G20 quiere crear un ‘escudo’ para Italia

Autoridades certificarán las reformas del Gobierno de Berlusconi para calmar a los inversionistas; la crisis europea podría intensificarse ante el riesgo de que Grecia ya no tenga dinero para operar.
Ben Rooney
CANNES, Francia -

La crisis de deuda europea continúa amenazando la economía mundial, luego de que los líderes reunidos en la cumbre del G20 no pudieran ofrecer ninguna nueva solución tangible.

La reunión del Grupo de los 20 en Cannes terminó con promesas generales para apoyar el crecimiento de la economía y el empleo, pero las conversaciones a puerta cerrada produjeron escasos detalles sobre el plan comprensivo que la Unión Europea acordó el pasado 27 de octubre. 

"Es posible que la situación empeore más antes de mejorar", dijo Mohamed El-Erian, jefe del gigantesco fondo de bonos Pimco en una entrevista con Poppy Harlow, periodista de CNNMoney. 

El plan pactado el 27 de octubre incluye una serie de medidas para atajar la crisis, incluida una reducción de la deuda de Grecia, nuevos requisitos de capital para los bancos y planes de construir un 'cortafuegos' financiero alrededor de las economías vulnerables de la eurozona. 

A menos de una semana de su anuncio, el plan fue puesto en duda por una polémica decisión del primer ministro griego George Papandreou, quien sobrevivió a un voto de confianza el viernes pasado, pero para el domingo, el premier programaba entregar el poder a un nuevo primer ministro, todavía sin designarse. Este lunes, Papandreou se reúne con el líder de la oposición Antonis Samaras para concretar los detalles.

Ante la incertidumbre política que viven Grecia e Italia, los inversionistas prevén que los mercados financieros mundiales se mantengan volátiles en el futuro cercano.

Grecia necesita asegurar el próximo tramo del paquete de rescate, facilitado por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), antes de que termine el año para evitar caer en impago o default

"Hay un riesgo material de que Grecia se quede sin dinero en los próximos meses", advirtió El-Erian. El temor es que un incumplimiento de pagos desordenado de Grecia pueda impactar dramáticamente al sistema financiero global. De ocurrir, Europa caería en recesión y posiblemente arrastre con ella la frágil economía estadounidense. Pero Grecia no es el único problema que Europa debe resolver. 

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, también podría enfrentar un voto de confianza esta semana cuando decenas de miles de manifestantes se concentren en Roma para condenar su gestión económica.

La semana pasada, Berlusconi acordó que el FMI 'certificara' el progreso del Gobierno italiano respecto a las reformas fiscales. La decisión está encaminada a tranquilizar a los inversionistas sobre la capacidad del Gobierno de aplicar medidas impopulares, como el plan para elevar la edad de jubilación. 

Italia, por lo demás, ha visto encarecer recientemente sus costos de endeudamiento a máximos históricos, en medio de preocupaciones del mercado de bonos sobre la capacidad del Gobierno de poner sus finanzas en orden. 

Entre tanto, aún persiste la confusión en torno al plan para construir un muro o ‘cortafuegos' financiero que impida que los problemas de Grecia se propaguen a Italia y a otras naciones del bloque. 

La Unión Europea ha propuesto la creación de un vehículo especial para atraer capital privado al fondo de rescate de la zona, conocido como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. El objetivo es que las economías emergentes contribuyan a aumentar el fondo de 440,000 millones de dólares hasta el billón de dólares. Sin embargo, la cumbre del G20 finalizó sin un compromiso público por parte de China, Rusia u otra nación vista como inversionista potencial.

En respuesta a una pregunta sobre dicha inversión extranjera en el Fondo de Estabilidad, el presidente galo Nicolás Sarkozy dijo la semana pasada que "los puntos de vista estaban convergiendo" entre los europeos y sus aliados. 

Tanto inversionistas como socios comerciales de Europa han urgido que se dé una solución decisiva y coordinada a la crisis de deuda. En su declaración oficial, el G20 apremió a una "rápida elaboración e implementación" del plan del 27 de octubre. Pero las autoridades europeas han dicho repetidamente que el proceso político debe ser respetado y que la implementación de las medidas tomará tiempo.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Ya he dicho esto muchas veces. Esto no es un sprint, es un maratón", dijo José Barroso, presidente de la Comisión Europea, en una conferencia de prensa la semana pasada.

Sigamos, pues, expectantes. Esta semana se celebrarán dos reuniones con los ministros de finanzas de la Unión. 

Ahora ve
Te decimos lo que debes saber del Xbox One X
No te pierdas
×