Los pendientes opacan logros de Calderón

En su último año de Gobierno será difícil ver cambios en materia económica, advierten especialistas; la principal promesa de campaña, generar un millón de empleos al año, queda para el recuerdo,...
Calderon  (Foto: Archivo)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Este jueves el presidente Felipe Calderón entró a la recta final de su mandato, con más pendientes que logros en materia económica, y en un escenario en el que los analistas anticipan pocos avances en los siguientes meses en materia económica porque la agenda electoral será la prioridad de los actores políticos.

Las dos principales promesas de campaña de Calderón -la creación de un millón de empleos anuales y priorizar la inversión en infraestructura- no se cumplieron cabalmente, y a un año que concluya su sexenio los pendientes que debe enfrentar México deberán resolverse hasta la próxima administración.

"Ante los nubarrones que hay en el entorno internacional, y los propios problemas estructurales del país, se antoja un tanto complicado lograr avances en el tema del empleo. Se entra al último año del sexenio con un déficit en materia laboral y con la perspectiva negativa de poderlo superar, aunado a que el empleo que se está generando es de mala calidad", señala José Luis de la Cruz, director del Departamento de Economía y Finanzas del Tec de Monterrey.

Si se considera que en 2011 la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) será de aproximadamente 4%, el crecimiento promedio en los primeros cinco años de la administración calderonista se ubica en 1.5%, afirma Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics.

Asumiendo uno de los escenarios más favorables, en el que la economía crecerá a tasa de 4.5% en 2012, entonces en este sexenio el promedio de expansión del PIB será de 2%.

"El promedio de 1.5% en los primeros cinco años sería muy similar al quinquenio de Vicente Fox, pero inferior al mismo periodo de Ernesto Zedillo, cuando la economía mexicana creció cerca de 3%", agrega De la Cruz.

"En términos económicos, como planeación y propuestas, el sexenio ha terminado en el quinto año de Gobierno", sentencia.

Calderón "ya no tiene tiempo para alcanzar sus metas. El próximo año el crecimiento será mayor por el tradicional efecto del ciclo económico de la economía, aún así no se alcanzará la tasa mínima requerida para darle trabajo al ejército de mexicanos que se agrega a la fuerza laboral anual y que es de 1.2 millones de personas", indica el especialista de Moody's Analytics.

La tasa de crecimiento para poder dar trabajo a los mexicanos que lo requieran tendría que ubicarse entre 6 y 7%; en el mejor de los casos se espera un PIB de 4.5% para 2012 y este sexenio no habrá alcanzado el crecimiento que necesita la economía para darle empleo a los mexicanos que se integran a la fuerza laboral, dice el economista.

Ambos especialistas reconocen que en este sexenio hubo un manejo adecuado de las finanzas públicas, se preservó la estabilidad macroeconómica y se restablecieron las fuentes para poner a la economía en la trayectoria del crecimiento, pero con un crecimiento limitado y sin que se produjera bienestar social. A la fecha, México se ubica en el lugar 14 entre las economías más importantes del mundo.

En términos de lucha contra la pobreza, De la Cruz señala que tampoco se tiene un saldo positivo, mientras que la inversión, que sí ha sido creciente, no tiene el impacto suficiente para que los mexicanos lo vean plasmado en su vida diaria.

Esta semana, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dijo que México y Honduras fueron los dos países en América Latina que vieron incrementar sus niveles de pobreza en 2010, en 1.77 y 1.5 puntos porcentuales, respectivamente.

Luego de presentar el 'Panorama social de América Latina 2011', con relación a la pobreza e indigencia en México, la secretaria general del organismo, Alicia Bárcena, comentó que mientras el promedio de la pobreza en la región es de 31.4% para 2010,  en el caso mexicano se encuentra en 36.3%.

"Lo que más puede defenderse es la estabilidad macro y mantenerla es un requisito indispensable que no alcanza para calificar como positivo en materia económica y social al sexenio", advierte De la Cruz.

"Lo que también se puede lucir es que a pesar de todos los pequeños cambios que se han hecho y a pesar del manejo disciplinado de la política económica, la economía mexicana todavía no ha logrado reducir su vulnerabilidad a los choques externos", resalta Coutiño.

En su opinión, se requiere un diagnóstico serio y responsable de la problemática nacional que se conoce. "Tenemos una deficiencia en las fuentes fundamentales del crecimiento económico las cuales no se han fortalecido ni siquiera en este sexenio y una de ellas es el bajo coeficiente de inversión a PIB que es de 22% y con una inversión tan baja no se puede esperar que México crezca a tasas de 6% o más".

Hay que fortalecer las fuentes de crecimiento económico, lo cual se logra con reformas estructurales, desregulación económica y políticas más flexibles sobre todo la fiscal y la monetaria, expone el director para América Latina de Moody's Analytics.

Hay tres elementos que señalan que en el último año de Gobierno de Felipe Calderón no habrá movimientos, agrega De la Cruz del Tec.

El primero es un presupuesto 2012 inercial que no refleja cambios trascendentales; segundo, en la parte política y lo que se vincula con política económica, tampoco pareciera que en la agenda ni del Poder Ejecutivo, ni de los partidos políticos, hay una propuesta para hacer cambios o reformas, porque ya la agenda electoral está en primer lugar en sus intereses, y el tercer elemento es el entorno internacional.

"Estamos en una etapa de incertidumbre de alta volatilidad y es complicado estimar que también por ahí pudiese venir un nuevo impulso o nueva planeación que nos llevara a hacer grandes modificaciones para el año que entra", dice.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×