Asia, una oportunidad para México: BID

La región es ideal para diversificar el comercio, dice Mauricio Mesquita, economista del organismo; las crisis en Europa y EU deben verse como oportunidades tanto para México como para Latinoamérica.
Comercio contenedor  (Foto: AP)

La crisis en Europa y Estados Unidos es una oportunidad para que México diversifique aún más su comercio exterior y voltee la mirada hacia la región asiática, opina Mauricio Mesquita, economista principal del área de integración y Comercio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Para el banco de inversión Barclays, la economía exportadora de Corea está más diversificada que sus pares regionales, lo cual le proporciona un refugio contra una posible desaceleración en el crecimiento económico global, y estima que la correlación de Corea con el crecimiento mundial es de 50%.

"Lo más ventajoso para México sería aumentar sus exportaciones de manufacturados hacia Corea, quien tiene la ventaja de que en territorio mexicano hay una serie de plantas coreanas, sobre todo de electrónicos, para atender el mercado de América del Sur".

Además, los bajos salarios que se pagan en México pueden ser una 'ventaja', ya que el sueldo de un trabajador coreano es mucho más alto. "México puede atender al mercado coreano porque, contrario a lo que sucede en China, los salarios son más bajos".

El ingreso per cápita en Corea es de 20,000 dólares anuales -prácticamente el doble del mexicano- y para Mauricio Mesquita es una ventaja porque puede competir con productos intensivos de mano de obra, como son el textil, vestido, calzado, entre otros artículos.

El BID presenta este jueves, en Seúl, su informe sobre las relaciones entre Corea y América Latina y estará conectando a empresarios de ambas regiones para hacer negocios, en el marco del 'Kore-LAC Bussines Forum'.

De acuerdo con el estudio 'Breaking the Mold of the Asia-Latin America Relationship', Corea también es una fuente importante de inversión extranjera directa en todo el mundo, con un stock de aproximadamente 120,000 millones de dólares, de los cuales 20 millones se invirtieron en 2010.

América Latina y el Caribe han sido de los beneficiarios de estos flujos, lo que representa una participación aún pequeña -pero creciente- del total.

En materia de comercio, el mayor exportador en América Latina a Corea es Brasil, con 3,700 millones de dólares; seguido de México, cuyos productos suman 928 mdd.

En contraste, México importa de Corea más de 12,000 millones de dólares, con lo cual registra un déficit elevado, dice el economista del BID.

Además del comercio y la inversión, Corea es también una fuente importante de lecciones políticas, las cuales se pueden extraer de su notable y espectacular trayectoria de crecimiento.

En menos de 30 años, el país pasó de una economía quebrada, devastada por la guerra civil y con la mitad del ingreso per cápita del promedio de los países en desarrollo, a una economía desarrollada, altamente sofisticada, exportadora de una amplia gama de productos de tecnología intensiva y respaldada por una fuerza laboral altamente educada y un sector privado de clase mundial.

Este informe busca llamar la atención hacia estas oportunidades y los desafíos de su plena explotación, dice Mauricio Mesquita. Destaca el hecho de que Asia es más que sólo China, y que la relación con Corea tiene los esbozos de lo que puede ser un modelo para el desarrollo de una relación sustentable entre Asia y América Latina.

También señala los obstáculos que aún frenan el comercio bilateral, que asciende actualmente a 44,000 millones de dólares (2.5% del comercio de América Latina y el Caribe) y que esto reclama una acción decisiva para enfrentar las barreras comerciales, tanto tradicionales como no tradicionales.

En una nota negativa, las inversiones sólidas de Corea en América Latina están lejos de ser igualada por las inversiones de la región en Corea.

Esas inversiones han sido mínimas, llegando apenas a 47 millones de dólares en la última década, alrededor de 0.05% de los flujos de entrada a Corea, y 0.06% de los flujos de salida de América Latina y el Caribe, menciona el informe.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los inversionistas más grandes, excluyendo los paraísos fiscales, fueron Uruguay, Chile y Brasil. Estos bajos niveles de inversión claramente erosionan la capacidad de las empresas de América Latina y el Caribe para penetrar el dinámico mercado coreano y explotar oportunidades para diversificar sus exportaciones.

Entre las empresas coreanas que ya operan en México destaca Samsung Electronics, que se instaló en 1996 y abrió una planta local de producción en el parque industrial 'El Florido', en Tijuana; la cual requirió de una inversión inicial de 200 millones de dólares y generó 2,300 puestos de trabajo. A inicios de 2011 anunció una inversión adicional de 70 millones de dólares para su ampliación.

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×