de bonos italianos, lo que aumentaría los costos de endeudamiento del país y aumentaría su riesgo de incumplimiento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si la situación griega causó tantos problemas, ¿qué demonios pasaría si Italia cayera en impago?", preguntó Gary Jenkins, jefe de renta fija de Evolution Securities, en Londres. "No tengo ni idea de cómo se ejercería la capacidad de pago del resto de Europa en un escenario donde el tercer mayor emisor de bonos ha incumplido sus pagos".

El reportero Hibah Yousuf de CNNMoney contribuyó con este articulo.

Ahora ve
Plan de reforma fiscal de EU podría violar las leyes de comercio internacional
No te pierdas
×