El euro unió, pero pone a prueba a la UE

Los acuerdos que alcanzaron los líderes de la Unión Europea son insuficientes, advierten analistas; advierten que es posible una rebaja en la nota de Europa y que la volatilidad no se disipará pronto.
eurzona  (Foto: Thinkstock)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La cumbre europea no solo concluyó sin los avances suficientes que permitan dar mayor tranquilidad a los mercados financieros, sino que también generó divisiones entre algunos países miembros, que pueden complicar las soluciones a futuro, dicen analistas.

"Se requiere una solución bastante creativa, que hasta el momento no se tiene, y los países están divididos entre ellos. No se dio un acuerdo de fondo y eso puede complicar las cosas hacia el futuro, y pueden perder la credibilidad en el euro", advierte el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa.

La Unión Europea se dividió el viernes en una fisura histórica sobre edificar una mayor unión fiscal para preservar el euro, y la mayoría de los países, encabezados por Alemania y Francia, acordaron seguir adelante con un tratado por separado, dejando aislado al Reino Unido.

Un total de 23 de los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron tratar de conseguir una integración reforzada, con normas presupuestarias más estrictas para la zona de la moneda única, pero Reino Unido dijo que no podía aceptar las enmiendas propuestas al Tratado de la UE tras no conseguir concesiones.

"El tema está complicado y como no se ve esa salida, los siguientes meses seguiremos viendo estos vaivenes en los mercados, estos ciclos de optimismo y pesimismo, y el riesgo de que eventualmente se tenga un problema mayor ahí está", agrega Correa.

Los acuerdos que alcanzaron los líderes de la Unión Europea van en buen camino, "pero no son suficientes", indica Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex. La eurozona parece haber alcanzado un acuerdo, pero faltan algunos miembros de la UE (Suecia, Hungría y República Checa, que tendrán que consultar con sus parlamentos), además de que el Reino Unido se excluyó.

Ávila califica de "muy limitados para los ojos del mercado" los acuerdos, ya que los inversionistas quieren ver más compromisos, más ajustes, medidas como eurobonos, para sentirse tranquilos y que se acote el problema, aunque "falta mucho por ver".

Los países de la zona euro adelantaron en un año a julio próximo el lanzamiento de un fondo permanente de rescate, y acordaron, junto a otros estados de la Unión Europea, considerar un préstamo de hasta 200,000 millones de euros al FMI para ayudarle a combatir la crisis de deuda soberana.

Pero los líderes de los 17 países de la zona euro decidieron que el fondo Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que tendrá una capacidad de préstamo efectiva de 500,000 millones de euros, no tendrá una licencia bancaria, como sugirió Francia.

Los acuerdos fueron insuficientes, además de que falta su formalización y detalles importantes por definir de aquí a marzo para disminuir significativamente las preocupaciones sobre la sustentabilidad fiscal de varios de sus miembros y sobre las presiones sobre el fondeo y la liquidez de corto plazo, coincide Sergio Kurczyn, economista de Banamex Citi.

Los fondos de estabilización no fueron suficientemente reforzados en relación a lo que actualmente se juzga necesario; además, la ambigüedad de Mario Draghi, presidente del BCE, aunque comprensible, mantendrá una significativa tensión financiera durante el próximo año, indica en su reporte semanal.

Ello en un contexto político y social complejo, dada la muy probable recesión que sufrirá Europa, y en particular la depresión en que se encuentran inmersos algunos de sus países.

"Para estar en la eurozona se tiene que cumplir  un acuerdo fiscal que no se ha concretado y se pretende que tengan mayor penalización; hay que ver cuánto tiempo se le va a dar a los países para que tengan esa convergencia a la disciplina fiscal", subraya Ávila, de Monex, tras destacar que hay posibilidades de que el mercado se desencante con el acuerdo.

"Cómo lograr un ajuste fiscal que va a implicar más impuestos, menos gasto, que puede pegar en la economía y pueden ir a recesión. Con eso se entra a un circulo vicioso en donde los ingresos fiscales caen, y al caer la economía, entonces el ajuste que tienen que realizar en el gasto es mayor, y no se tiene una salida clara al problema", puntualiza Mario Correa, de Scotiabank.

"Es parte del riesgo que persiste y es ahí donde están atorados, nadie ha planteado una alternativa para realizar este ajuste en un tiempo suficientemente rápido como para que no caigan en el riesgo de que algún banco de los grandes de Europa entre en una situación complicada por la presión que hay en los mercados y que ese ajuste fiscal no detone una mayor debilidad en la economía", agrega.

Los economistas advierten la posibilidad de que la calificadora Standard and Poor's rebaje la nota de Europa. Cuando bajan las calificaciones importantes de un país (una degradación se anunció el viernes para tres bancos franceses) lo que sigue es la soberana, y habrá volatilidad para rato", señala Ávila.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En tanto, Correa apunta que ve "cada vez más probable que se baje la calificación a Europa; es un factor que podría estar presente afectando a los mercados en las siguientes semanas", menciona.

La baja en las calificaciones va a ser muy difícil de impedir, para ello tendrían que tener a la mano un  programa de ajuste convincente, suficiente, que al mismo tiempo no genere este efecto negativo sobre la actividad económica y los bancos y "está difícil que se dé", dice.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×