Republicanos buscan más recortes en EU

Tras ganar una mayoría en el Congreso, este partido impulsó mayores reducciones en el gasto federal; sin embargo, sus medidas son insuficientes y no representan una garantía contra el déficit del...
capitol senado congreso eu  (Foto: Photos to go)
Charles Riley

En la noche electoral de 2010, los republicanos estaban unidos por una misión: recortar el gasto del gobierno ahora.

"Estoy aquí esta noche para decirles que nuestra nueva mayoría está preparada para hacer las cosas de manera distinta", dijo el entonces líder de la minoría John Boehner a una multitud, la noche electoral. "Todo comienza con recortar el gasto en lugar de aumentarlo".

Y vaya que han recortado.

Los republicanos impulsaron al Congreso a recortar los niveles de gasto para los años fiscales 2011 y 2012, y ahora tienen la oportunidad de hacer nuevas reducciones: con el Súper Comité.

El comité de 12 miembros tiene la posibilidad de alterar sustancialmente las proyecciones a largo plazo del déficit si son capaces de 'actuar en grande', y acordar un paquete de reducción de deuda que exceda la meta de la comisión de 1.2 billones de dólares.

Incluso si el comité fracasa, los republicanos habrán logrado enfocar gran parte de la conversación en los problemas de deuda a largo plazo de Washington.

Poco después de conseguir una mayoría en la Cámara de Representantes, los republicanos se enfrentaron con los demócratas por el presupuesto fiscal 2011, lo cual resultó en una prolongada batalla y en una medida de gasto a corto plazo tras otra medida de gasto a corto plazo.

Con el gobierno al borde de un cierre, el portavoz Boehner y el presidente estadounidense Barack Obama llegaron a un acuerdo en abril de 2011, que estableció que el gasto federal de 38,500 millones de dólares por debajo de los niveles de 2010.

"Los republicanos han sido capaces de aprovechar proyectos de legislación 'que deben pasar' para imponer recortes en el presupuesto", dijo Craig Jennings, un experto en presupuesto federal del centro de estudios progresista OMB Watch.

Lo siguiente fue el techo de la deuda. A cambio de aumentar la cantidad de dinero que el Tesoro tiene autorizado pedir prestado, los republicanos exigieron abruptos recortes en el gasto público, que se llevarían a cabo durante un período de 10 años.

Esta vez, un posible impago soberano se cernía sobre la mesa de negociaciones, y los legisladores -de nuevo en el último minuto- llegaron a un acuerdo sobre un paquete de recortes de gastos.

El acuerdo inicialmente reduciría el déficit en 917,000 millones de dólares a lo largo de una década, principalmente mediante la imposición de topes a los gastos discrecionales. Y el súper comité debería trabajar para encontrar otros 1.2 billones de dólares en ahorros.

Un detalle importante: los recortes al techo de la deuda en el presupuesto están estructurados para empezar poco a poco en los primeros años y luego elevarse hacia el final de la década. En 2012, el tope de gasto se traduciría en sólo 21,000 millones de dólares en ahorros.

"La cantidad real en dólares de los recortes presupuestarios en 2011 y 2012 -en comparación con un déficit de un billón de dólares- es muy, muy pequeña", dijo Jennings.

De hecho, incluso con todos los recortes presupuestarios aprobados por el Congreso desde las elecciones intermedias de 2010, está programado que los niveles de gasto reanuden su ascenso en 2013, según la Oficina Presupuestaria del Congreso.

Para complicar las cosas, no hay garantía de que los futuros congresos se adhieran a los topes de gastos que se convirtieron en ley cuando el techo de la deuda fue elevado. El Congreso ha ignorado en el pasado los límites de gastos impuestos por leyes previamente aprobadas.

Con la campaña hacia el 2012 marchando ahora a toda velocidad, el súper comité probablemente será la última oportunidad importante para lograr recortes significativos en el corto plazo.

El comité está buscando 1.2 billones de dólares en ahorros en un periodo de más de 10 años. Pero el grupo parece estar tropezando con los mismos problemas que han confundido a los legisladores todo el año: los impuestos y la ayuda social.

Si el comité entra en un punto muerto, los recortes automáticos de gasto en defensa y no militares entrarán en vigor a partir de 2013.

Esos recortes serán divididos por partes iguales entre las dos categorías y eximirán a la Seguridad Social y a los programas para personas de bajos ingresos, como Medicaid. También limitarían los recortes a Medicare.

Por lo menos, así es como se supone que debe suceder. Pero el Congreso puede modificar o derogar la ley.

Aunque los republicanos ciertamente han logrado enfocar el debate en Washington en torno a los niveles del gasto federal, el resentimiento partidista ha pasado factura.

El acuerdo del techo de la deuda permitió a Estados Unidos evitar un impago, pero la inmaculada calificación de crédito de Estados Unidos no logró sobrevivir. Citando a un sistema político disfuncional, Standard & Poor's rebajó su calificación de la deuda estadounidense por primera vez en la historia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y con legisladores en ambos lados del pasillo al parecer incapaces de comprometerse, el déficit no desaparecerá pronto.

"Toda la actividad que se desarrolla hoy en día no hace absolutamente nada por resolver los problemas de 20 años a futuro, todos los cuales se originan en el creciente costo de la atención de salud", dijo Jennings.

Ahora ve
Estos fueron los autos más vendidos en México durante 2017
No te pierdas
×