Las promesas del nuevo Gobierno italiano

El nuevo primer ministro delineó su programa donde incluye nuevos impuestos a la propiedad; el premier promete desregular algunos sectores de la economía y combatir a la mafia italiana.
mario monti italia promesas  (Foto: CNN)
ROMA (CNN) -

El nuevo primer ministro de Italia, Mario Monti, delineó su programa de Gobierno este jueves en el Senado antes de un voto de confianza.

A continuación, una serie de reformas económicas que Monti dijo su Gobierno emprendería, y algunos de los obstáculos que podría tener que superar.

Riquezas/impuestos a la propiedad

Monti dijo que "reevaluaría" reintroducir un impuesto a la propiedad eliminado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi en el 2008, definiendo a su ausencia como una "anomalía". El ex ministro de Economía Giulio Tremonti estimó que el impuesto podría recaudar cerca de 3,500 millones de euros por año.

Esta medida podría ser fuertemente apoyada por la centroizquierda y los sindicatos, pero resistida por el PDL de Berlusconi.

Mercado laboral/bienestar

Monti prometió acciones significativas para reformar el mercado laboral "dual" del país, que indicó ofrece excesiva protección para los trabajadores regulares que figuran en la nómina de medianas y pequeñas empresas, mientras que millones de trabajadores, en su mayoría jóvenes, trabajan con contratos temporales y están "completamente desprotegidos".

Prometió crear un contrato que podría ser empleado para nuevas contrataciones, pero que permitiría a los empleados de tiempo completo mantener los actuales.

Para asegurar que un mercado laboral más flexible no lleve a luchas sociales, indicó que también se necesita una "reforma más amplia del sistema de beneficios del Estado de bienestar" para limitar el impacto de reformas estructurales agresivas.

"Debemos hacer reformas estructurales, pero es nuestro deber limitar la angustia que las acompaña", aseguró.

No sólo los trabajadores jóvenes, sino también las mujeres, deberían tener una mayor "inclusión en la economía. No puede ser aplazado".

También prometió mejorar los estándares educacionales y luchar contra las contrataciones en el mercado negro.

Los sindicatos y los partidos de izquierda que ahora apoyan su Gobierno se han resistido a flexibilizar las restricciones a los despidos, pero indicaron que podrían moderar su postura si la medida es acompañada por un incremento en los beneficios y otras ayudas a quienes buscan trabajo por primera vez.

Costos de la política

Monti dijo que reducir las generosas pensiones y una serie de otros beneficios disfrutados por los políticos en gobiernos centrales y locales es "inevitable". Esto no produciría grandes ahorros, pero al Gobierno le facilitaría la tarea de pedirle a los ciudadanos que hagan los "sacrificios" necesarios para rescatar la economía.

Monti dijo que los gobiernos provinciales deberían ser eliminados para ayudar a recortar los costos de la administración pública.

Estas reformas serían enormemente populares entre el público general, pero menos entre los políticos de cuyo apoyo depende en el Parlamento.

Liberalización

Monti indicó que Italia debe desregular sus servicios profesionales como abogados, contadores, farmacéuticos y conductores de taxis. Nuevas reglas sobre estas profesiones deberían abrirlas a una mayor competencia y eliminar las tarifas mínimas. También llamó a una liberalización y privatización de los servicios públicos locales.

El sistema de justicia del país, el más lento en la UE, debería acelerar sus tiempos, agregó.

Legalidad

Monti dijo que la mayor legalidad debería ser una prioridad de su Gobierno. En el sur, los intereses económicos de grupos del crimen organizado deberían ser erradicados.

En todo Italia, la economía subterránea, que según estimaciones vale cerca de un quinto del Producto Interno Bruto, debe ser combatida.

Indicó que el umbral para pagos en efectivo será reducido para combatir la evasión fiscal. También dijo que se aumentarán los incentivos para los sistemas de pago digital y que la policía fiscal usará herramientas para comparar los niveles de ingresos declarados con los gastos.

Carga impositiva

Monti dijo que su Gobierno buscará incorporar las condiciones para una baja "gradual" de impuestos, sobre todo al trabajo. También señaló que los ingresos de la evasión fiscal deberían ser usados para ayudar a aliviar el gravamen de los que pagan. Explicó que un cambio gradual, pasando de gravar el trabajo y la producción al consumo, ayudaría a reactivar el crecimiento.

Infraestructura

Monti anunció que renovará una campaña para promover la creación de infraestructura con el fin de mejorar la productividad futura, y dijo que se necesitan nuevas reglas de financiación de proyectos para atraer más capital privado.

También afirmó que buscará utilizar mejor los fondos regionales de la UE que a menudo se destinan a obras públicas.

Pensiones

Monti dijo que la edad promedio de jubilación en Italia ya es mayor que la de muchos de sus socios del bloque. Sin embargo, indicó que el sistema de pensiones es injusto, ya que otorga elevadas jubilaciones a algunos pero bajas a otros. El Banco Central Europeo (BCE) instó al anterior Gobierno a contener o reformar un sistema que permite a muchos italianos retirarse en base a una combinación de la edad y los años trabajados. Esta peculiaridad se ha restringido progresivamente en los últimos años, pero aún permite que muchos trabajadores se jubilen mucho antes de la edad estipulada (65 para los hombres y 60 para las mujeres) y disfruten beneficios que superan las contribuciones prestadas durante sus años de trabajo.

Monti se cuidó de no ser demasiado insistente en este punto, probablemente porque son cambios resistidos por los sindicatos y el partido regional Liga Norte, que no será parte de su mayoría parlamentaria.

Ahora ve
Policía investiga explosión cerca de terminal de autobuses de Manhattan
No te pierdas
×