Aguas profundas, un reto para Pemex

Según la experiencia mundial, sólo 10% de los pozos explorados en esas condiciones son exitosos; la petrolera mexicana deberá enfrentar limitaciones legales, que le impiden compartir los riesgos.
Incidente  La plataforma de perforación en la Sonda de Campeche; este miércoles ocurrió una explosión en una plataforma de Pemex en Veracruz  (Foto: Twitter/@Pemex)

El anuncio de que Petróleos Mexicanos (Pemex) iniciará en 2012 la exploración de hidrocarburos en el yacimiento transfronterizo Plegado de Perdido debe tomarse con prudencia, debido a la complejidad que representa extraer petróleo y gas en grandes profundidades marinas, como es el caso, advierten analistas.

El proyecto de exploración, ubicado frente a la costa de Tamaulipas, enfrenta altas probabilidades de fracaso, señalan, además de que aspectos como el régimen fiscal actual que se aplica a la paraestatal dificultarían su viabilidad comercial, opinaron. "Un campo de aguas profundas empieza a producir 10 ó 15 años después, hay una tasa alta de fracaso, (es probable) que se encuentren pozos secos, estamos hablando de probabilidades de éxito de una entre diez, y eso para las empresas experimentadas", señaló la investigadora del CIDE y especialista en campos petroleros transfronterizos, Miriam Grunstein.

Agregó que aunada a la baja probabilidad de la existencia de un pozo exitoso en esta zona, se suma la falta de experiencia de Pemex en este tipo de proyectos, lo que consecuentemente puede ser peligroso si no se respetan ciertos protocolos de seguridad.

Luis Miguel Labardini, socio de la consultora del sector energético Marcos y Asociados, coincidió en que en Estados Unidos se llevan a cabo cerca de 150 perforaciones de pozos en aguas profundas al año, de los cuáles un promedio de 15 llegan a ser exitosos. Ello significa que pocos alcanzan la producción de hidrocarburos requerida para lograr su viabilidad comercial.

Marco legal poco favorable

Ambos analistas consideraron que la legislación actual prevé ciertos obstáculos para que la petrolera mexicana logre la viabilidad de un pozo con las condiciones de la zona de Perdido, tales como el régimen fiscal actual y la diversificación de riesgos.

Por un lado se tiene lo complejo de administrar la exploración de un campo de aguas profundas, aunado a los altos costos en que se deben incurrir para lograr la perforación, lo que sumado al sistema de contratos por incentivos, "se podría salir de control", indicó Grunstein.

En ese sentido, explicó que se requiere la participación de petroleras de gran tamaño para este tipo de proyectos, las cuales calculan una tarifa de entre 20 y 25 dólares por barril en campos maduros, cantidad que se incrementaría significativamente en campos de aguas profundas y, "si se suma la recuperación de costos, podríamos vernos en un aprieto muy feo".

Generalmente, la explotación de campos en aguas profundas se lleva a cabo en consorcio entre diversas compañías alrededor del mundo, lo que permite un mejor manejo de los costos y, principalmente, la reducción del riesgo derivado de las fuertes inversiones que se requieren.

Sin embargo, la restricción constitucional de Pemex la obliga a tomar un nivel de riesgo mayor al que operan otras compañías petroleras, y tal sería el caso del yacimiento de Perdido, relató Labardini. "Pemex quiere avanzar en la curva de aprendizaje en ese tipo de proyectos, pero los augurios serían más positivos si tuviéramos un marco legal favorable", agregó.

El pasado martes, el director de Pemex Exploración y Producción (PEP), Carlos Morales Gil, señaló que la paraestatal podría requerir hasta 1,000 mdd para el desarrollo y explotación de tres pozos en el campo de aguas profundas de Perdido, y de confirmarse la existencia de hidrocarburos, la inversión ascendería a 10,000 mdd.

Una primera estimación, arroja que el yacimiento cercano a costas de Tamaulipas contaría con cerca de 3,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. Para la perforación, se utilizarían las plataformas Bicentenario y West Pegasus, utilizadas en Campeche y Veracruz.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los expertos consultados se mostraron escépticos ante la posibilidad de la explotación de dichos pozos, considerando que se han explorado cerca de 14 pozos en esas condiciones en toda la historia de Pemex.

"Llevamos años diciendo que vamos a aguas profundas y no se hace, entonces hay que tomar estos anuncios de Pemex con cierto escepticismo, con muchísima renuencia. No se ha tomado una decisión firme, sin un programa exploratorio con información pública, que revele lo que se va a hacer sistemática y plenamente, parecen más manifestaciones políticas que un plan serio", agregó Grunstein.

Ahora ve
Los bomberos de California logran frenar la propagación del fuego
No te pierdas
×