Empresas de EU: revelen sus impuestos

Si las mayores firmas estadounidenses quieren mejorar su imagen, deben compartir sus declaraciones; saber cuántos impuestos pagan contribuiría, además, al debate sobre la deuda de Estados Unidos.
EU protestas  (Foto: Cortesía Fortune)
Allan Sloan

Fue suficiente como para que cualquier persona de una gran empresa quisiera meterse debajo de su silla. Allí estaba David Crosby del grupo folk rock 'Crosby, Stills & Nash' disertando en una reciente actuación en el Teatro Beacon de la ciudad de Nueva York, no acerca de la guerra o de la pobreza, sino sobre el poder corporativo y General Electric (GE).

"¿Pueden creer que algunas grandes empresas no pagan impuesto sobre la renta?", exclamó. "De hecho, GE no pagó impuestos el año pasado". Luego, Graham Nash agregó: "No sólo eso, GE tiene un retorno de 3.5 billones de dólares". Alguien de la audiencia, en quien el 1% estaba bien representado -¿quién más puede costear los boletos?- gritó: "Toca música". El grupo rápidamente se lanzó a interpretar su nueva canción: They want it all, they want it now (Ellos lo quieren todo, lo quieren ahora). Creo que puedes deducir quiénes son 'ellos'.

Habla con las grandes empresas sobre el sentimiento expresado por Crosby y Stills, y se quejarán: se sienten agraviadas y hablan sobre una 'guerra de clases'. Pero, como pronto veremos, no hacen nada por ayudarse a sí mismas.

De hecho, la diatriba de Crosby sobre GE (firma que se negó a hacer comentarios) se basa en una historia de marzo del diario The New York Times que es inexacta. Muchos tipos de políticas públicas cometen el mismo error que el Times cometió, confundiendo la cifra del 'impuesto corriente' que las empresas utilizan para calcular las ganancias, con el monto de impuesto que pagan; sin embargo, la cifra de los impuestos incurridos no es la misma que la del 'impuesto corriente' y no es pública.

Todos esos números equivocados han adquirido vida propia. Pero, ¿sabes quién tiene la culpa de que el error siga resonando? Es culpa de las empresas por ser tercas y orgullosas, y negarse a facilitar datos para refutar lo que, dicen, son acusaciones falsas.

A principios de este año, el profesor Ed Outslay de la Universidad Estatal de Michigan, un experto en impuestos, generó no menos de 16 parámetros de impuestos para un artículo de GE que yo estaba realizando en colaboración con Jeff Gerth de ProPublica. Sin embargo, a pesar de tener todos esos números, Outslay no nos pudo decir cuántos impuestos federales incurrió GE en un año determinado o durante un período determinado. Tampoco pudo hacerlo Robert McIntyre, de Citizens for Tax Justice, uno de los genios fiscales fiscales más respetados de Washington. En un estudio reciente, McIntyre -quien es demasiado astuto como para confundir la cifra de 'impuesto corriente' con los 'impuestos incurridos'- pasó por una agonía para calcular la cantidad de impuestos que 280 grandes empresas habían pagado en los últimos tres años (su estudio está aquí). Dedicó especial atención a GE, y cree que tiene los números correctos. Pero no hay forma de saberlo.

Durante los últimos meses, he solicitado en repetidas ocasiones a tres grandes empresas en la mira de la guerra de impuestos -GE, Verizon y Exxon Mobil- que revelen voluntariamente información que podría refutar los alegatos de que no incurrieron en pago de impuestos federales sobre la renta a Estados Unidos en 2010. Todas se han negado: diciendo que no van a revelar nada que no sea legalmente requerido. Sin embargo, siguen quejándose de las acusaciones. Sospecho que si llamo al resto de la lista de Fortune 500, conseguiría 497 respuestas similares.

Como sociedad, necesitamos la información de 'impuestos incurridos' para el debate fiscal en curso. Los inversores también se beneficiarían: conocer el impuesto que las empresas realmente incurren en realidad sería una herramienta analítica útil.

La solución, como he dicho antes, es que el Financial Accounting Standards Board (FASB) exija a las empresas revelar información de su declaración de impuestos del año más reciente disponible y los nueve años anteriores. Esta información, de las líneas 31 y 32 de su declaración, requeriría como máximo el trabajo de una hora de una persona al año para ser ofrecida por la empresa. Añadir un parámetro fiscal número 17 a los 16 ya existentes difícilmente parece una invasión a la privacidad corporativa.

El FASB me dijo en septiembre que no exige a las empresas que cotizan en Bolsa revelar la información de "impuestos incurridos", porque no se le ha pedido que lo exija. Bloomberg View se ha unido a mí para pedirlo de manera informal, y McIntyre dice que él presentará una solicitud formal pronto.

Si las empresas están realmente recibiendo acusaciones falsas, como afirman, la revelación de esta información las salvará de ellas mismas. Y de Crosby, Stills & Nash también.

Este artículo es de la edición del 12 de diciembre de 2011 de Fortune.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×