La recesión amenaza a Inglaterra

Paul Fisher, consejero del Banco Central, dijo que el país podría necesitar más compras de activos; el funcionario señaló que en el cuarto trimestre el crecimeinto económico será plano.
INGLATERRA  (Foto: Thinkstock)
LONDRES (CNN) -

El consejero del Banco de Inglaterra Paul Fisher dijo este jueves que existía una gran probabilidad de que Reino Unido sufra una nueva recesión y que podrían necesitarse más compras de activos luego de que se complete la actual ronda de alivio cuantitativo.

La economía ha crecido muy poco en los últimos 12 meses, el desempleo ha comenzado a subir de nuevo y los consumidores están reduciendo el gasto mientras las alzas de precios, mayores impuestos y menores incrementos salariales golpean sus presupuestos.

La economía salió de su última recesión a mediados del 2009.

"Creo que es una probabilidad significativa. Mirando el cuarto trimestre, por ejemplo, en el mejor de los casos podría ser plano, fácilmente podría tener crecimiento negativo, por lo que el resultado técnico de dos trimestres de crecimiento negativo consecutivos podría fácilmente llegar después", dijo Fisher.

El Banco de Inglaterra lanzó una segunda ronda de compras de activos valuada en 75,000 millones de libras esterlinas para tratar de estimular el crecimiento. También ha mantenido las tasas de interés en un mínimo histórico del 0.5% desde marzo del 2009.

"Toma algo de tiempo comprar estas grandes escalas de activos, por lo que creemos que cuatro meses, hasta febrero es un periodo sensato de tiempo para adquirir 75,000 millones", dijo Fisher en una entrevista con Bloomberg TV.

"Y cuando lleguemos a ese punto, podemos detenernos y ver si creemos o no que necesitamos ir más allá", agregó Fisher, director ejecutivo del banco central para los mercados.

Fisher dijo que había votado por el estímulo monetario de 75,000 millones de libras porque estaba seguro de que el banco tendría que poner "al menos" 75,000 millones.

El Banco Central justifica el alivio en que la inflación ya llegó a su techo en septiembre pasado al alcanzar 5.2% anual, y que sin ese estímulo probablemente baje a menos de su meta del 2% en el mediano plazo debido al débil crecimiento global.

Tal como el gobernador Mervyn King y otros consejeros, Fisher comentó que la inflación debería caer significativamente a inicios del próximo año, cuando los factores extraordinarios como un alza tributaria queden fuera de la ecuación.

"Antes estábamos pronosticando que la inflación cayera por debajo de la proyección central en torno al 1.5-2.0%, mirando a dos ó tres años", dijo Fisher.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es probable que sin considerar el efecto del reinicio del programa de compras de activos, habríamos tenido un pronóstico inflacionario significativamente inferior", agregó.

"El gran riesgo es que una economía significativamente débil nos lleve a la deflación y ese sí es un problema complejo de salir si se cae", añadió

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×