3 reuniones y la crisis sigue en Europa

Pese a los encuentros entre los líderes de la región, no han hallado una solución que los convenza; el único punto de vista en común que tienen los países del bloque es que el euro sobreviva.
obama merkel  (Foto: AP)
Douglas J. Elliott*

Hemos presenciado una admirable exhibición de lo peor y lo mejor de la zona euro, el bloque de naciones que comparten el euro como su divisa. La complejidad que acarrea ser a veces 17 países individuales, y a veces una sola entidad que los aglutina, ha quedado evidenciada. 

El mundo arqueó las cejas cuando los líderes europeos anunciaron una cumbre para crear soluciones comprensivas para la crisis de la región; luego, pocos días después, tuvieron que anunciar una segunda reunión cuando quedó claro que en la primera se alcanzarían pocos acuerdos. Más tarde, cuando tampoco parecía que esa cita arrojaría frutos, en la mejor tradición del teatro, en el tercer acto se dio el acuerdo. Los mercados financieros se dispararon al día siguiente, un día después dudaron, para finalmente caer dramáticamente al tercer día hábil. 

Surgieron muchas preguntas en torno a los detalles cruciales de un acuerdo algo desdibujado. Luego, el primer ministro de Grecia sorprendió al mundo anunciando que sometería al voto público si debía ratificar su parte del convenio. 

Que los helenos celebraran un referéndum no es una locura, pero los líderes de los otros 16 países de la eurozona se indignaron porque nada se les dijo sobre esa votación en la cumbre celebrada unos días antes. 

Los giros y las vueltas en un guión constituyen un gran teatro, nos dan tema de conversación, pero es una aterradora manera de dirigir una de las mayores economías del mundo, aterradora para todos.

Estados Unidos tiene mucho en juego según lo que ocurra. Si la eurozona revienta, tendrá una severa recesión que a su vez generará otra recesión en EU, si bien no tan grave. Estados Unidos exporta a Europa alrededor de 400,000 millones de dólares (mdd) anuales; tiene en el viejo continente cerca de un billón de dólares en inversión directa, y los bancos estadounidenses tienen un riesgo crediticio de 5 billones de dólares con varios tipos de compañías, individuos y gobiernos europeos. La Unión Americana también exporta, presta e invierte en muchos países que dependen de las exportaciones a Europa, como China. 

Los vínculos globales significan que una recesión en Europa impactaría virtualmente a todo el mundo. La mayoría de los países desarrollados -incluido Estados Unidos- tendría recesiones, mientras que el crecimiento de las economías emergentes como China se desaceleraría significativamente. China está construida sobre un modelo de rápido crecimiento, y bien podrían surgir serios problemas si aminoran su paso a un crecimiento más moderado. 

La buena noticia es que lo más probable es que Europa salga del paso. Hay una fuerte voluntad política para mantener unido al bloque. Aunque con dificultades, los líderes europeos están haciendo lo que tienen que hacer, pese a que todos quisiéramos que actuaran con más prontitud y determinación. 

Incluso los griegos decidieron el pasado jueves evitar el referéndum al lograr un consenso muy necesitado. Ello se debe a que hasta la enfurecida población griega quiere permanecer dentro de la eurozona; pues rechazar el paquete de rescate probablemente los hubiera sacado del bloque, con todo lo que eso implica para un pequeño país, históricamente mal gestionado y necesitado de grandes reformas estructurales. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También existe la posibilidad de que mi visión optimista resulte equivocada. Hay tantas maneras en que las cosas pueden salir mal, que las probabilidades de un desastre aumentan. La mayoría de nosotros nunca previó que Grecia convocara un referéndum, y otros escollos podrían tomarnos por sorpresa en el futuro. Sugiero que todos prestemos atención a lo que sucede al otro lado del Atlántico, y que crucemos los dedos esperando lo mejor.

* Douglas J. Elliott es investigador de la Brookings Institution, durante dos décadas se desempeñó como banquero de inversiones.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×