Obama expresa hartazgo por divisa china

El presidente de EU dijo que su país está harto de las prácticas de Beijing con el comercio; exigió que la nación asiática cree un campo igualitario para las empresas de todos los países.
yuan  (Foto: Thinkstock)
HONOLULU, EU (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el domingo a China que su país está harto de las prácticas de Beijing con el comercio y su divisa, incrementando la presión sobre su mayor rival económico en la cumbre del foro de cooperación económica Asia-Pacífico celebrada en Honolulu. "Ya basta", dijo rotundamente al final de la cumbre anual de dirigentes de países integrados en la APEC, en la que logró un acuerdo más amplio que el previsto sobre la formación de una zona de libre comercio a ambos lados del océano Pacífico.

En una de las declaraciones más duras contra China, Obama le exigió que deje de "jugar" con el sistema económico internacional y que cree un campo igualitario para las empresas estadounidenses y de otros países.

"Vamos a continuar siendo firmes para que China opere bajo las mismas reglas que todos los demás", agregó, al día siguiente de reunirse con el presidente chino, Hu Jintao.

Un funcionario chino dijo posteriormente que China jugará con las normas de los acuerdos internacionales en los que forma parte.

"Primero debemos saber de qué reglas estamos hablando", dijo Pang Sen, subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

"Si las reglas fueron establecidas colectivamente mediante acuerdos y China fue parte del proceso, entonces China las acatará. Si las reglas son decididas por uno o varios países, China no tiene la obligación de acatarlas", dijo Pang en una rueda de prensa.

Estados Unidos pide a Beijing que permita que su moneda cotice libremente y que adopte medidas para reducir su enorme superávit comercial. No está claro cuánto del tono de Obama estaba dirigido al consumo interno estadounidense, con sus votantes cansados por la crisis económica y que dentro de un año decidirán si le dan un segundo mandato.

China necesita "entender que su rol es diferente ahora de lo que podría haber sido 20 ó 30 años atrás, cuando si rompía las reglas esto no importaba, no tenía un impacto significativo", declaró Obama al final de una cumbre de líderes del Asia-Pacífico.

"Ahora son adultos. Van a tener que ayudar a lidiar con este proceso de una manera responsable", agregó.

Las duras palabras entre Estados Unidos y China contrarrestaron con el frente unificado que los líderes del Asia-Pacífico buscaron presentar con un compromiso de impulsar sus economías y reducir las barreras comerciales en un esfuerzo para crear una defensa ante la crisis de deuda en Europa.

Comercio como escudo anticrisis

Los 21 miembros la APEC se volcaron al desafío de contrarrestar lo que llamaron "riesgos significativos hacia abajo" para la economía mundial.

Eso tuvo lugar tras un llamado de Obama -que buscó reafirmar el liderazgo de Estados Unidos para contrarrestar la creciente influencia china en la Cuenca del Pacífico- a un compromiso para expandir las oportunidades de comercio como un antídoto a los problema fiscales de Europa.

Es un "momento de incertidumbre" para la economía global, afirmó el comunicado final de la cumbre, con el crecimiento y la creación de empleos debilitados no sólo por la crisis en la zona euro, sino también por desastres naturales, como el devastador terremoto y tsunami en Japón.

"Estos desafíos sólo han fortalecido nuestro compromiso a la cooperación como forma de avanzar", dijeron los líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por su sigla en inglés) tras las conversaciones en Honolulu.

"Reconocemos que una mayor liberalización comercial es esencial para lograr una recuperación global sostenible tras la recesión global del 2008-2009", añadieron.

En el comunicado, los líderes manifestaron una firme determinación de "apoyar el crecimiento fuerte, sostenido y equilibrado de la economía regional y global", una clara referencia a la preocupación de Estados Unidos sobre su enorme déficit comercial con la economía china.

En otra concesión a la presión estadounidense, la APEC se comprometió -aunque en términos vagos- a reducir aranceles sobre bienes y servicios ambientales, pese a que China se había resistido a la idea. La APEC también se comprometió a respaldar la energía limpia.

Persisten diferencias sobre monedas y comercio -lo que quedó demostrado por las tensiones entre China y Estados Unidos en la cumbre- y queda en pie la pregunta de qué tan lejos podrían llegar los líderes en su intento por convertir las promesas en acción cuando regresen a casa.

Muchos, incluido Obama, enfrentarán resistencia a abrir más sus mercados a la competencia extranjera.

Pero el mayor problema en el horizonte Asia-Pacífico es Europa, donde la agitación fiscal centrada en Italia y Grecia está enviando ondas de choque al resto del mundo.

"Sin una solución a la crisis de la zona euro, la economía mundial podría ser arrastrada en una espiral hacia abajo de colapso de la confianza, un crecimiento más débil y menos empleos, dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, durante la cumbre.

"Esto afectaría a todos los países y por eso todos tenemos interés en resolver esa crisis", afirmó Lagarde.

Avance en pacto regional

Obama declaró el compromiso de Estados Unidos en la región Asia-Pacífico, que es responsable por más de la mitad de la producción económica mundial, como "absolutamente crítica" para la prosperidad de su país.

Al aprovechar el potencial del comercio expandido con países del Asia Pacífico -la región de más rápido crecimiento del mundo- Obama espera poder crear empleos en Estados Unidos para mejorar sus posibilidades en su dura lucha para la reelección en el 2012.

"No vamos a poder colocar a nuestra gente de vuelta en el trabajo y (hacer) crecer nuestra economía y expandir oportunidades a menos que la región Asia-Pacífico también sea exitosa", sostuvo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El impulso de Obama para establecer una zona de libre comercio pan-Pacífica -el principal logro de Estados Unidos en la cumbre- gozó de un espaldarazo cuando Canadá y México dijeron que estaban interesados en unirse a las negociaciones en las que ahora participan nueve países.

Japón, la tercera mayor economía del mundo, dijo el viernes que también tenía interés en unirse a las negociaciones. Filipinas estaba discutiendo el asunto, dijeron funcionarios estadounidenses.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×