Europa tiene 10 días para salvar al euro

La Comisión Europea admitió que podría tener que recurrir al FMI para evitar un desastre; tras el fortalecimiento del fondo europeo, agregó que hay poco tiempo para salvar al bloque.
euro  (Foto: Thinkstock)
BRUSELAS / LONDRES (CNN) -

Europa enfrenta 10 días cruciales para salvar a la zona euro tras acordar el reforzamiento de su fondo de rescate, pero admitió que podría tener que recurrir al Fondo Monetario Internacional en busca de más ayuda para evitar un desastre financiero. "Estamos entrando al periodo crítico de 10 días para completar y concluir la respuesta de la Unión Europea a la crisis", dijo el miércoles el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, tras un encuentro de ministros de Finanzas europeos.

Los ministros acordaron en la noche del martes planes detallados para apalancar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), pero no se pudo decir el monto debido al rápido empeoramiento de las condiciones del mercado, que los llevó a mirar al FMI.

Los rendimientos de los bonos españoles e italianos retomaron el miércoles su inexorable alza hasta niveles insostenibles, dado que los mercados evaluaron el fondo de rescate como inadecuado.

Las acciones caían y el euro se depreciaba luego de que la agencia calificadora de deuda Standard & Poor's golpeó a algunos bancos líderes del mundo con rebajas de calificación crediticia.

"Debe recordarse también que el FEEF ya está financiándose en un nivel muy amplio por Alemania, que tuvo problemas en su última subasta de deuda para captar los fondos requeridos y podría tener su calificación bajo severa presión ante cualquier rebaja de la nota de Francia", dijeron estrategas de Rabobank.

"Esto debería plantear cuestionamientos sobre todos los planes relacionados con el FEEF. Fue la solución de ayer (martes) y el mercado simplemente sigue moviéndose", agregó.

Tras dos años de crisis de deuda soberana de Europa, los inversionistas están escapando del mercado de bonos de la zona euro, los bancos europeos están saliendo de la deuda soberana, los bancos del sur de Europa están perdiendo depósitos y acecha una recesión, generando dudas sobre la supervivencia del bloque.

"Estamos observando una verdadera crisis financiera, que es un trastorno generalizado de los mercados financieros", dijo Christian Noyer, gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, en una conferencia en Singapur.

El Eurogrupo de 17 países adoptó planes detallados para asegurar el primer 20 al 30% de nuevas emisiones de bonos para los países que tengan dificultades de financiamiento y para crear fondos de co-inversión para atraer inversionistas extranjeros para la compra de bonos de gobiernos de la zona euro.

Ambos esquemas estarían operativos en enero, con cerca de 250,000 millones de euros del fondo de rescate FEEF disponibles para apalancar, después de haber financiado un segundo programa de rescate para Grecia, dijo el presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker.

El objetivo era que el FMI se pusiera a la altura y apoyara el reforzamiento del FEEF, dijo Juncker en rueda de prensa.

Pero con China y otros fondos soberanos grandes cautelosos sobre invertir más en deuda de la zona euro, el jefe del FEEF, Klaus Regling, dijo que no esperaba que los inversionistas comprometieran montos mayores para las opciones de apalancamiento en los próximos días o semanas, y no pudo cifrar el tamaño final del fondo apalancado.

"Realmente es imposible dar un número para el apalancamiento debido a que es un proceso. No anunciaremos cientos de miles de millones de dólares el próximo mes, necesitaremos dinero mientras seguimos adelante", dijo Regling.

Medidas radicales

La mayoría de los analistas coinciden en que solo aplicando medidas más radicales tales como una masiva intervención del BCE para adquirir bonos soberanos directa o indirectamente puede hacer algo contra la crisis.

Las perspectivas de convencer al FMI de que entre a apoyar más claramente a la zona euro son inciertas. Varias economías grandes son escépticas de los llamados europeos por más recursos para el prestamista global.

Estados Unidos, Japón y otros estados asiáticos son reacios a poner más dinero a menos que Europa se comprometa, primeramente, a usar sus propios recursos para resolver el problema y los estados de la periferia de la zona euro planean medidas más concretas sobre reformas fiscales y económicas.

"Nadie quiere gastar dinero en algo que dudan que funcione", dijo un funcionario del G-20.

"Eso no solo se aplica a Europa sino para cualquier país de fuera de Europa. La vara para pedir ayuda al FMI es bastante alta. Aquellos que pidan ayuda necesitan estar dispuestos a ceder algo de su jurisdicción sobre política fiscal y a asumir reformas dolorosas. Ya no más meras promesas o discursos", agregó.

El nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, presentó sus planes a los ministros de Finanzas la zona euro y recibió como respuesta que tiene que tomar medidas adicionales para reducir el déficit, más allá del plan de austeridad ya adoptado para cumplir con su promesa de balance presupuestario en el 2013.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los rendimientos de los bonos italianos se situaban por sobre los niveles en que Grecia, Irlanda y Portugal fueron obligados a pedir rescates a la UE y al FMI, y Roma tiene una gran emisión prevista para fines de enero para cubrir vencimientos de deuda.

 

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×