Que no menosprecien el trabajo doméstico

El valor de esta actividad en México da una contribución mayor al PIB que la manufacturera: UNAM; de ser contabilizada representaría el 21.7%, la construcción contribuye, por ejemplo, con el 6.74%.
ama de casa  (Foto: AP)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En México el trabajo doméstico es poco valorado, casi al grado de ignorarse; sin embargo, de ser contabilizado representaría el 21.7% del Producto Interno Bruto (PIB). Por el contrario, otros sectores de la economía nacional aportan, comparativamente, un porcentaje menor, como la industria manufacturera (16.51%), la construcción (6.74%) o la agricultura y ganadería (4.09%).

Así lo refirió un estudio realizado por el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) de la UNAM.

"(Los resultados) dan una dimensión de esta actividad, y si se le otorgara un valor económico, su aportación sería superior a lo que producen sectores destacados, como el de manufactura", menciona Mercedes Pedrero Nieto, integrante del organismo.

Se considera trabajo doméstico a toda actividad que se realiza en el seno del hogar de manera no remunerada, lo que incluye no sólo las labores de limpieza y atención a los hijos, sino también el pago de servicios, trámites bancarios y ciertas compras; es decir, acciones que se puedan delegar a una tercera persona.

A la semana se destinan en promedio 40 horas para este trabajo, aunque varía según la situación de cada mujer. Por ejemplo, las de edades medias con niños pequeños tienen, por lo general, jornadas superiores a 50 horas, mientras que en el caso de las estudiantes jóvenes, son mínimas. También depende del estado civil y la condición laboral, de acuerdo al estudio ‘Valor económico del trabajo doméstico en México, aportaciones de mujeres y hombres' del CRIM, y publicado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Esta labor, dice Pedrero Nieto, es nula en el campo laboral, no tiene el nivel de importancia que otras actividades en el mercado, pero "sin éstas, no se podría vivir y, por supuesto, contribuyen a la economía nacional".

Al no pagarse, no se le da valor, pero si lo hace una tercera persona, a la que se paga, sí se le otorga un reconocimiento financiero.

La académica menciona que otra labor que se carga a las actividades domésticas es el cuidado de los ancianos, y aunque aún no es muy acentuado, en dos décadas sí lo será por el envejecimiento de la población.

Ante esa situación, dice, hay que impulsar medidas como flexibilizar horarios laborales de acuerdo con la conveniencia de las mujeres.

También hay que hacer más participes a los varones en este tipo de tareas, tema que -aunque pareciera- común, es poco fomentado en la sociedad.

Curiosamente, mientras más ayudan los maridos en las tareas domésticas, hay menos posibilidades de divorcio, según un estudio realizado por la Escuela de Ciencias Políticas y Económicas de Londres a 3,500 matrimonios británicos que acababan de tener su primer hijo.

El riesgo de divorcio es 97% más alto cuando la madre trabaja fuera del hogar y el marido hace una contribución mínima en la casa.

Por el contrario, no hay mayor riesgo de separación cuando la madre trabaja y la contribución de su esposo en el hogar y cuidado de los niños es más alta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En México, por citar un caso, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) es la única institución educativa que da a sus empleados hombres licencia por paternidad, nacimiento o adopción.

La prestación de 10 días se inscribe en su Programa Institucional de Gestión con Perspectiva de Género.

Ahora ve
Lo más buscado por los mexicanos en Google durante 2017
No te pierdas
×