EU debate rebaja triburaria

La extensión del recorte a los impuestos que favorece a 160 millones de trabajadores está en duda; los republicanos piden más austeridad para aceptar dar dos meses más de vida a la medida.
capitolio 362 por 217 finanzas economia washington  (Foto: Archivo)
WASHINGTON (CNN) -

Una rebaja tributaria que favorece a 160 millones de trabajadores estadounidenses estaba en duda este lunes, ante la fuerte oposición republicana en la Cámara de Representantes, que rechazó su extensión por dos meses, la que había sido aprobada abrumadoramente por el Senado el fin de semana.

El presidente de la Cámara baja y líder republicano en el Congreso, John Boehner, demandó una nueva ronda de negociaciones con el Senado, controlado por el oficialismo demócrata, para extender el beneficio impositivo durante el año electoral 2012.

Los enfurecidos demócratas lo acusaron de renegar de un acuerdo alcanzado por el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, y su par demócrata Harry Reid.

Ambos acordaron una extensión de solo dos meses el viernes pasado, después de que les fuera imposible sellar un pacto sobre la manera de financiar la rebaja tributaria por todo el año.

El sábado pasado, el Senado aprobó la medida por 89 votos a favor y 10 en contra. La Cámara baja tenía previsto votarla este lunes, aunque la fuerte oposición de los republicanos implica que tratarán de modificar el proyecto del Senado e iniciar nuevas negociaciones, como lo exigió Boehner.

En todo caso, será difícil acercar las diferencias entre ambas partes a menos de dos semanas de que el beneficio tributario expire. Sin una acción del Congreso, el impuesto que los trabajadores pagan al programa de jubilación federal de la Seguridad Social se elevará al 6.2% a contar del 1 de enero, desde 4.2%.

La pelea de fin de año, que muchos pensaban que se terminaría con el acuerdo del Senado del viernes pasado, profundizará aún más la percepción generalizada de caos en Washington.

"Esto solo se suma al nivel de frustración con lo que pasa en Washington, y la sensación general del país de que el Congreso está jugando a la política con nuestro futuro económico", dijo Scott Anderson, analista de Wells Fargo.

La confianza pública en el Congreso se ha hundido a mínimos históricos este año, tras una serie de amargas luchas entre demócratas y republicanos sobre el gasto y los impuestos que llevaron a que el Gobierno estuviera al borde de la paralización en tres oportunidades y que le costó a Estados Unidos la preciada calificación crediticia "AAA" de Standard & Poor's.

El presidente Barack Obama y los demócratas dicen que la mantención del beneficio tributario a los salarios ayudará a acelerar la frágil recuperación de la economía de Estados Unidos.

Boehner dijo el domingo pasado en el programa "Meet the Press" de NBC que la extensión de dos meses generaría incertidumbre para trabajadores y empleadores en un momento crítico para la economía.

El mayor problema para una extensión de un año del beneficio es cómo cubrir los 120,000 millones de dólares de ingresos que no llegan al Fondo de Fideicomiso de la Seguridad Social. Los republicanos exigen recortes de gasto para cubrir este costo, y los demócratas quieren pagarlo con el fin de algunos beneficios tributarios a los más ricos.

Ahora ve
Esta es la propuesta de gabinete de Andrés Manuel López Obrador
No te pierdas
×