México se vacuna contra ‘catarritos’

El deterioro internacional puso en alerta a la autoridad financiera del país, reconocen economistas; advierten que la volatilidad no cede y, de mantenerse el peso presionado, afectaría a la inflación.
Pesos  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Un panorama de mayor deterioro de las condiciones externas puso en alerta a las autoridades financieras y monetarias de México, que buscan evitar condiciones desordenadas en el mercado cambiario, dicen economistas.

"El temor que deriva de esa acción, es que el tipo de cambio puede entrar en una espiral de depreciación muy rápida que tenga efectos negativos sobre la inflación, que es el mandato que debe cuidar el Banco de México", advierte el director para América Latina de Moody's Analytics.

"El comportamiento que ha tenido el peso en los últimos meses ha revelado que nuestra moneda es especialmente sensible a los cambios en la percepción de riesgo de los mercados globales y, por lo mismo, es de esperarse que siga influido más por eventos externos que por eventos domésticos", agrega Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Este martes la Comisión de Cambios (integrada por Banxico y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) decidió instrumentar medidas en el mercado cambiario, como suspender temporalmente las subastas mensuales de opciones que dan el derecho a vender dólares al Banco Central y, a partir de este miércoles, subastará diariamente 400 millones de dólares si el tipo de cambio supera en 2% a la cotización del día previo.

Los economistas consultados resaltan que el panorama internacional  se encuentra complicado, con mayor probabilidad de recesión en Europa y problemas fiscales y desacuerdos políticos en Estados Unidos.

De hecho, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena puntualizó este martes que la crisis de deuda que vive Europa no tendrá un efecto directo sobre la economía mexicana.

"Hay que ver la estructura productiva de México que también es importante, es un país que depende en gran medida de sus exportaciones a Estados Unidos y por tanto la crisis en Europa no le pega en ese sentido tan directamente", dijo. Sin embargo, advirtió que lo que le pase a EU sí tendrá efecto sobre México y que el vecino país "se encuentra en una crisis importante".

"Banxico había dicho en repetidas ocasiones que las presiones sobre el peso se debían a especulación, más no a un problema de liquidez. Sin embargo, ahora en el comunicado reconoce que hay un problema de liquidez, o que posiblemente se presente, porque han sido persistentes las presiones cambiarias", puntualiza Coutiño, de Moody's Analytics.

Al hablar de problemas de liquidez quiere decir que hay una mayor demanda por el dólar y eso pudiera significar que, en algún momento, están saliendo capitales del país, indica. "Esto genera una presión sobre el peso que, de hacerse más permanente pudiera empezar a generar problemas en la inflación y eso cancela definitivamente la probabilidad de la baja en tasas que esperaba el mercado, en al menos los próximos seis meses", precisa.

En opinión de Mario Correa, de Scotiabank, las medidas anunciadas revelan prudencia en la actuación de las autoridades financieras, ante un entorno global sumamente complicado y volátil.

"Dado que es previsible que los riesgos del entorno financiero global persistan durante un buen tiempo, es de esperarse también que la volatilidad en los mercados internacionales se mantenga elevada", agrega.

Asimismo, estima que los niveles alcanzados por el tipo de cambio en semanas pasadas, por arriba de 14 pesos por dólar, corresponden a una subvaluación que si bien puede ayudar de forma transitoria a las exportaciones, también puede representar un riesgo para la inflación.

Lo anterior, debido a que la depreciación acumulada en el tipo de cambio puede empezar a reflejarse en aumentos de precios de bienes comerciales y, eventualmente, transmitirse a otros precios.

"Si bien las medidas anunciadas pueden tener un efecto favorable sobre el tipo de cambio, la paridad seguramente continuará fuertemente influida por los cambios en el entorno global, y por eso mismo sigue siendo altamente incierta su evolución futura".

Hay muchos riesgos externos que se mantienen vigentes y no se tienen todavía soluciones a la mano, como son los problemas de endeudamiento y desequilibrios fiscales en Europa, puntualiza el economista de Scotiabank.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No se prevé que se alcancen soluciones en el corto plazo y "lo más probable es que tengamos mercados nerviosos y una volatilidad todavía elevada".

"Seguramente así vamos a continuar por varias semanas, y veo estas medidas de la Comisión de Cambios como una amuestra de prudencia, porque mientras los mercados sigan tensos el tipo de cambio seguirá siendo especialmente influido por eventos externos", destaca Correa.

Ahora ve
Los bomberos de California logran frenar la propagación del fuego
No te pierdas
×