BCE ignora a Italia; compra menos bonos

Pese al aumento en el costo del financiamiento italiano, la entidad adquirió menos deuda; el Banco Central compró bonos por 4,478 mde la semana pasada, cifra inferior a la esperada.
euro  (Foto: Thinkstock)
FRÁNCFORT (CNN) -

El Banco Central Europeo redujo a la mitad las compras de bonos gubernamentales la semana pasada, pese a que sonaron las alarmas de la zona euro cuando los costos de financiamiento de Italia llegaron a niveles insostenibles. El BCE dijo que la semana pasada realizó compras de deuda en el mercado secundario por 4,478 millones de euros, frente a los 9,520 millones de euros en la semana anterior, el mayor monto desde mediados de septiembre. El total general del programa subió a 187,000 millones de euros.

Las compras fueron bastante menos que las expectativas de los analistas de 10,000 millones de euros.

El declive se produjo en la primera semana completa en que Mario Draghi está a la cabeza del banco, luego de que sucediera a Jean-Claude Trichet como presidente del BCE, y mientras el banco sigue resistiéndose públicamente a la presión política de Estados Unidos, Reino Unido y Rusia, para elevar las compras y proteger así a Italia, España y otros países endeudados de la zona euro.

El mismo Draghi, en su primera conferencia de prensa como presidente del BCE a inicios de mes, no se comprometió a aumentar la compra de bonos del banco, describiéndola como "limitada".

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, dijo este lunes que la presión internacional para que el BCE tenga un rol mayor en el combate a la crisis de deuda de la zona euro debe terminar, ya que podría socavar la credibilidad del banco, ganada con mucho esfuerzo.

Las tensiones del mercado siguen adelantándose a los esfuerzos de los líderes de la zona euro por contener la crisis de deuda del bloque.

Tras un receso de cuatro meses, el BCE reactivó su programa de compra de bonos -conocido como Programa de Mercados de Activos- en agosto, cuando la crisis comenzó a afectar directamente a Italia y España, dos de las mayores economías de la zona euro. El programa partió en mayo del 2010.

Según el programa, el BCE y los 17 bancos centrales nacionales de la zona euro pueden comprar bonos gubernamentales y corporativos a bancos y otros inversionistas, pero no directamente a los gobiernos.

El plan está diseñado para mantener a raya los mercados de bonos y asegurar que los beneficios de las bajas tasas de interés del BCE sean percibidos en todo el bloque de 17 países.

El Banco Central no entrega un desglose por países de sus compras. Sin embargo, analistas y operadores estiman que ha adquirido unos 45,000 millones de euros en deuda griega, aunque se ha concentrado en la deuda española e italiana con los 115.000 millones de euros que ha gastado desde que reinició sus compras a inicios de agosto.

Contrastando las cautelosas palabras de Draghi en la conferencia de prensa del BCE, los operadores dicen que el BCE ha comprado permanentemente bonos de Italia y España desde que asumió la presidencia.

Sin embargo, las intervenciones no han logrado disminuir una persistente escalada en los costos de financiamiento.

Italia pagó un histórico rendimiento del 6.29% por vender bonos a cinco años el lunes, en su primera subasta luego de que se le solicitara al ex comisario europeo Mario Monti que dirija un Gobierno de emergencia, encargado de combatir la crisis de deuda.

La semana pasada, el rendimiento de los bonos de Italia superó el 7%, nivel que llevó a solicitar rescates internacionales a Irlanda y Portugal. En su peor momento en los mercados, los rendimientos llegaron a cerca del 7.8%.

Las compras de bonos del BCE son reportadas cada semana, pero toma entre dos y tres días cerrarlas, por lo que las cifras semanales no reflejan necesariamente todo lo adquirido.

 

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×