EU, más desigual que Europa y Australia

El BM criticó la brecha entre pobres y ricos en EU a pesar de ser una economía desarrollada; China y América Latina superan a Estados Unidos, siendo Guatemala y Honduras los más inequitativos.
pobres EU  (Foto: AP)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

No es una novedad que quienes más ganan en Estados Unidos, ganan muchísimo más que un trabajador corriente de ingresos medios y bajos. Pero la brecha es mucho más grande en este país que en la mayoría de las naciones desarrolladas. 

La desigualdad en los ingresos es considerablemente mayor en Estados Unidos que en Europa, y también supera a la de Canadá, Australia y Corea del Sur, de acuerdo con datos recabados por el Banco Mundial. 

Y si bien muchas naciones han registrado un aumento en la desigualdad de los ingresos, Estados Unidos ha experimentado un incremento más acelerado en décadas recientes, ampliándose aún más la brecha entre ricos y pobres.

"El 1% más acaudalado en Estados Unidos realmente recibe mucho más que sus contrapartes de países de Europa Occidental", indica Branko Milanovic, economista del Banco Mundial y autor del libro The Haves and the Have-Nots (Los que tienen y los que no tienen). 

El país del Tío Sam se ubica en el tercio inferior de la lista de 90 países que Milanovic elaboró, basándose principalmente en datos del 2008 sobre ingreso per cápita o consumo per cápita de cada nación. Los datos se someten a una compleja fórmula que arroja el índice Gini, que determina cuánto dinero debería ser redistribuido para que todos tuvieran el mismo ingreso. Mientras más alta sea la cifra resultante, que va de 0 a 100, más inequitativo es el país. 

Eslovenia y la República Eslovaca encabezan la lista mundial, reflejando que tienen las economías con menor desigualdad. Casi toda Europa Occidental, Canadá, Corea del Sur y Australia, se ubican en la primera mitad del ranking

Y aunque Estados Unidos registra más desigualdad entre las naciones ricas, muchos otros países están peor, en especial América Latina. Honduras y Guatemala son los estados con mayor desigualdad en los ingresos, según el Banco Mundial. 

La desigualdad también creció en los antiguos países comunistas Rusia y China, que transitaron hacia economías de mercado. Rusia está ligeramente mejor que Estados Unidos, mientras que China se ha vuelto más inequitativa.

Sin embargo, el caso de Estados Unidos sobresale por ser una economía desarrollada con una gran brecha entre ricos y pobres. Las razones detrás de su pobre clasificación en la escena mundial son muchas, y los expertos difieren respecto a los factores predominantes. 

La tecnología ha contribuido a la creciente diferencia en los ingresos, pues a medida que los trabajos exigen mayores habilidades, es más difícil para quienes sólo tienen el bachillerato obtener un empleo bien remunerado. Un grado universitario se ha vuelto un requisito para puestos laborales más lucrativos.

Al mismo tiempo, la creciente globalización ha reducido la clase media. Muchas compañías están tercerizando empleos a otros países donde los trabajadores ganan menos. Además, otras naciones producen bienes a precios más baratos, por lo que cada vez menos firmas estadounidenses fabrican sus artículos en el país. En consecuencia, hay menos oportunidades para ganar un salario digno. 

Estados Unidos tiene otro factor que lo distingue: la relativa ausencia de apoyo gubernamental, comparado con el que se da en Europa y Canadá. Otros países proporcionan más servicios públicos, incluidos seguros médicos, educación superior, guarderías y pensiones. Estos beneficios son proporcionados sobre una base más universal, en lugar de depender del nivel de ingresos de cada individuo, como ocurre en Estados Unidos. 

"El Gobierno de Estados Unidos ha hecho mucho menos para combatir la desigualdad en la sociedad estadounidense que cualquier otro país rico", señala Frederick Solt, profesor de ciencias políticas en la Universidad del Sur de Illinois, en Carbondale. 

Otros factores también influyen en la inequidad que registra Estados Unidos.

Los inmigrantes de escasa calificación aumentan la competencia por empleos pobremente remunerados, lo que a su vez permite a los empleadores frenar los salarios, advierte Lane Kenworthy, profesor de sociología en la Unversidad de Arizona. 

Al mismo tiempo, los sindicatos están perdiendo su fuerza en este lado del mundo, mientras que en Europa Occidental han mantenido su peso. Los expertos citan el debilitamiento de los sindicatos como una de las causas detrás de la caída de los ingresos de la clase media.

Europa, por otro lado, establece más restricciones a las compensaciones de ejecutivos, por lo que sus líderes corporativos no reciben las descomunales bonificaciones que perciben sus contrapartes estadounidenses. La pródiga paga a los ejecutivos es una razón por la cual ese privilegiado 1% de la población estadounidense ha visto cómo su ingreso promedio ajustado a la inflación creció en un 275%, según la Oficina de Presupuesto del Congreso. 

La creciente desigualdad en los ingresos puede provocar que algunos estadounidenses sientan que nunca podrán subir en la escala económica, indican los expertos. Esto es especialmente cierto si perciben que los ricos sí avanzan, mientras que ellos se estancan o se quedan rezagados. 

"Cuando combinas el estancamiento o el empeoramiento del nivel de vida con la elevada desigualdad en los ingresos, es una receta para el desánimo o la frustración", concluye Kenworthy.

 mapa-pobreza.jpg

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×