Rick Perry, recortes ‘brutales’ para EU

Al reducir los ingresos tributarios, el plan del gobernador tendrá un enorme impacto sobre el gasto; expertos consideran que reducciones tan drásticas podrían paralizar los programas del Gobierno.
rick perry  (Foto: CNN)
Charles Riley
NUEVA YORK -

El aspirante presidencial Rick Perry tiene un plan económico: quiere que el Gobierno federal gaste menos dinero, y quiere importantes reducciones fiscales. Ah, y lograr el equilibrio presupuestario para el 2020.

¿El problema? La propuesta de Perry reduciría drásticamente la recaudación tributaria del Gobierno, y con una enmienda del presupuesto equilibrado, eso se traduciría en recortes enormes en los niveles de gasto. 

"Recortes de la magnitud requerida paralizarían la mayoría de los programas gubernamentales federales", advierte Craig Jennings, experto en presupuesto del organismo progresista OMB Watch. 

El republicano Perry quiere instituir una tasa fija opcional del 20%, eliminar los impuestos a los beneficios de la Seguridad Social, eliminar igualmente los impuestos a los dividendos calificados y a las ganancias de capital. Los impuestos de sociedades también bajarían.

Un análisis independiente elaborado por el grupo apartidista Tax Policy Center, concluyó que el plan fiscal de Perry "reduciría los ingresos tributarios federales de forma dramática". Por ejemplo, en 2015 bajo la propuesta de Perry, el Gobierno recaudaría casi un billón de dólares menos, una disminución del 27%.

"Es una contracción del ingreso brutal. Tendrá que haber recortes al gasto mucho más grandes que los que se necesitarían bajo otro plan, tan sólo para compensar la merma", apunta Roberton Williams, investigador del Urban Institute. 

Si Perry desea equilibrar el presupuesto, se requerirán recortes masivos al gasto. "No habría antecedentes de algo parecido; cuando ejecutas esos recortes tan grandes, hay consecuencias, tendrás menos inspectores sanitarios, menos programas para los pobres. Tendrá un impacto masivo", sostiene Jennings. 

¿Cuáles serían los programas más perjudicados? Es difícil saberlo. El candidato ha mencionado pocos recortes específicos, entre los que está una reducción del 50% en los fondos del Departamento de Educación destinados a los programas de educación primaria y secundaria, y disminuciones en las carteras de crédito de las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac.

Al plantearle la dificultad que supone equilibrar el presupuesto federal mientras se reduce la recaudación, Perry responde que no está preocupado. "No hay nada malo con recaudar menos, yo pienso que los estadounidenses están listos para que Washington D.C. deje de gastar dinero", dijo el político el domingo pasado al canal FOX News. Pero el lunes anterior, Perry había modificado su discurso, afirmando que su plan de hecho aumentaría la recaudación. ¿Por qué el candidato republicano está tan confiando de que tendrá suficientes ingresos para pagar las facturas? Todo depende de los números, sus números.

El equipo de Perry encargó un estudio de su plan económico que se basa en un análisis muy peculiar, llamado evaluación dinámica (dynamic scoring), que intenta predecir el efecto que tendrá un cambio de políticas sobre el crecimiento económico. Un método evitado por muchos expertos en materia fiscal y presupuestaria. 

"Nadie tiene realmente un modelo para realizar bien ese análisis (dynamic scoring). No se puede hacer de forma creíble", advierte Howard Gleckman, experto fiscal del Urban Institute. 

El mencionado análisis distribuido por el equipo de campaña de Perry predice que los recortes fiscales tendrán un enorme efecto de simulación en la economía, impulsando el producto interno bruto a niveles estratosféricos. En 2020, por ejemplo, el análisis de Perry asume que sus recortes tributarios aumentarán el crecimiento a 26.4 billones de dólares, un 15% más que lo predicho por la Oficina del Presupuesto del Congreso.

Todo ese crecimiento se traduce en una mayor recaudación federal, la forma en que Perry podría equilibrar el presupuesto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El equipo del político republicano defiende el análisis. "Hay numerosas personas que realizan diferentes análisis. Estamos seguros que esta evaluación es precisa e imparcial", dijo el vocero de Perry, Mark Miner. 

Desde luego, todavía falta un año para la elección general, y cualquier plan económico esbozado en este momento habrá de ser revisado a medida que cambien las condiciones, o según un futuro presidente negocie los obstáculos legislativos que seguramente le esperan.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×